Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/01/31 00:00

“Por lavado de activos tres de las más grandes productoras de licores del planeta generaron perjuicios comerciales a Colombia”

Este es el argumento de una demanda que presentó Colombia contra las tres principales productoras de licores en el mundo, y a la que una corte estadounidense le acaba de dar vía libre. La razón: el impacto comercial del lavado de activos con la venta de licor. Crónica de un trago amargo.

“Por lavado de activos tres de las más grandes productoras de licores del planeta generaron perjuicios comerciales a Colombia”

Colombia aprendió la lección en su lucha por poner contra la pared a las grandes firmas que podrían estar favoreciéndose con el lavado de activos y el contrabando.Así lo demuestra la decisión que adoptó la semana pasada, luego de un intricado proceso judicial, una corte de los Estados Unidos que le dio vía libre a un proceso de demanda por parte de Colombia contra las tres más importantes productoras de licores del planeta: Diageo, Seagram y Pernod Ricard.

En la demanda se afirma que por cuenta actividades de lavado de activos estas empresas le generaron enormes perjuicios comerciales al país. La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito con sede en Nueva York decidió, el pasado 18 de enero, no aceptar los argumentos de las licoreras que habían apelado y pedido la finalización del proceso. Esto significa que la demanda sigue adelante en su primera instancia, lo que representa un éxito frente a otro proceso similar que adelantaron también las autoridades colombianas contra la industria tabacalera.

Las imputaciones hechas en la demanda son de gran calibre. “Por más de una década, Seagram, Diageo y Pernod Ricard han dirigido, administrado y controlado un esquema criminal para competir de manera sucia (...) vendiendo premeditadamente sus productor dentro de canales ilegales y recibiendo pagos en la forma de ingresos de lavado por la venta de narcóticos y otras actividades criminales para obtener una ventaja competitiva sobre los demandantes, y así sacarlos de su negocio legítimo, para monopolizar mercado”, se afirma en el texto de la demanda.

Los demandantes son 23 departamentos y la República de Colombia. La Federación Nacional de Departamentos está analizando actualmente el tema y cuáles son las decisiones a seguir.
 
Semana.com trató de contactar a las licoreras, pero hasta el momento no se ha obtenido respuesta. Sin embargo, en el momento en que la demanda fue instaurada, en 2004, las compañías coincidieron en afirmar a los medios que van a demostrar que no tienen relación alguna con este tipo de actividades.

El país ya había hecho un intento similar al demandar a las principales compañías tabacaleras del mundo, pero acusándolas de contrabando, en pocas palabras, de evadir el pago de los impuestos al comercio exterior. Sin embargo, este caso se diferencia del de las tabacaleras, pues ese proceso ni siquiera arrancó. Un juez, acatando la doctrina tributaria de Estados Unidos, lo cerró. El argumento: los jueces estadounidenses no están autorizados por la ley para conocer procesos en los que otro país reclama la recuperación de impuestos.

Eso es lo que diferencia ese caso del actual con las licoreras: Colombia pretende que las actividades de lavado de activos promovidas por estas firmas se suspendan y que paguen los perjuicios comerciales derivados de esa actividad. No que se castigue el contrabando.

Es claro que este caso apenas empieza y que probablemente se extenderá durante años. Sin embargo, empieza con el pie derecho, gracias a la decisión del Tribunal de Apelaciones. La batalla jurídica que se viene es inmensa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.