Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/03/07 00:00

Reconciliación

Como si se tratara de una telenovela, los protagonistas de la crisis que tenía en vilo a América Latina, hicieron las paces y declararon superado el impasse.

Uribe y Chávez se abrazaron para sorpresa de todos

Leonel Fernández, el anfitrión de la cumbre propuso que los mandatarios de Colombia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua se dieran un abrazo para superar la crisis. El presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, dio su brazo a torcer y dijo que estaba dispuesto a superar las diferencias con sus vecinos por vías políticas. Correa aceptó la propuesta de Uribe, que se selló con un apretón de manos entre ambos mandatarios. Luego, el presidente Uribe recorrió el salón para apretar la mano del presidente Hugo Chávez y la del presidente Daniel Ortega.
Para culminar este momento histórico que se llevó todos los aplausos por parte de los asistentes a la cumbre, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, echó para atrás la decisión de romper relaciones diplomáticas con Colombia, y el presidente Uribe dijo que también iba a desistir de la idea de demandar a Chávez ante la Corte Penal Internacional.

La propuesta pacífica de Chávez

La intervención del presidente venezolano Hugo Chávez, era una de las más esperadas en la cumbre de Río, hoy viernes. Pero Chávez sorprendió esta vez con un tono conciliador, que no se le había visto en el manejo de esta crisis, y que ayudó a bajarle la tensión al ambiente que se había calentado esta mañana con una intensa confrontación entre el presidente Álvaro Uribe y el presidente Rafael Correa.

Chávez dijo que había que “cerrar la ventana del conflicto” y propuso que se armara una comisión conformada por un bloque de países amigos para continuar con la búsqueda de la liberación de los secuestrados.

Aunque el presidente Hugo Chávez dijo que las Farc son un grupo insurgente y no un grupo terrorista, Chávez negó que hubiera financiado o apoyado a las Farc con 300 millones de dólares. “No lo voy a hacer, nunca, porque yo lo que quiero es la paz”, afirmó y dijo que son los Estados Unidos los que están interesados en que no se acabe la guerra en Colombia. Dijo que también hubiera podido darles armas si así lo hubiera querido, pero que no lo ha hecho y no lo va a hacer.

Chávez mencionó también que en una reunión en la que estuvieron presentes los tres mandatarios Correa, Uribe y Chávez con motivo de la inauguración del gasoducto en la Guajira, hace unos meses, Chávez solicitó apoyo del presidente Correa para lograr la liberación de algunos de los secuestrados por territorio ecuatoriano, que podrían estar más cerca de Ecuador que de Venezuela.

Las respuestas de Uribe

El presidente colombiano no le respondióa Chávez luego de su intervención, solo afirmó que no estaba interesado en comisiones  internacionales para lograr el acuerdo humanitario.
 
Uribe le dijo al presidente Correa que le agradecía su franqueza y que esperaba que pudieran volver a dialogar pero en un tono menor para “ver si somos capaces de producir alguna esperanza para nuestros pueblos” y añadió que espera que se creen nuevamente mecanismos de coordinación entre los dos países.

Al presidente Ortega le dijo que había una gran diferencia entre las insurgencias que combaten las dictaduras y los grupos armados ilegales del narcotráfico, como las Farc, que por eso son catalogados como terroristas en Colombia, pero eso no quiere decir que no se pueda negociar con ellos. Dijo que respetaba la decisión de otros países de no catalogarlos como terroristas, pero que también tenían que entender y respetar que Colombia sí los catalogue como terroristas.

Le recordó que el tema de San Andrés es un tema netamente jurídico y que Colombia respeta las decisiones de la Corte Internacional de la Haya. “Respetemos el meridiano 82 y no creo que habrá problema, no tiene porque haberlo presidente Ortega”.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.