Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2016 7:00:00 AM

Lo que necesita Colombia para mejorar su educación

A raíz de los resultados de las últimas pruebas Pisa, estas son algunas de las recomendaciones que formuló la Ocde para que el país genere un sistema educativo más eficiente e incluyente.

;
Semana Educación

En la última evaluación Pisa hecha por la Ocde, entre 2012 y 2015 el rendimiento científico en los estudiantes de 15 años aumentó en 17 puntos. Esto hace que Colombia sea el sexto sistema educativo más rápido ha crecido entre los 72 países que participaron en esta comparación.

Para que se reflejaran estos resultados, el sistema educativo de Colombia ha sufrido una extraordinaria transformación en los últimos 15 años.

Las matrículas, tanto en la educación preescolar y primaria, como en la educación terciaria se han duplicado y la esperanza de vida escolar ha aumentado. Pero el éxito más notable consiste en que el país ha podido inscribir a más niños y elevar la calidad de los resultados de aprendizaje al mismo tiempo.

Los resultados de los estudiantes colombianos ahora pueden compararse con los de México y son superiores a países como Brasil. De hecho, durante la última década el país fue capaz de reducir la proporción de estudiantes que no alcanzaba el nivel básico de entendimiento científico en más del 11%: más rápido que cualquier otro país con datos comparables.

Lo cierto es que si Colombia logra mantener este ritmo de crecimiento en su educación, los niños nacidos hoy tendrán una oportunidad real de igualar el desempeño de sus compañeros en el mundo industrializado para el 2030, año en el cual los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas esperan que cada estudiante se beneficie de una educación de calidad. El éxito del sistema educativo no será solo sobre la mejora de los estándares nacionales, sino sobre cómo los niños del país están igualando a los niños de todo el mundo.

Sin embargo, Colombia necesita estándares ambiciosos de aprendizaje común que se apliquen a todos los estudiantes, independientemente de su origen socioeconómico, el lugar donde viven o la escuela a la que asisten. El desarrollo de estas normas puede dar al país la oportunidad de definir los conocimientos, las habilidades y valores necesarios para redefinir el país.

Así mismo, todos los niños deben tener acceso a la educación desde la edad más joven. Las profundas desigualdades observadas por Pisa para los estudiantes de colegio, así como el acceso a la educación terciaria, demuestran que el 9% de los estudiantes de las familias más pobres están matriculados en la educación universitaria, comparado con el 53% de los estudiantes de las familias más ricas. Es así como empezar a dar acceso a la educación desde la primera infancia en los niños más desfavorecidos y asegurar que todos los niños comiencen la escuela a la edad de cinco años son dos de las maneras más efectivas para que Colombia pueda cerrar la brecha de oportunidades educativas.

Por otro lado, los maestros necesitan capacitarse para liderar esta transformación también. Efectivamente, con frecuencia, los directivos de varios planteles educativos  del país informaron al gobierno de la escasez de maestros calificados o de la falta de recursos educativos que dificultan el aprendizaje. Y es que el porcentaje de estudiantes que han repetido un grado escolar sigue siendo el segundo más grande entre los países que presentan las pruebas Pisa. Sin embargo, los resultados de esta prueba han demostrado que la repetición de un grado no solo es ineficaz, sino que desmotiva a los estudiantes y representa un mayor gasto económico para el sistema educativo.

Está demostrado que los sistemas educativos más exitosos, cuando se enfrentan a la decisión de si es preferible escoger un mejor maestro o una clase más pequeña, tienden a dar prioridad a invertir en los docentes. Los profesores de los países con mejores resultados adoptan altos estándares profesionales y trabajan para retroalimentarse y generar condiciones más propicias para el aprendizaje de los estudiantes.

Por último, las inversiones en educación son las que ayudan a que haya un mayor rendimiento en los estudiantes y sus habilidades para la economía y la sociedad. Esto requiere la coexistencia de una colaboración entre gobiernos para definir trayectorias claras de educación y calificaciones, ayudar a los estudiantes a tomar decisiones informadas sobre sus carreras y construir asociaciones efectivas con futuros empleadores para expandir las oportunidades de capacitación.

Tales reformas deben ser una prioridad en las zonas rurales, donde los vínculos más fuertes entre la educación y el trabajo serán el eje del desarrollo en el posconflicto. Ninguno de estas recomendaciones son fáciles de llevar a cabo; pero si se ejecutan, con estos pasos el sistema educativo de Colombia será más eficiente.

especial pruebas pisa 2016

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.