Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2008/07/21 00:00

Racha de violencia en antigua zona paramilitar de Córdoba

Cinco miembros de una familia que se dedicaba a recolectar palma fueron asesinados durante una fiesta en Puerto Libertador, al sur de Córdoba. En cinco meses han sido asesinadas 242 personas en ese departamento.

Habitantes de Puerto Libertador observan los cadáveres de los asesinados. Foto: Foto: Alex Pájaro

Este año será recordado como uno de los más violentos en el departamento de Córdoba por cuenta de la reactivación del sicariato y ajuste de cuentas entre bandas emergentes. En lo corrido del año y con información consolidada hasta el mes de mayo han sido asesinadas 242 personas, en su mayoría desmovilizados o personas cercanas a los grupos paramilitares.

La masacre ocurrida este lunes en el sur de este departamento se presentó en la vereda San Daniel, del municipio de Puerto Libertador. Se trata de una zona de de cultivos de coca y explotación de niquel. Allí fueron asesinados Jonathan Romero Sánchez (17), Sair Muñoz Ramos (15), Eduardo Montalvo Santana (52), Deyanira Avilez Montiel (23), Edinson Avilez Montiel y resultaron heridos también Etelvina Montiel Arroyo, madre de estos dos últimos, y Jader Diaz Suárez.

El comandante de la Policía de Córdoba, Coronel Oscar Ateortúa, dijo que estás personas eran campesinos que se dedicaban a la recolección de palma y no tienen antecedentes judiciales ni relación alguna con bandas emergentes.

La masacre de este lunes se suma a otros hechos violentos ocurridos en los últimos días.

El domingo, en la vereda Loma Seca, fueron asesinados Dairo Romero y Jeremías Corrales, dos jóvenes que venían de jugar un partido de fútbol. El viernes en la noche, en Montería, tres hombres se bajaron de un taxi en el barrio Colinas Reales y al entrar a una fiesta, desataron una balacera en la que resultaron heridas ocho personas, entre ellos cuatro soldados de la Brigada 11 que se encontraban de permiso.

En el consolidado del Observatorio del Delito en Córdoba, hasta el mes de mayo, en Puerto Libertador iban 33 personas muertas, de las cuales 30 han ocurrido por homicidio, sin contar las de este lunes. La delantera en muertes la lleva Montería, que en el mismo consolidado registra 45 muertos, seguida por Montelíbano con 44, Tierralta con 39 y Valencia con 23.

Los municipios de Tierralta, Valencia, Montelíbano y Puerto Libertador, eran el epicentro donde se concentraba el comando de los grupos paramilitares encabezados por Salvatore Mancuso, Don Berna y Carlos Castaño. En la zona rural se ha concentrado una gran cantidad de cultivos y laboratorio para elaborar cocaína. Desde el año pasado se ha registrado una fuerte pugna entre las Bandas de “Los Paisas” y la de “Don Mario”, por el control territorial, pues esos municipios ubicados al sur del departamento y en la frontera con Antioquia, forman un corredor montañoso con salida al Golfo de Uraba, por donde ingresan armas y salen los cargamentos de cocaína.

Otra prueba de que la lucha por el control de los cultivos y las rutas de salida de coca sigen vigentes es que entre el sábado y el domingo el Ejército y la Policía encontraron una caleta con 800 cartuchos calibre 7.62 en el municipio de Buenavista. En Montelíbano la policía se enfrentó con miembros de la banda de “los paisas”, decomisándoles fúsiles AK 47 y munición.

Entre los asesinatos recientes se encuentran el de varios abogados, como el de Carlos Londoño en Tierralta, quien le atendía algunos negocios a Salvatore Mancuso, el ex líder paramilitar extraditado a los Estados Unidos. También fue asesinado en enero de este año Aram Asias Solar, un comerciante y ganadero de Tierralta, un mes después de vender 606 hectáreas al exgobernador Benito Osorio Villadiego, quien fue nombrado por el Gobierno Nacional y estuvo 17 días encargado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.