Martes, 21 de febrero de 2017

| 2007/01/19 00:00

Semana.com y Arcadia lo invitan al concierto de Bob Geldof hoy en Cartagena

Semana.com y Arcadia lo invitan al concierto de este ícono de la música mundial, quien se presentará este jueves en la Plaza de la Aduana de Cartagena.

Bob Geldof en una caminata por las calles de Cartagena. FOTO: JUAN CARLOS SIERRA/ ENVIADO ESPECIAL DE SEMANA.COM

Ambos medios se han unido para obsequiar 100 boletas que se entregarán directamente en La ‘Heroica’. El único requisito es escribir un texto sobre lo que significa el Hay Festival y dirigirlo a columnasdellector@semana.com
 
El artículo –no importa su extensión– se publicará en Semana.com para que el autor lo imprima y con la copia de éste se presente en el exhibidor de Arcadia que estará en las afueras del Teatro Heredia.

Cada participante recibirá totalmente gratis dos boletas para ver a esta figura de la música mundial. Por cuestiones de logística, las boletas únicamente se entregarán entre las 4 y las 5 de la tarde de hoy jueves.

Estos son los artìculos de los lectores que irán al concierto:
 
Jorge Luis Huertas Rodriguez
Para mí el HAY festival es la oportunidad de apreciar la poesía, arte y música de muchos géneros y de muchas partes del mundo. Y lo mejor es poderlo vivir en vivo, no por medios como televisión o periodicos. Además aquí se puede conocer sobre las nuevas tendencias en la literatura. Poder compartir con muchos artistas reconocidos, y con otros personajes como el futbolista Jorge Valdano y escritores como Daniel Samper.
 
John Carlos Muriel
Es tan importante para Cartagena como para Colombia el HAY FESTIVAL. Que figuras
tan importantes de las artes como Bob Gedof, además de la larga lista de
escritores y conferencistas se muestran muy interesados en visitarnos, y
seguir apoyando este evento para que se afiance como uno de los más
importatentes en su género a nivel mundial 

Samuel Castro
Hace un año, quienes pasaban por las boleterías del Teatro Heredia de Cartagena, se encontraban con escenas increíbles para un país donde los eventos culturales no abundan como quisiéramos: una pareja de italianos que habían venido desde Europa sólo para asistir al Hay Festival, y que compraban a los paseantes las boletas que no fueran a usar pues las suyas se les habían perdido a los organizadores, un grupo de estudiantes paisas, trasnochados por el largo viaje en bus, que intercambiaban eventos entre sí, de acuerdo a sus intereses, un niño de 16 años, estudiante de Filosofía y Letras, que quería ser escritor y allá estaba, para probarse a sí mismo de lo que era capaz.

El Hay Festival estaba ahí para todos y nadie se lo quería perder, porque cada quién desde su esquina. sentía que por fin había un evento en Colombia que nos trataba como “niños grandes”. ¿No conocen a los escritores? Lástima, escúchenlos. ¿No saben quién es ese señor? Bueno, tenemos a unos entrevistadores que si lo saben. Era una cita cultural que nos exigía a todos y que no se complacía con dar las cosas masticadas.

Por eso la fiebre de tantos por asistir y tal vez po la misma razón, lo desconcertante que resultó el cubrimiento de los medios de comunicación: la periodista que envió el periódico El Tiempo nunca iba a las charlas (donde se producían las declaraciones antológicas y las frases dignas de recordar) pero buscaba afanosamente entrevistas personales con los escritores, para redactar notas impactantes sobre, por ejemplo, el dolor de muelas de Javier Cercas; el canal RCN decidió dejar la información del Festival como parte de su sección de “entretenimiento” y pasarnos unos informes donde nos contaban que Enrique Vila-Matas había departido alegremente con la bella escritora Ángela Becerra.

