Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/2/2007 12:00:00 AM

“Señor Jorge 40, ¿por qué usted ordenó asesinar a nuestras mujeres y a nuestros niños?

Tres mujeres de la etnia wayuu llegaron hasta el Palacio de Justicia de Barranquilla para preguntarle a Rodrigo Tovar Pupo por qué ordenó masacrar a 12 personas –cuatro niños y ocho mujeres– en Bahía Portete, en La Guajira.

El 18 de abril de 2004 un grupo de hombres armados bajo órdenes de alias ‘Pablo’ entraron a Bahía Portete, un pueblo en la Alta Guajira y asesinaron a 12 personas y desaparecieron a 30. Entre los muertos había cuatro niños que fueron carbonizados y ocho mujeres, unas de ellas cruelmente decapitada.
 
Los cuerpos sólo pudieron ser recogidos para darles sepultura al tercer día y no se pudo sepultar a todos los cadáveres porque la orden era que tenían que hacerlo en menos de 24 horas. El espectáculo era dantesco y paralizante. El ejército no hizo nada.

Como consecuencia de esa masacre las familias wayuu que vivían en Portete se fueron despavoridas para Maracaibo y desde entonces esperan que se haga justicia. Han denunciado el hecho, pero nadie les dice estos son los responsables.
 
Por eso, tres mujeres, encabezadas por Telemina Barros Fince, tomaron la decisión de viajar a Barranquilla para preguntarle a ‘Jorge 40’ por qué dio la orden de asesinar a seis miembros de su familia, pero se decepcionaron al llegar el edificio Rodrigo Lara Bonilla y encontrar que la audiencia fue aplazada porque el Inpec no trasladó al ex comandante de manera oportuna a pesar de las peticiones de la fiscal Deicy Jaramillo.
 
En esa masacre, dice Telemina, murieron mis tres tías, Rosa, Diana Fince Uriana y Margot Epinayú Ballesteros. También murieron Rubén Epinayú y Roland Ever Fince, todos miembros de mi familia. Después de eso hubo el desplazamiento más grande que haya habido en la historia del pueblo wayuu, hoy están refugiadas en Venezuela 320 personas.

Telemina ha vuelto porque ella lidera el proceso, a su cabeza le han puesto precio y alias Pablo ha dicho que la matará. Telemina no parece tener miedo, habla con firmeza y está resuelta a encontrar una explicación, aunque ella ya sabe o por lo menos intuye porqué asesinaron a sus familiares y amigos.
 
Bahía Portete, dice, es un puerto natural por el que se puede sacar droga muy fácil, lo han convertido en un puerto de embarque del narcotráfico y los wayuus no somos narcotraficantes, las mujeres somos artesanas y los hombres pescadores. Lo que ocurrió allá es completamente injusto, eso nunca se había visto en nuestra historia a pesar de nuestros conflictos. Hemos hecho un esfuerzo de venir a esta audiencia para hacerle la pregunta a Jorge 40 aunque no tengamos respuesta.

Telemina era la Inspectora de Policía cuando ocurrieron los hechos y con la seguridad que le da haber sido testigo de la masacre, dice que los responsables son los paramilitares del Bloque Norte.
 
Pero su desconcierto fue mayor cuando pidió ayuda al Ejército y no sólo no se lo brindaron, ella cree que participaron en la masacre. “Yo era la inspectora de Uribia y solicité ayuda al Ejército, pero claro qué ayuda me iban a prestar si ellos estaban participando y fuimos las mujeres las que recogimos los cuerpos y enterramos a nuestros familiares, a los que pudimos, porque alias Pablo nos dio 24 horas para recogerlos y sepultarlos. No pudimos hacerlo con todos, abandonamos el pueblo el 21 de abril de 2004 y sólo pudimos volver para el segundo aniversario”. A Pablo también se le conoce como alias ‘Walter’ y como ‘Juan el Diablo’.

Pablo era el comandante cuando ocurrieron los hechos y aún delinque en la zona, según la información que posee Telemina. Y esa es otra pregunta que Telemina tiene para Tovar: ¿Por qué alias Pablo no se desmovilizó? ¿Qué hace Pablo entre Palomino y la Alta Guajira, a qué se dedica? Aunque él dice que me va a matar, a mi ya no me da miedo; aunque él tiene el control del narcotráfico, no me da miedo.
 
Somos 320 personas, dice, que necesitamos regresar a nuestro pueblo, pero el Estado no nos da las garantías y la garantía que necesitamos es que Pablo se vaya, que lo capturen porque él sigue delinquiendo y eso hace que Jorge 40 también siga delinquiendo desde la cárcel a través de Pablo.

Pero además del narcotráfico, por sus condiciones especiales de profundidad, Bahía Portete es apetecida por las multinacionales y como para esa zona están diseñados unos proyectos no es conveniente que allá familias ancestrales como las wayuu, era mejor matarlos y aterrorizarlos. “Era más fácil matarnos”, dice Telemina, “porque tanto narcotraficantes como las multinacionales y el Estado colombiano, saben que no les vamos a ceder nuestro territorio. Era más fácil aterrorizarnos y decir se fueron, ya no hay nadie. Vamos a tomarnos el territorio”.

Por eso la ausencia de Jorge 40 este lunes fue una burla, “por eso es que no creemos en la Ley de Justicia y Paz”, dijo. Telemina, su madre y su tía salieron de Maracaibo el domingo a las 7 de la mañana en busca de Jorge 40 y no lo encontraron, pero ya el camino está andado. Van esperar hasta que lo ven para decirle que los wayuus no recuerdan una masacre como la que él ordenó y lo único que quieren es saber la verdad: “¿por qué mató a mi familia?”

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?