Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/07/10 00:00

¿Qué le pasó a Zidane?

El mundo se pregunta qué alejó en el último momento al jugador francés de su gloria merecida.

¿Qué le pasó a Zidane?

Nadie se explica por qué en el último momento Zinedine Zinade, el mejor futbolista de los últimos tiempos y ganador del Balón de oro entregado ayer por su desempeño en esta copa, se dejó arrebatar su momento de gloria.

Ante 72 mil espectadores en el estadio Olímpico de Berlín, Zidane tuvo que salir expulsado del que sería el último partido de toda su vida. Todo pasó en el minuto 110 del juego, a diez de terminarse el tiempo complementario. Después de un insulto del defensa italiano Marco Materazzi, Zidane le propinó un cabezazo poderoso en el pecho que mandó a Materazzi al suelo. Solo un juez vio la falta, lo comunicó a los demás y Zidane se ganó la tarjeta roja que lo sacó del juego y por la que, según los apasionados franceses, su equipo perdió el campeonato.

“El triste adiós de un genio”, tituló el diario italiano ‘La Republica’; “El mago no domino su ira”, publicó por su parte ‘La prensa libre’; “Enloqueció”, concluyó ‘Al día’; “Zidane se va de manera vergonzosa”, tituló el diario digital ruso ‘Utro.ru’; “Francia pagó caro por la grosería de Zidane”, escribió el diario digital ‘Germany06.ru’; “unas veces son los propios héroes los que se hacen pequeños en los grandes momentos”, señaló además el diario alemán ‘Der Spiegel’, refiriéndose a Zidane; otro diario alemán, ‘FAZ’, concluyó: la expulsión de Zidane “marcó la ruina del partido”; y el Clarín de Argentina señaló el cabezazo como “un instante macabro” y “una reacción increíble”.

La violencia en el juego no está justificada, pero en momentos de cansancio y presión por los resultados, algunas palabras pueden ser peor recibidas que otras. Solo Zidane y Materazzi saben a ciencia cierta qué pasó. Pero, mientras alguno de los dos se pronuncia, las versiones no se han hecho esperar. TV Globo de Brasil, que en numerosas ocasiones ha recurrido a un grupo de sordos expertos en lectura labial, señaló que el italiano le dijo en dos ocasiones: “Tu hermana es una prostituta”, refiriéndose a Lila, su única hermana. Por su parte, el diario londinense ‘The Guardian’, afirmó que Materazzi le dijo “eres un argelino de mierda”, acompañado del calificativo “terrorista”. Así mismo, Rabah Zidane, primo del mediocampista, le dijo a la cadena francesa ‘Tf1’ que el italiano lo llamó “sucio terrorista”.

La reacción de Zidane, el tímido jugador de ascendencia argelina y capitán del equipo francés sorprendió. Pero no fue la primera vez que actuó violentamente. El 28 de abril de 2005, en un partido entre Real Madrid y Villarreal, Zidane fue expulsado cuando faltaba un minuto por finalizar el encuentro por golpear en la cara a Quique Álvarez sin estar el balón en juego. Y, contra Arabia Saudita en el mundial Francia ’98, fue expulsado y sancionado con dos partidos de suspensión, también por reaccionar violentamente.

¿Su talón de Aquiles?

De ser cierto que Materazzi llamó terrorista a Zidane, habría quedado confirmada su sensibilidad hacia el racismo. Por su procedencia, él siempre ha sido vocero de la igualdad y la lucha contra la xenofobia.

Zinedine Yizad Zidane nació el 23 de junio de 1972 en el hogar de unos inmigrantes argelinos que llegaron a Francia a mediados de los 60. Creció en un hogar humilde y en un país que, a pesar de tener gran presencia de inmigrantes africanos, se ha caracterizado por su xenofobia.

Cuando el político ultraderechista Jean Marie Le Pen criticó a la selección francesa por estar compuesta en gran parte por hijos de inmigrantes, Zidane se fue lanza en ristre. Según el político, Zidane estaba exento de la crítica porque su padre fue un ‘harki’ (argelino que en la guerra de independencia de Argelia luchó del lado francés. La palabra apela a los traidores argelinos que son bienvenidos en Francia). Zidane no lo aceptó y resaltó el patriotismo de su padre.

Así mismo, fue vocero de la campaña contra el racismo de la que se ocupó este mundial. "El racismo no tiene sitio en nuestra sociedad. La Copa del mundo es un evento mágico y los racistas deben quedar fuera", dijo dos días antes del incidente.

Con o sin cabezazo, Zidane pasará a la historia como el mejor jugador de los últimos tiempos (ver trayectoria). Pudo haber salido en hombros y con su segunda copa en la mano. Pero, si esos habitantes del mundo que hoy lo condenan son justos, hay muchas mas razones para amarlo, que para odiarlo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.