Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/29/2008 12:00:00 AM

‘Pedro Bonito’ resucita para la justicia

Raúl Hazbún, jefe paramilitar que pasó de agache la ley de Justicia y Paz, fue capturado este martes en Cúcuta. Dirigió el Bloque Bananero y fue el enlace de los paramilitares con empresas explotadoras de banano en Urabá.

Cuando el 25 de noviembre de 2004 el Bloque Bananero de las Autodefensas dejó las armas, apareció entre sus combatientes Raúl Emilio Hazbún Mendoza, también conocido como ‘Pedro Bonito’ o ‘Pedro Ponte’. No apareció, sin embargo, como uno de los mandos superiores de los 451 desmovilizados que se entregaron en Turbo, y no fue incluido entre los 2695 que el Gobierno postuló a los beneficios de la ley de Justicia y Paz. Hazbún pasó de agache por no tener ningún proceso en su contra.

En las versiones posteriores de los desmovilizados jefes Salvatore Mancuso y Ever Veloza, alias H.H., empezó a escucharse su nombre, no sólo como jefe paramilitar del grupo desde 1996 hasta su desmovilización, sino como el enlace entre la organización armada y las empresas bananeras que operaban en el Urabá antioqueño.

En esos ocho años en la zona de Urabá hubo miles de muertos por causa de la disputa entre los paramilitares y las guerrillas de las Farc y el EPL, muchos de ellos sindicalistas que ejerciendo su derecho a la huelga fueron silenciados. En entrevista con SEMANA, en agosto del año pasado, Veloza cuenta como fue el modus operandi entre las autodefensas y las empresas bananeras. Veloza señala a Hazbún como el enlace y el encargado de recibir los fondos de las multinacionales, los cuales se hacían a través de la Convivir Papagayo.

La empresa Chiquita Brands, antes United Fruit Company, reconoció haber pagado en ese tiempo ‘vacunas’ que sobrepasaron el millón y medio de dólares. Por tal razón la multinacional fue condenada a pagar una multa de 25 millones de dólares, sin embargo no se logró que directivos de Chiquita fueran presentados ante la justicia colombiana.

En el caso de Hazbún es la justicia ordinaria la que operaría. Semana.com hablo con el jurista Gustavo Gallón quien explicó que, independientemente de  lo que llegue a colaborar el paramilitar con la justicia, no sería debido que sea incluido en la ley transicional de Justicia y Paz. “Hay dos posibilidades, en ambas le corresponde investigar a la Fiscalía. Se puede dar que este señor decida colaborar con la justicia y se acoja a los beneficios como la sentencia anticipada. O que no lo haga y asuma lo que decida la justicia”, dijo.

Gallón, quien ha seguido la historia de Raúl Hazbún desde la Comisión Colombiana de Juristas, no conoce el número exacto de las víctimas que serían responsabilidad de este paramilitar, sin embargo propone una regla para hacer el cálculo. “Si en dos o tres años H.H. cometió 1600 asesinatos en la zona, calcule cuántos habría cometido Hazbún en 10 (años). No son menos de cinco mil en todo caso”, dijo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.