Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2008/07/11 00:00

'Salomón' dice que durante tres años sacaron coca con ayuda de la policía

Miguel Villarreal Archila, alias Salomón, revela que entre 2003 y 2006 los narcotraficantes sacaron más de 100 toneladas de coca con permiso de miembros de la Policía del Atlántico.

Con Salomón trabajaban un combo de expolicías que conocían el interior de la organización y se encargaban de coordinar los pagos y cuando caía una droga averiguar quién la había decomisado para pedir que la devolvieran. Foto: Foto: Cortesía de El Heraldo de Barranquilla

El excomandante paramilitar desmovilizado del Bloque Norte, Miguel Villarreal Archila, conocido con los alias de “Salomón”, el “Flaco” y “Gabriel”, capturado el 20 abril de 2007, y quien quedó al mando de un grupo de paramilitares conocidos como la Banda de los 40, dijo el jueves ante la Fiscal 12 de Justicia y Paz, Deicy Jaramillo, que entre 2003 y 2006, los narcotraficantes que sacaban drogas por las costas de Bolívar y Atlántico, pagaron impuesto por el embarque de más de cien toneladas de droga.

Alias Salomón se desmovilizó el seis de marzo en la Mesa, Cesar, con el Bloque Norte comandado por alias Jorge 40 y fue postulado para rendir versión libre. Miguel Villarreal Archila fue miembro de la Policía Nacional, entidad de la que se retiró con el grado de subintendente en 1999 y se vinculó al bloque norte desde principios de 2000. Posteriormente fue trasladado al Atlántico para coordinar actividades relacionadas con el narcotráfico, como son el cobro del gramaje y el impuesto de embarque que pagan las bandas de narcotraficantes cuando pasan por un territorio.

Alias Salomón reveló ayer que las estaciones de policía de los municipios costeros Piojo, Tubará, Juan de Acosta y Puerto Colombia en Atlántico, y Santa Catalina, Lomita Arena en Bolívar, recibían pagos mensuales entre ocho y diez millones de pesos. Con Salomón trabajaban un combo de expolicías que conocían el interior de la organización y se encargaban de coordinar los pagos y cuando caía una droga averiguar quién la había decomisado para pedir que la devolvieran.

El exparamilitar le explicaba a la fiscal que el territorio desde el Hotel las Américas en Cartagena hasta el Cabo de la Vela, en la Guajira era controlado por grupos paramilitares y los narcos pagaban impuesto de embarque. El ejercía control territorial desde Cartagena hasta Barranquilla y en Magdalena el negocio lo manejaba Hernán Giraldo a través de su sobrino Nodier, conocido como el “cabezón”, que fue extraditado a Estados Unidos hace dos meses. A su vez, “Salomón”, rendía informaba a Jorge 40 y le entregaba los dineros del impuesto, que se cobraba por transitar por territorio bajo su control o por embarque. Por cada kilo dijo los narcotraficantes pagaban 50 dólares, aunque en la sesión anterior había dicho que 75 dólares.

El grupo comandando por él comenzó a organizarse en el 2002 y en el 2003 alcanzaron a cobrar impuesto por embarque de 28 toneladas anuales. En los años siguientes, 2004 y 2005, la cantidad aumentó llegando a cobrar impuesto aproximadamente cien o más toneladas de drogas embarcada con destino a los países centroamericanos, el caribe insular y Estados Unidos.

Dijo que los narcotraficantes que más utilizaban estas costas para embarcar eran alias “Cuadro”, “Caliche”, el “negro Winston”, el “mello” y Fello”, “el Pelo Pulla y “Juan Pablo”. Aunque dice no conocer los nombres, dijo que alias Cuadro es barranquillero; que “fello” y el “mello” son de Santa Marta y son hermanos, que”Caliche” es de Cartagena, “Pelo pulla” es cachaco y el negro “Winston” es de Santa Marta también.

Cuando alguno de ellos quería sacar droga lo llamaban y le preguntaban por el valor del impuesto, él les decía cuánto y se pagaba antes del embarque. Una persona de su confianza se encargaba de verificar que la cantidad embarcada correspondía a la cantidad pagada, le informaba por teléfono y se autorizaba el embarque. Esa verificación se hacía en la playa. Ellos previamente controlaban las carreteras para que no se fuera a presentar ningún percance con la droga y como las estaciones de policía recibían una mensualidad de diez millones de pesos la droga “pasaba de gol”. Si se caía la droga ellos mismos frenteaban a los policías y les preguntaban qué si la tenían que la devolvieran.

En su versión la semana pasada Salomón le había dicho a la fiscal Jaramillo que el único problema que se presentó fue con 2.050 toneladas de coca que fue incautada por información de unos informantes que la DEA le habia presentado al Ejército. Aseguró Salomón que ellos habían arreglado con el general Gabriel Diaz para que se las devolviera. El operativo lo hicieron la noche anterior a que el Ejército hiciera un operativo para incautar la droga y presentarla como un positivo. Y que esto sucedió a comienzos de 2002. El informante del Ejército había sido Angel León Sánchez Cotes, alias “El Changue”, asesinado en septiembre del mismo año por orden de las autodefensas. Esa droga era de un caleño conocido como “Gilbert o el Cabezón.
 
El general Gabriel Diaz ha dicho en reiteradas oportunidades que estas acusaciones son falsas y que la justicia ya indagó y no lo encontró culpable de estos hechos que le atribuyen.  

Se calcula que entre agentes y comandantes de estaciones de los pueblos mencionados, así como funcionarios del DAS y la SIJIN Atlántico, puede haber más de 40 personas vinculadas. Algunas de las cuales han sido detenidas por orden de captura libradas por la Fiscalía Quinta de DH, que ha instruido el proceso y por el que ya han sido capturadas más de cien personas.

La fiscal ha programado varias sesiones con alias Salomón para que aclare el funcionamiento del grupo de paramilitares dedicados a actividades del narcotráfico en el Bloque Norte y eso debe hacerse antes de que la Corte Suprema autorice su extradición y el Gobierno Nacional la ordene.

Salomón estuvo refugiado entre 2006 y parte de 2007 en Venezuela, antes de ser capturado, pues en ese entonces y con el desmonte de los bloques paramilitares se desató una guerra por el control territorial entre la oficina de cobro de Envigado comandada por alias Rogelio y los Mellizos, que habían adquirido a Jorge 40 y a Hernán Giraldo el territorio de la Sierra Nevada. Los paisas, como se conoce a la oficina de Envigado se metieron en Cartagena y Sincelejo y desataron una guerra con la Banda de los 40, uno de cuyos comandantes era alias Salomón. Una gente se voltió para donde los paisas y otra para donde los mellizos y los que no aceptaron irse con ninguno de estos bandos quedaron pagando y los “recogieron”, los asesinaron. Hasta el momento hay más de 120 capturas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.