Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2007/08/28 00:00

¿Por qué liquidan la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento?

El gobierno plantea que la crisis financiera de la ESE es razón suficiente para su liquidación y venta. Pero las cifras demuestran otra cosa. ¿A qué se debe tanto interés en venderla?

La Clínica San Pedro Claver representaba casi el 60% de las utilidades de la ESE. Foto: Paola Castaño

En 2003 fueron creadas las ESE, con el fin de hacer efectivo el proceso de separación que sufrieron las clínicas y los centros de atención ambulatoria (CAA), del Instituto de Seguro Social (ISS). El hecho hizo parte de la fragmentación del tradicional Seguro en tres empresas que prestan servicios distintos: Riesgos profesionales, pensiones y salud.
Las ESE serían las encargadas de la administración de las clínicas y los CAA, y la EPS del ISS tendría qué contratar aparte los servicios que requería para sus afiliados.

Según el Ministerio de la Protección Social, las nuevas empresas empezaron soportando graves problemas financieros. Con ese argumento el gobierno liquidó cuatro de las siete ESES que habían. La última fue la ESE Luis Carlos Galán Sarmiento, que la noche del sábado pasado, entró en ese proceso. Según el decreto, la decisión se debe a problemas administrativos y financieros.

Esta ESE generó 24.976 millones de pesos en utilidades interanuales desde 2.003. Su productividad anualmente crecía en un 8 % y la Superintendencia Nacional de Salud, entre otras instituciones, ha comprobado su viabilidad financiera y aprobado su gestión social. Por consiguiente, las cifras despiertan dudas sobre las razones de su liquidación y posible venta.

La red hospitalaria que formaba esta ESE estaba integrada por cuatro clínicas: la San Pedro Claver, Carlos Lleras Restrepo, la Misael Pastrana Borrero, la Clínica del Niño y 17 CAA, ubicados en Bogotá, donde 794 mil afiliados del ISS reciben servicios de salud.

Por el momento la EPS CAPRECOM, que pertenece al Estado, entró a operar y administrar la ESE. Para esto se dispuso de personal de mantenimiento de la entidad y la contratación de personal médico de la Cooperativa Nacional de Anestesiólogos (Anestecoop ). La empresa liquidadora es Fiduagraria y como apoderada de la liquidación figura Magdalena Sabogal de Urrego.

Desde el sábado en la noche el gobierno tomó las medidas de transferencia de la administración de la ESE. Personal de la Policía se apostó en las afueras de las instalaciones con el fin de evitar una posible toma de los empleados. También llegó el equipo de CAPRECOM que administrará las clínicas, junto con el personal de la liquidadora para recibir el inventario y los puestos de trabajo de los empleados.

Con la liquidación de la ESE surgen interrogantes sobre el futuro de usuarios y empleados, los cuáles se quejan de la falta de información. También surge la pregunta por la suerte de las clínicas y los CAA.

Usuarios, empleados clínicas y los CAA

El Ministro de la Protección Social, Diego Palacio Betancourt garantizó que el servicio para los afiliados a la EPS del ISS no tendrá ningún problema: “El mensaje es de total tranquilidad para los usuarios”, dijo.

Por su parte el Presidente del Sindicato de Trabajadores del Instituto de Seguro Social, Saúl Sánchez advirtió que se nota un alto grado de improvisación, porque “no se puede garantizar el desalojo de los empleados, entrega de inventarios y puestos, y creer que no afectará el funcionamiento de las clínicas”.

El gobierno desde hace un año ha manifestado la intención de crear una nueva EPS, como una alternativa para suplir las necesidades de los afiliados a la EPS del ISS. Sin embargo, esta todavía no ha nacido, y para algunos de los usuarios, no está claro que las clínicas y centros de atención dejaron de pertenecer al Seguro desde hace cuatro años.

Otro factor que agrava la situación es que hay 45.000 beneficiarios que son pacientes de altísimo costo y su acceso a servicios de salud en otras EPS puede resultar traumático.

Semana.com habló con varios de los afiliados que solicitaban atención de urgencia, en la Clínica San Pedro Claver, y todos manifestaron que el servicio estaba demorado: “El servicio ha estado terrible, porque me han mandado de un lado para otro sin atenderme. Tanto, que fui a reclamar unos exámenes y me dieron los de otra persona. Pero siempre ha sido así”, dijo Cecilia Nieto, una de las afiliadas a la EPS del ISS.

Por lo pronto el personal de CAPRECOM y los antiguos empleados llevan a cabo las labores de empalme, y se presentan dificultades en el servicio pues apenas el proceso ha comenzado. No obstante, el Director de la Clínica San Pedro Claver, Pedro Dávalos expresó que “los empleados, anteriores y recientes, han tenido la mejor disposición”.

Actualmente, hay 2.300 funcionarios en nómina y 2.223 vinculados a través de contrato en la ESE. A pesar de que el gobierno les garantizó el respeto de sus derechos y la posibilidad de una contratación por parte de la empresa compradora, su futuro laboral es incierto.

Para evitar el forcejeo entre liquidadores y funcionarios el gobierno informó al personal de labores técnicas que no les permitirán el ingreso a su trabajo pero que les responderán por sus salarios. Los demás esperan un decreto de supresión de cargos con sus debidas liquidaciones.

“No tiene sentido que se llegue con la Policía y se diga que se los van a echar pero todavía no, que se vayan para sus casas que igual se les va a pagar. Hasta donde yo sé eso se llama prevaricato”, dijo Sánchez.

La mayor parte del personal de planta lleva varios años de labores, algunos están punto de alcanzar su pensión. La noticia les preocupa porque no saben qué va a pasar y algunos consideran que en otra parte es difícil conseguir trabajo por la edad.

Por otro lado está la pregunta sobre qué va a pasar con las clínicas y los CAA

En principio el gobierno ha manifestado la decisión de vender, con el argumento de que es necesario para el pago de las liquidaciones: “Se requiere 130.000 millones de pesos para pagar deudas laborales, indemnizaciones y para los costos de funcionamiento durante el tiempo que dure la liquidación”, afirmó Palacio.

Por otra parte está la propuesta del Secretario de Salud del Distrito de Bogotá, Héctor Zambrano, quien pidió la transferencia directa de la administración de la red hospitalaria. Legalmente esto es posible. Sin embargo, la decisión implicaría no vender las clínicas sino que luego de efectuado el proceso de liquidación se ceda la administración al Distrito de Bogotá, sin que el gobierno pierda la titularidad de los activos. “El Distrito podría asociarse con otros prestadores de servicios y optimizar esa red hospitalaria”, manifestó Zambrano.

No obstante, el Ministerio de la Protección Social insiste en la necesidad de vender a empresas que garanticen el crecimiento económico y la renovación tecnológica, entre otras condiciones. Ante tanta insistencia circula la versión de que el negocio de la venta de la ESE ya estaba pactado con la orden española de los Hermanos de San Juan de Dios quienes habrían ofrecido una suma de más de 85 millones de Euros.

Lo cierto es que la liquidación de la ESE es un hecho, pero persiste la duda si su venta es necesaria o cuando menos, justificable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.