Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/01/10 00:00

¿Quién es Clara Rojas?

La conocen como la fórmula vicepresidencial de Ingrid Betancourt. Hoy Colombia celebra su liberación.

¿Quién es Clara Rojas?

La mayoría de la gente la conoce como la fórmula vicepresidencial de Ingrid Betancourt. Clara Rojas, quien por fin fue liberada, cuenta con 43 años de edad, de los cuáles pasó casi seis en las selvas colombianas. Hoy Colombia celebra su liberación.
 
El 23 de febrero de 2002 sería recordado como un día nefasto para las familias de Ingrid Betancourt y Clara Rojas. Las dos mujeres se encontraban haciendo campaña para la presidencia con el partido Verde Oxígeno. Habían decidido visitr San Vicente del Caguán, municipio que había sido parte de la llamada Zona de Distensión. Sin embargo, no se les permitió viajar en un helicóptero del Ejército, por lo cual decidieron viajar por tierra desde Florencia, Caquetá. Ese día el vehículo en el que se movilizaban fue interceptado por las Farc. Tres días antes, los diálogos de paz habían sido interrumpidos por el presidente Andrés Pastrana tras conocerse que el grupo guerrillero había secuestrado al senador huilense Eduardo Gechem Turbay.

La primera prueba de supervivencia de Rojas se dio a conocer en julio de 2002. Las Farc enviaron un video en el que estaba detrás de una mesa junto a Betancourt. La segunda prueba fue, otra vez, un video difundido en agosto de 2003 en el que ella, con tristeza en la voz se dirigió a su madre.

Clara Rojas es una abogada bogotana que nació en 1964. Es la menor de cinco hijos del hogar Rojas González, soltera. En un acto de lealtad por los más de 16 años de amistad compartidos con Betancourt, Rojas rechazó la oferta que le hizo el grupo guerrillero de dejarla ir. Ese gesto de compartir el destino de la ex candidata presidencial, le significó los casi seis años de cautiverio, la separación de su hijo y heridas que podrían ser irreparables.

En 2006 a través del libro Últimas noticias de la guerra del periodista Jorge Enrique Botero, el país conoció de la existencia de un hijo de Rojas nacido en cautiverio. El pequeño Emmanuel habría sido el producto de una relación consentida entre Rojas y un insurgente. Su concepción fue calificada como un “milagro”, por el periodista, debido a las difíciles condiciones en que se produjo. La versión de la existencia del niño se confirmó cuando el intendente Frank Pinchao, quien se escapó de las Farc, la ratificó a los medios de comunicación.

El pasado 18 de diciembre las Farc anunciaron la posible liberación del niño junto consu madre -Clara Rojas- y la ex senadora Consuelo González de Perdomo. Sin embargo, el presidente Álvaro Uribe, el 31 de diciembre, desmintió que las Farc tuvieran en su poder a Emmanuel, versión que resultó ser cierta. El pequeño estaría en manos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y su nombre de registro sería Juan David Tapiero. La semana pasada se confirmó por medio de una investigación científica que el ADN de Juan David corresponde con el de su abuela y por lo tanto es Emmanuel.

En el momento del secuestro de Rojas y Betancourt el país daba un viro radical debido al fracaso de las gestiones del presidente Pastrana en aras de conseguir la paz. Álvaro Uribe fue elegido Presidente y con él la apuesta por una salida al conflicto por medio de la confrontación armada. En la selva permanecerían los secuestrados cuyo valor, en términos políticos cobró una especial importancia a partir del año pasado, luego de la movilización del profesor Gustavo Moncayo, la presión de la sociedad civil, y otros hechos menos afortunados como la ejecución de los 11 diputados del Valle.

Colombia hoy celebra la liberación de Rojas quien se reunirá con su hijo y su mamá Clara González de Rojas, quienes han sido de gran importancia simbólica en el drama que viven los secuestrados y sus familiares. El hecho es interpretado como una luz de esperanza que abre las puertas a un posible intercambio humanitario, todo sí se deja a un lado el juego político en el que las vidas pierden su valor real y se convierten en botines de guerra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.