Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/02/12 00:00

"Queremos dejar tranquila a la ópera"

Viernes 28. Juan Carlos Garay entrevistó a "Il Divo", un grupo pop en el que sus integrantes cantan con voces de tenores ópera.

<a href="javascript:popupSub('/imagesSemana/real/divo.htm','divo','toolbar=no,location=no,directories=no,status=no,menubar=no,scrollbars=no,resizable=no,width=300,height=250,left=80,top=80');"><img src="/imagesSemana/static/boton_sonido2.gif" width="147" height="24" border="0">

En la historia de la música, algunas veces se ha presentado el caso de grupos que no son conformados por la amistad entre sus integrantes, sino por la visión estratégica de un productor. El primer caso fueron los Monkees: un canal de televisión quiso aprovechar el éxito de los Beatles en los años 60 y reunió a cuatro jóvenes que sabían actuar y cantar (en ese orden), para que protagonizaran una serie y, de paso, vendieran discos.

 Il Divo es un nuevo fenómeno en Inglaterra. Provienen del mismo rincón que nos trajo a las Spice Girls (para los amantes del 'pop') y al cuarteto femenino Bond (para quienes gustan de sonidos más parecidos a la música clásica). Hasta ahora, nadie se ha atrevido a llamarlos "los Monkees de la ópera", pero la historia de su formación no es muy distinta.

Carlos Marín (barítono, España), David Miller (tenor, Estados Unidos), Sebastien Izambard (voz popular, Francia) y Urs Buhler (tenor, Suiza) se conocieron el día que tenían su primer ensayo: un productor los ubicó y los juntó, les dijo qué debían cantar y los lanzó a ese mundo de críticos de ópera hostiles y críticos de 'pop' benévolos.

Actualmente, Il Divo ha vendido en el Reino Unido dos millones de ejemplares de su primer álbum, ha conseguido cuatro discos de platino y ha sido Nº 1 en las listas británicas, con un tema cantado en español: "Regresa A Mí", una versión de "Unbreak My Herat", de Toni Braxton.

En total en Europa llevan cuatro millones de discos vendidos. Semana.com habló con David Miller acerca de la formación del grupo y la actividad cotidiana, ahora que son un fenómeno.

SEMANA.COM: Cuatro cantantes de cuatro nacionalidades distintas. ¿Dónde tienen su sede?

Il Divo: Durante la formación del grupo y la grabación del primer disco nos fuimos todos a vivir a Londres. Ahora, sin embargo, cada uno ha regresado a su tierra natal y volvemos a juntarnos cuando tenemos conciertos. El único cambio es que yo me establecí en Londres porque en mi ciudad natal, Nueva York, las cosas se complicaban mucho: un vuelo transoceánico es algo agotador. Era preferible que todos estuviéramos en el mismo continente.

SEMANA.COM: ¿Cómo fue entonces el proceso de unificación?

I.D: No nos conocíamos hasta el día en que tuvimos que cantar juntos por primera vez (se ríe). Il Divo es la idea que tuvo Simon Cowell, un empresario del mundo 'pop' que solía decir: "Me encanta la voz de tenor, pero no la ópera" y quiso hacer algo al respecto. Entonces buscó talentos en siete países distintos y al final se quedó con nosotros cuatro.

SEMANA.COM: ¿Es difícil adaptarse cuando un grupo no lo forman sus integrantes sino un productor?

I.D: La adaptación musical fue inmediata. La amistad se desarrolló después.

SEMANA.COM: ¿Il Divo no es el mismo concepto que ya había aparecido con los Tres Tenores?

I.D: Está basado en los Tres Tenores, pero tiene elementos distintos. Por ejemplo, cada uno de nosotros tiene un pasado diferente. Sebastien es más un cantante 'pop', Urs y yo venimos de la ópera, y Carlos ha hecho ambas cosas.

SEMANA.COM: Los puristas dicen que este es un paso previo a la ópera...

I.D: Queremos dejar tranquila la ópera. Si tú te fijas, no hay nada en el repertorio operístico que esté escrito para cuatro tenores; entonces, si quisiéramos entrar en ese mundo, tendríamos que hacer nuevos arreglos y eso implica cambiar la idea original de un compositor. Preferimos el balance entre lo clásico y lo 'pop'.

SEMANA.COM: En el disco ustedes cantan en italiano, inglés y español. ¿Tuvieron que aprender idiomas?

I.D: Lo que pasa es que en el repertorio clásico el italiano es fundamental. Yo sé algo de francés y Carlos se ha convertido en nuestro profesor de español.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.