Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2005 12:00:00 AM

Presentación<br>'¿Valió la pena?'

Las incertidumbres nacidas de las negociaciones de paz, en lugar de generar nuevas neurosis y nuevas violencias, nos deben servir para mirar el pasado y el presente con mayores dosis de realismo, de humanidad, de comprensión de nosotros mismos y de nuestros contradictores. De eso se trata este libro.

Quienes van a la guerra y arriesgan su vida en pos de un ideal, cierran los ojos a las dudas, porque allí adentro la consigna es "vencer o morir". Pero cuando el final no es ni la victoria ni la derrota, la primera pregunta que se hacen los sobrevivientes de un conflicto que termina "en tablas" es si valió la pena. ¿Valió la pena tanto dolor y sacrificio, tanta entrega y heroísmo para terminar negociando con el enemigo que se pretendía destruir o doblegar? ¿Valió la pena armarse? ¿Valió la pena pactar y desarmarse? ¿Valió la pena subordinarse siempre al colectivo de la guerra o sustraerse de ella como una decisión individual?

Los relatos que componen este libro están titulados con el nombre o el seudónimo de sus protagonistas. Algunos escritos en primera y otros en tercera persona. No pretenden ser un testimonio absolutamente exacto de lo sucedido, tampoco un alegato de las razones morales, históricas o políticas que llevaron a esas personas a interesarse o participar en el conflicto armado colombiano. Son el relato directo de personas que vivieron y sufrieron los procesos de la guerra y la búsqueda de la paz. Andrés Peralta y yo* fuimos encargados por el Observatorio para la Paz para pulir esas historias y revelar sus valores esenciales; y para ser fieles a este propósito tuvimos que apartarnos del lenguaje puramente periodístico y pedirle prestadas las herramientas a la magia de la recreación literaria, para finalmente estructurarlos como un mensaje global, más allá de una desnuda recopilación de testimonios.

De allí que los relatos estén agrupados en cuatro grandes bloques, los cuales corresponden a distintas perspectivas del fenómeno en cuestión. Desde las vivencias de individuos cuyo motor es la voluntad concentrada en desarrollar un destino histórico, y cuyo espíritu quijotesco los lleva a sentirse misioneros de una causa justiciera, hasta las anécdotas de los procesos de guerra y paz que se dieron durante las tres últimas décadas del pasado siglo en Colombia. También está el bloque de relatos donde las relaciones de pareja y familia, inmersas en el conflicto armado, son la médula de la saga y donde lo fundamental es el afecto o su búsqueda. Y no nos podía faltar un grupo de historias que ponen de presente la participación de las masas, en calidad de víctimas de la violencia establecida y como generadoras de la violencia insurreccional.

Si estos testimonios sirven para demostrar, una vez más, que la paz -aún la incierta paz que surge de una solución negociada- es más digna y más humana que la más justa de las guerras, habremos logrado nuestro cometido. También si al final de la lectura hombres y mujeres que vivieron y leyeron estas historias pueden, con la sonrisa plena, reconocer que el dilema no era vencer o morir, que nuestra obligación en Colombia era y sigue siendo vencer a la muerte.

Al titular este libro con la pregunta ¿valió la pena?, no esperamos ninguna respuesta contundente. Al contrario, lo valioso de ella es aceptar el manto de la incertidumbre como la mejor manera de evitar los absolutos y certezas que alimentan la guerra.

Otty Patiño Hormaza
Abril 1O de 2004.



Los relatos señalados con un asterisco en su título son de la autoría de Otty Patiño. Los que no tienen ninguna marca, han sido escritos por Andrés Peralta. (Nota del editor)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.