Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2007 12:00:00 AM

Representantes respaldan a Nicolás Uribe y piden retirarle la visa a J.J. Rendón

Las amenazas que hizo el asesor del partido de La U al congresista Uribe provocaron la solidaridad de todos los miembros de la primera Comisión de la Cámara. Rechazan las misteriosas acciones de Rendón, conocido como un “experto en propaganda negra”.

A la batalla que parecía enfrentar a solas el representante Nicolás Uribe, del partido de La U, contra el asesor de esa colectividad Juan José Rendón, llegaron refuerzos.

El débil en ese tire y afloje a leguas se notaba que era Uribe. Su adversario es un rival duro, por todo el poder que maneja, sobre todo en las altas esferas del gobierno. Pero, para beneficio del parlamentario, este martes recibió un solidario respaldo de parte de los integrantes de la Comisión Primera de la Cámara, a la cual pertenece, sin importar las diferencias que separan a los partidos.

La propuesta que provocó la unión provino del representante liberal Carlos Piedrahita, que manifestó la necesidad de que el canciller, Fernando Araújo, asistiera al Congreso para que ayude a evitar que desde otros países vengan personas a intervenir en asuntos políticos y para que se le retire la visa a J.J. Eso significaría sacarlo del país. Uno a uno, los parlamentarios fueron aprobando la propuesta.

Antecedentes

Hasta ese momento, el representante Uribe se enfrentaba casi solo contra un poderoso adversario. El reciente escándalo en que Juan José Rendón, asesor de su colectividad, lo amenazó con hacerle propaganda negra basada en dañar su figura acusándolo de tener enredos con prostitutas, se constituía en una pelea contra un enemigo muy poderoso, difícil de derrotar sin respaldo.

Aquella advertencia se la hizo el misterioso personaje tan cercano a su partido para presionarlo para sacar del cargo a Ana María Convers, la directora del programa Colombia Joven. La razón para pedir su cabeza eran unas grabaciones que a escondidas le había hecho Ana María Ospina, cercana a Rendón, en la que Convers hacía comentarios en contra del gobierno y del vicepresidente Francisco Santos.

Después de seis días de que se destapara la mañosa jugada de Rendón, ocurrida el pasado junio, Uribe hizo un grito desesperado. Así lo dejó este martes, cuando insistió en que “no ha habido, y parece que no las habrá, ni una sola manifestación de solidaridad de las directivas del partido al que pertenezco”.

Para él, aquella ausencia de respaldo por parte de La U se debe a que guarda diferencias políticas con el senador Carlos García, presidente de la colectividad. “Pero si me enterara de que él es objeto de algún tipo de amenaza, mi solidaridad superaría las diferencias políticas y sin duda le daría al menos mi respaldo en la difícil circunstancia”, dijo Uribe.

En seguida, lanzó una ráfaga de reclamaciones. “Exijo un pronunciamiento oficial y de fondo de las directivas partido de La U sobre este asunto. Un pronunciamiento que vaya más allá de las diputas al interior del partido que el país conoce. Exijo claridad al partido de La U sobre el papel del señor Rendón en la política colombiana. Exijo a quienes frecuenta este señor Rendón a que expliquen sus relaciones con él en el ámbito de las influencias gubernamentales”.

Así, el representante se pone en guardia ante un adversario duro de enfrentar. Rendón no es cualquier cosa. Entre sus asesorados está el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, que fue quien lo trajo desde Venezuela para que acompañara las elecciones de 2006. De hecho, por ese trabajo es que J.J, como conocen más popularmente a Rendón, ostenta el logro de haber hecho que un partido de apenas cuatro meses de existencia ganara las elecciones parlamentarias.

Se codea con altos funcionarios del gobierno. Dice cómo deben ser manejados gruesos asuntos ante la opinión pública y hasta se ha dado el lujo de tratar a gritos al propio senador García.

Quién sabe qué tanto sirvan las exigencias del representante Uribe y el poder de los parlamentarios ante el llamado ‘experto en propaganda negra’. Seguro, J.J utilizará sus dotes de publicista inescrupuloso para zafarse del actual escándalo.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.