Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/08/06 00:00

¿Qué busca Hugo Chávez en Colombia?

El presidente Chávez se mostró a favor del acuerdo humanitario para la salida del conflicto colombiano. Pero su participación en un eventual proceso de negociación no está exenta de cuestionamientos.

¿Qué busca Hugo Chávez en Colombia?

De nuevo el presidente Hugo Chávez es protagonista en los intereses de Colombia. Esta vez, el primer mandatario venezolano apareció en el programa “Aló Presidente”, para decir que está a favor del intercambio humanitario: “Me comprometo a hacer lo que pueda aunque en Colombia utilicen eso para atacarnos”, dijo. En esta audiencia estaba la senadora Piedad Córdoba,  quién pidió a Chávez  participar en busca de una salida al conflicto colombiano.

Chávez, no sólo dijo estar dispuesto a colaborar, sino que manifestó que no lo han dejado, que en Colombia hay “fuerzas muy poderosas que lo impiden”.

¿A qué se refería el Presidente? Desde el comienzo de su mandato en la escena mediática se ha rumorado la posible relación de su gobierno con las Farc. Este hecho le ha procurado en algunos sectores, una imagen negativa. Su discurso populista y revolucionario no cae bien en algunas corrientes de opinión. Esto se debe a una tendencia mediática, no explícita, que lo asocia a la guerrilla.

Por esta razón cada vez que aparece en los medios, en lo que tiene que ver con Colombia, hace que se manifiesten posiciones de agrado o descontento. Por ejemplo el pasado sábado, la periodista venezolana Patricia Poleo escribió en una columna, en El Nuevo País, que Ingrid Betancourt sería liberada por las Farc, en terreno venezolano, y Chávez sería el intermediario. Este la entregaría al gobierno Francés. Estas declaraciones causaron revuelo en toda la agenda de los medios. No obstante, Chávez desmintió esa información y dijo no tener idea de dónde podrían tener secuestrada a la ex candidata presidencial.

Debido a su posición, una posible participación, en un acuerdo de paz entre el gobierno colombiano con la guerrilla, merece un especial cuidado. Si bien es cierto que en un conflicto interno se necesita la participación de terceros, hay que establecer en qué condiciones llegan esos terceros a una mesa de negociación. “Chávez no es imparcial, y esa imagen hace difícil su participación”, dijo la analista política y profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad de los Andes, Sandra Borda.

La imagen de Chávez no es la de un líder nacional al margen de la política internacional. Tanto es así que no desaprovecha intervención en los medios para declararse en contra de los Estados Unidos y a favor de algunos países de Latinoamérica, o incluso de Medio Oriente. Discurso este, del que se ha servido para buscar una imagen de líder fuera de sus fronteras.

No obstante, para el analista y profesor de la Facultad de Ciencias Políticas, Rafael Rubiano, la aparición de la figura de Chávez como un posible intermediario en el acuerdo humanitario es un asunto circunstancial, que puede ser negativo, por un lado y positivo por otro. Negativo, debido a las diferencias entre los gobiernos colombiano y venezolano. Pero positivo, cuando a nivel internacional hay interés de facilitar un acuerdo.

Según él, el clima de la opinión en Colombia favorece la búsqueda de alternativas al conflicto. Esto se ha potenciado debido a la marcha que el profesor Gustavo Moncayo ha hecho por su hijo secuestrado. Su movilización simbólica ha encontrado eco en quienes están proclives a buscar salidas al problema de la guerra.

En esta coyuntura, aparece Piedad Córdoba para pedir al presidente Chávez una posible intermediación. “Queremos que usted sea el mensajero de nosotros en América Latina”, le manifestó en la mencionada audiencia. Lo que puede parecer oportunista, pero que al mismo tiempo “puede multiplicar las fuerzas a favor de un acuerdo, a nivel internacional”, dijo Rubiano.

Sin embargo, cuando en un conflicto un tercero sirve de intermediario, las partes deben tenerlo por imparcial, explicó Borda. Y la imagen que se tiene del mandatario no lo es. Esto abre la pregunta por cuáles serán los intereses de Chávez. Por un lado está la búsqueda de un liderazgo en América Latina, al ayudar a resolver problemas internos de otros países (por ejemplo la compra de bonos en Argentina), y por otro, la imagen no resuelta del presidente con relación a las Farc.

No obstante, el gobierno colombiano no debe hacer oídos sordos a una eventual participación de Chávez en una salida al conflicto. Si bien es cierto que en algunos sectores de la opinión su imagen no es la más favorable, su participación no puede dejarse de lado, debido a que en este conflicto los países vecinos también se han visto implicados. Según Borda, lo que debe hacer el gobierno colombiano es “fijar las reglas” de esa participación. “Si el gobierno no lo hace las Farc sí lo va a hacer”, advirtió.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.