Tal vez por eso, los que desde esa primera edición nos enamoramos del Festival, sólo tenemos una petición: que aquellos que sólo quieren figurar, tomarse fotos junto al escritor más pinta o hacer la primera pregunta que se le viene a la cabeza (o la más disparatada en otras ocasiones) se atrevan esta vez, al menos una vez, a pensárselo mejor, a escuchar en silencio y a aprovechar la verdadera riqueza del Hay Festival Cartagena: las palabras que alimentan la mente y el espíritu.

Jackeline Moreno May
No soy tan buena escritora para preparar un artículo preciso y a la altura de "hay festival" pensando paralelamente que sería este preciso mi pasaporte para poder ir a ver al genio Bob Geldof, pero inicialmente basta con saber que es un evento de carácter cultural para darle la importancia que merece, ya que radica en todo aquello que va implícito en èl, arte, letras, música, presente y pasado juntos para crear historia desde el mismo momento que inicie.

Todo reunido en una sola oportunidad, todo al alcance de los Cartageneros que muy poco tenemos tales presentaciones al alcance de ni siquiera de nuestra mente, y ahora como "obra de arte" vendrá justo a nuestra vista. Y para el gusto de muchas generaciones.
 
Ed Jalube
 
Importante la presencia en Cartagena de bob geldoff en el hay festival, que parece que seguira realizandose en esta ciudad, importante para la culturización de nuestro pais que eventos como este se mantengan y darles la acogida y respaldado necesario, la musica de geldoff es un interrogante pues desde BOOMTOWNRATS no le he conocido nuevos trabajos, seria interesante verlo en vivo bajo ese marco bello del corralito de piedra

Orlando Echeverri Benedetti

La primera idea que forjé de la entrevista a un escritor la recibí a los dieciséis años y de un canal español de televisión llamado "Nostalgia". De noche, en el hotel de un pueblo donde los únicos pasatiempos eran el billar y las putas de infernal calaña, vi a Cortázar en blanco y negro sentado frente a una mesa donde un hombre calvo le soltaba graciosas y mordaces preguntas que él respondía tras beber del vaso de whisky que le llenaba un enano periódicamente.

Recuerdo claramente que durante la tertulia, Cortázar fumó sin detenerse. Además, el licor no parecía embriagarlo, y me mantenía intrigado qué haría cuando finalizara el programa: quizás se apagarían las luces del estudio y se marcharía al estacionamiento; encendería su Renault e iría a su departamento para escuchar, en un tocadiscos, el saxo de John Coltrane. Cuando apagué el televisor, avancé hasta la ventana atisbando la calle yerma, y antes de bajar la persiana tuve por primera vez la certeza de que era absolutamente infeliz en el lugar donde me encontraba.

Aquella imagen de la entrevista fue conmigo a múltiples eventos y galerías donde contrastó con frías exposiciones de arte, vanidosas presentaciones de libros, y demás parrafadas vacías que culminaban, con suerte, en cócteles o pasabocas desabridos. La acartonada forma como se me manifestó el ambiente literario (que no pertenecía precisamente al de los libros) me hizo dudar de su transparencia, pero robusteció mi intención de consolidarme como lo que siempre consideré debía ser un escritor: al menos uno autentico.

Leonardo Vargas

Para describir el significado de El Hay Festival es algo sumamente complejo pero gratificante ya que es el momento mágico donde podemos compartir nuestros conocimientos con los demás y así poder conocer o aprender más sobre nuevas cosas que no creeríamos posible, ya sea con nuestro artista literario favorito y preguntarle cara a cara alguna inquietud, o aprender como la literatura y el fútbol tienen algo en común o porque los libros son las puertas para el éxito de las grandes películas, en fin hasta donde nuestra basta imaginación nos pueda llevar; evitando así las múltiples barreras tanto políticas, religiosas y sobre todo geográficas, por lo que El Hay Festival se convierte en una ventana al conocimiento y culturización, no sólo de una ciudad sino el de un país.

Darío Gustavo Gómez Ruiz

Hay festival, es el vivo ejemplo de que a traves de festivales como este, los pobres de cultura, adquirimos riquezas de conocimientos. Gracias, organizadores de "hay festival" Cartagena de Indias, Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.