Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/12/27 22:00

Vacuna salvadora

Cuando Gustavo Petro amenazó con propagar el virus de la Bogotá Humana por Colombia las autoridades sanitarias se pusieron de inmediato manos a la obra.

Cuando Gustavo Petro, el sexto mejor alcalde del mundo, amenazó con propagar el virus de la Bogotá Humana por todo el territorio colombiano, las autoridades sanitarias colombianas se pusieron de inmediato manos a la obra y prepararon una vacuna para que esta epidemia, que ha afectado órganos vitales del Distrito Capital, no se convierta en una pandemia de dimensiones bíblicas. La Bogotá Humana ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud como la sexta enfermedad más peligrosa del mundo. Este virus que se transmite por vía oral (y también por Twitter) genera inmovilidad, estreñimiento, arteriosclerosis múltiple, mal de Parkinson, oclusión arterial, congestión, sordera e incita a quienes lo padecen a hablar estupideces y vender humo. En estados avanzados también provoca demencia, delirios de grandeza, pérdida total del uso de la razón, delirium trémens y convulsiones. Los enfermos más graves terminan condenados a andar en pañales. Mejor dicho, como la Bogotá de Petro, donde todo quedó en pañales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.