Sábado, 21 de enero de 2017

| 2008/01/24 00:00

San José del Guaviare, un nuevo frente del avance del proceso de desminado en Colombia

La Compañía de Desminado Humanitario de las Fuerzas Militares entregó un nuevo campo libre de minas antipersona. Además, limpió dos áreas contaminadas con artefactos explosivos que amenazaban una comunidad indígena.

Colombia terminó 2007 con 874 víctimas de las minas (179 muertos). Está por encima de Afganistán y Camboya -asegura Álvaro Jiménez Millán, coordinador de la Campaña Colombiana contra las minas-.

Luego de la jornada de trabajo el grupo de indígenas de la comunidad guayabero se encontraba departiendo en torno a un fogón. Eran las 5:30 de la tarde cuando estalló una de las municiones que dejó 16 víctimas, el 20 de febrero de 2007. El desafortunado hecho se dio luego de que un miembro de la comunidad recogiera una munición sin explotar en una chagra cercana a los predios de la Escuela de Fuerzas Especiales, ubicada en el corregimiento de Barrancón del municipio de San José del Guaviare. Como consecuencia, Nubia Díaz, una joven de 20 años de edad quedó discapacitada.

El capitán indígena del resguardo de Barrancón, Felipe Guayabero, recuerda el incidente, junto con otros que se han presentado en la región. Por esa razón reconoce la importancia de que el territorio en el que colindan los predios del resguardo y la base militar del Ejército sean “barridos”, como se conoce la actividad de retirar las minas antipersona y los elementos explosivos. “Es muy importante para nosotros, porque podemos transitar con tranquilidad y podemos disponer de la tierra”, dijo.

El territorio está ubicado a 10 kilómetros del casco urbano de San José del Guaviare. Esta semana, por parte de la Escuela de Fuerzas Especiales, la población civil recibió 16.987 metros cuadrados de área limpia. La Compañía de Desminado Humanitario de las Fuerzas Militares destruyó 255 municiones sin explotar. Además, como parte de la suscripción que hizo Colombia con la Convención de Ottawa que prohíbe las minas antipersona, se barrieron 8.174 metros cuadrados de área perteneciente a los campos minados de la base militar.

Tenemos cuatro pelotones del comando general de las Fuerzas Militares, que junto con los países amigos estamos comprometidos para retirar y destruir las minas instaladas por nosotros”, dijo el General Eduardo Behar.

Este es el séptimo campo minado de los 34 que el Estado se comprometió a dejar libres de minas para el 1 de marzo de 2011. Hasta ahora van los ubicados en: Mamonal, Bolívar; la Pita, Sucre; el Bagre, Antioquia; Cerro Neiva, Huila; Tausa, Cundinamarca; El Piojo, Atlántico y Barrancón, Guaviare.

La tarea no es sencilla, sin embargo hay optimismo entre las Fuerzas Militares para poder terminar antes de la fecha suscrita. Pero no hay garantía de reducir el número de víctimas debido a que la guerrilla continúa sembrando las minas. El año pasado Colombia ocupó vergonzosamente el primer puesto con más de 1.000 personas que perdieron alguno de sus miembros a causa de una mina antipersona, superando a Camboya, Chechenia y Afganistán.

Durante siete meses, el equipo de soldados encargados logró dejar el territorio libre, no sólo de minas, sino también de materiales explosivos que resultan peligrosos para la comunidad indígena de guayaberos en Barrancón. Además, mejoraron la señalización y cercado del territorio perteneciente al Ejército y así evitar más accidentes. Esta comunidad recolectora y seminómada, además recibió talleres especiales acerca del riesgo de las minas, y la Vicepresidencia, en representación del director del programa ‘Lucha contra las Minas’, Andrés Dávila, se comprometió a asistir a las víctimas de las funestas trampas de la guerra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.