Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2007 12:00:00 AM

Presidente Uribe señala a un corresponsal de periódico de E.U. de escribir libro de Virginia Vallejo para calumniarlo

El Jefe del Estado acusó al periodista Gonzalo Guillén de ‘El Nuevo Herald’ de haber participado en la redacción del libro ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’ en el que se afirma que Uribe Vélez era amigo del capo del narcotráfico. El reportero exige al Presidente una rectificación inmediata.

De la sobria defensa de su buen nombre, el presidente Álvaro Uribe Vélez pasó a la profunda molestia. En la mañana de este martes en diálogo con varias emisoras señaló al periodista Gonzalo Guillén, corresponsal en Colombia del periódico estadounidense El Nuevo Herald, de ser el coautor del libro ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’ en el que se afirma que el jefe del Estado tuvo una amistad con el capo del narcotráfico Pablo Emilio Escobar Gaviria.

El libro es de la autoría de Virginia Vallejo, una mujer que en la década de los 80 era uno de los sex symbol de la televisión colombiana y que tuvo el insólito hecho de haber sido amante de Escobar (jefe del cartel de Medellín) y de Gilberto Rodríguez Orejuela (jefe del cartel de Cali), en momentos en que las dos organizaciones criminales estaban enfrascadas en una sangrienta guerra que sacudía a todo el país.

De inmediato, el periodista Gonzalo Guillén negó que él haya tenido que ver en la redacción del libro. “No conozco el libro, no he vuelto a hablar con Virginia, ni siquiera sé de qué editorial es el libro. No sé si ya salió o no al mercado y no lo pienso leer porque a mí no me interesa”, le dijo a Semana.com.

El presidente Uribe cree lo contrario. Considera que Guillén tiene una carrera dedicada a la “infamia” y a la “calumnia”. “Ha sido una persona persistente en tratar de maltratarme y cuando no puede en el país se va a hacerlo en el extranjero”, dijo el Jefe del Estado.

Días duros
 
El Presidente se mostró vehemente en sus respuestas. Y es que no han sido unos buenos días para él en temas relacionados con personas vinculadas a delitos. La semana anterior debió pronunciarse sobre un delicado caso que le tocó las fibras más sensibles. El del llamamiento a indagatoria por la parapolítica de su primo Mario Uribe: “Como Presidente, debo apoyar a la justicia. Como persona, siento tristeza”, dijo en Nueva York donde lo sorprendió esta noticia, cuando participaba en la Asamblea de las Naciones Unidas.

Y ahora debió salir a aclarar que no fue amigo del capo Pablo Emilio Escobar Gaviria, primero, a través de un escueto comunicado de la Presidencia de la República, y ahora, a través de las emisoras de radio.

Muchos se preguntan: ¿Por qué el presidente de la República sale a aclarar la versión de un libro de una mujer tan cuestionada? En primera instancia, la aclaración por parte del Presidente fue hecha en parte por una solicitud de Noticias Uno que en un derecho de petición le preguntó si lo que decía Virginia Vallejo, la confesa amante del capo era verdad. La ex diva de la televisión dijo que ella conoció a Uribe Vélez porque se lo presentó Escobar Gaviria.

La afirmación está hecha en el libro ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’ de la polémica mujer que hasta ahora había pasado inadvertido. La polémica mujer, en sus últimas apariciones públicas ha pasado de revelar los secretos de alcoba a ser testigo de excepción de dolorosos crímenes para el país.
 
Tiempos del ruido
 
Por ejemplo, Virginia Vallejo anunció públicamente que fue Alberto Santofimio Botero el que instigó el magnicidio de Luis Carlos Galán. Una declaración que en su momento produjo un ruido monumental a pesar de tratarse de una persona que prácticamente había desaparecido de la vida pública. Sin embargo, el gancho para llamar la atención fue que agregó que ella era la amante de Escobar y además remató que fue su gran amor. La noticia produjo toda clase de interpretaciones, análisis y entrevistas (ver artículos relacionados).

Luego se volvió a refugiar en el silencio. Hasta ahora cuando reaparece por el señalamiento al Jefe del Estado. Puntualiza en varias páginas de su libro lo siguiente: En el primer aparte dice textualmente (página 48): “Le pregunto cómo hace, entonces, Pablo para tener pista propia y flota de aviones, sacar toneladas de coca, traerse jirafas y elefantes desde África y meter Rolligons y botes de seis metros de altura de contrabando”.
 
- Es que el negocio de él no tiene competencia. Y es el más rico de todos porque Pablito, mi vida, es un Jumbo: tiene al tipo clave en la Dirección de la Aeronáutica Civil, un muchacho joven hijo de uno de los primeros narcos... un tipo Uribes (sic) primo de los Ochoa... Álvaro Uribe, me parece”.

Luego en otra parte del libro (página 111) afirma: “En Colombia, todo el que sea alguien en una zona del país es primo hermano, segundo, cuarto u octavo del resto. Por eso no me sorprende cuando una noche, después de alguna de sus inauguraciones deportivas, Pablo me presenta al ex alcalde de Medellín, cuya madre es prima del padre de los Ochoa; éste lo llama el ‘Doptor Varito’ y a mí me simpatiza de inmediato porque pienso que es uno de los contados amigos de Pablo con cara de gente decente y, que yo recuerde, el único con gafas de estudioso. Fue director de la Aeronáutica Civil en 1980-1982 y ahora, a sus 31 años, todo el mundo le pronostica una brillante carrera política y más de uno se aventura a decir que, incluso, podría llegar algún día al Senado. Se llama Álvaro Uribe Vélez y Pablo lo idolatra.

-Mi negocio y el de mis socios es el transporte, a 5.000 dólares por kilo asegurado –me explica Pablo luego– y está construido sobre una sola base: las pistas de aterrizaje y los aviones y los helicópteros. Ese muchacho bendito, con ayuda del subdirector César Villegas, nos concedió docenas de licencias para las primeras y centenares para los segundos. Sin pistas y aviones propios, todavía estaríamos trayendo la pasta de coca en llantas desde Bolivia y nadando hasta Miami para llevarle la mercancía a los gringos. Gracias a él es que yo estoy enterado de todo lo que pasa en la Aeronáutica Civil y en el aeropuerto de Medellín, porque su sucesor quedó entrenado para colaborarnos en lo que se nos ofrezca. Por eso es que la Aeronáutica Civil es una de las cuotas de poder que nosotros y el Santo exigimos a ambos candidatos en las pasadas elecciones. Su padre Arturo es uno de los nuestros, y si un día algo se nos llegara a atravesar a Santofimio y a mí en el camino a la presidencia, ese muchacho sería mi candidato. Ahí donde lo ves con sus gafas y esa cara de seminarista, es un peleador bravísimo”.

Comunicado de la Casa de Nariño
 
Ante semejantes acusaciones, Noticias Uno hizo un reportaje transmitiendo las afirmaciones de la ex amante del capo. En la emisión de este domingo anunciaron que esperaban la respuesta de la Casa de Nariño que se produjo este lunes en un mensaje que fue puesto en la página web de la Presidencia. El texto del comunicado firmado por el presidente Uribe dice lo siguiente.

1. Como dije en la campaña presidencial de 2002, “no fui amigo de Pablo Escobar ni cuando estaba de moda”.

2. No tuve amistad con la señora Virginia Vallejo ni coincidí con ella en reunión alguna. La vi de paso. Recuerdo una vez, en un avión de Avianca en vuelo de Bogotá a Medellín.

3. Sobre mi gestión en la Aeronáutica Civil, años 80-82, totalmente investigada, repito que se introdujo el requisito del permiso de estupefacientes y de la Brigada Militar de Jurisdicción para trámites de permisos de aviones y aeropuertos.

4. Mi actividad en el Congreso de la República, en la Comisión Séptima de Asuntos Sociales y en la Plenaria del Senado, consta toda en las Actas respectivas. Además fue exhaustivamente investigada en la campaña presidencial de 2002.

Una nueva defensa

Ante la brevedad del comunicado muchos consideraban que el caso estaba prácticamente cerrado. Sin embargo, el propio presidente charló en la mañana de este martes con las dos principales emisoras de radio –Caracol y RCN– para volver a negar la relación tanto con el capo como con la ex diva.

Uribe desmintió supuestos nexos con el extinto capo del narcotráfico. “No fui amigo de Pablo Escobar, no me apoyó políticamente, no tuve negocios con él”, afirmó el gobernante.

“Es un libro bien mortificante, como tantos que han escrito y los escriben y publican siempre en vísperas de elecciones”, manifestó el mandatario, refiriéndose a las elecciones de este 28 de octubre.

“No sé que afán tiene la señora Virginia Vallejo”, dijo Uribe, que reiteró que solo conoció durante una breve conversación en un vuelo entre Bogotá y Medellín.

En su momento Vallejo era presentadora de noticias y catalogada entre las mujeres más bellas de Colombia por la época en la que, según su libro, conoció a Escobar y se enamoró de él.

La ex presentadora, que salió de Colombia hace un año bajo protección de autoridades estadounidenses para supuestamente aportar información en contra de los Rodríguez Orejuela, los dos capos del cartel de Cali que libraban una guerra a muerte por los negocios de la droga con Escobar, reveló en su texto que su amante de entonces le presentó a Uribe a quien consideró como “el único amigo decente” que tenía.

Señalamientos de vieja data
 
El gobernante aseguró que ese tipo de señalamientos los ha venido enfrentando y desmintiendo a lo largo de la carrera política que inició en la Alcaldía de Medellín, la capital departamental de Antioquia, región de la que también fue gobernador y representó como congresista y finalmente cuando ascendió a la Presidencia en 2002.

Uribe también negó que Escobar prestara un helicóptero para sacar el cadáver de su padre, que murió emboscado supuestamente por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, en 1983, otro hecho descrito en el libro.

Como se recuerda, Escobar cayó abatido en 1993 en un tiroteo con las autoridades que crearon un bloque de búsqueda para dar con él, luego de que le declaró la guerra al gobierno para impedir que aceptara extraditar a Estados Unidos para que enfrentara la justicia bajo cargos de narcotráfico.

Este es el segundo escándalo por cercanías del narcotráfico con la Casa de Nariño que se presenta en menos de 15 días. La semana pasada, el ex presidente Andrés Pastrana también sacó a colación que uno de los más cercanos consejeros del presidente, José Obdulio Gaviria, era primo del extinto traficante.

Entre tanto, el periodista Gonzalo Guillén anunció el inicio de una batalla legal contra el jefe del Estado. “Exijo que la rectificación se haga de manera inmediata y en los términos que lo exigen las leyes de Colombia. Esto quiere decir que usted debe retractarse de las calumnias y las injurias lanzadas temerariamente contra mí, en los mismos horarios, en las mismas cadenas de radio, en las mismas emisiones de cobertura nacional y con la misma cantidad de tiempo que empleó para atropellar mi dignidad y mi buen nombre además de haber puesto en serio peligro la seguridad y la integridad personal de los miembros de mi familia”.

El corresponsal del Nuevo Herald anunció, finalmente, que hacia al presidente Uribe responsable “de lo que pueda sucedernos como consecuencia de la irresponsabilidad de sus ataques desproporcionados e insensatos”.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.