Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2006 12:00:00 AM

Sida: Un camino largo por recorrer

Un informe reciente de la ONU, revela que las políticas del gobierno han reducido drásticamente la mortalidad. Pero sigue siendo preocupante que los casos de mujeres contagiadas se han duplicado y que crece la enfermedad entre jóvenes homosexuales.

Onusida publicó la semana pasada un riguroso informe sobre el estado del VIH/SIDA en Colombia. La revelación mas importante que hace el texto es que entre 1983 y 2005 se han notificado 46.809 casos. Esta cifra equivale al número de pacientes a los que se les ha detectado la enfermedad.

Del total de personas enfermas detectadas, el 40.34% está entre 25 y 34 años; el 25.03%, entre los 35 y 44 años; y el 18.18% entre los 15 y 24.

Además, señala que en el 96% de los casos, la transmisión fue por vía sexual. De estos, un poco más de la mitad corresponden a personas que se clasificaron como heterosexuales, el 28.25% a homosexuales y el 15.79% a bisexuales. Onusida tomó esta clasificación de las fichas que llenan las personas recién se les confirma que padecen la enfermedad. En algunos casos no llenan este campo y, en otros, los hombres no aceptan que se contagiaron por una relación homosexual.

Los márgenes de error se cree que son inmensos. “Podría asumirse que gran parte de las fichas sin registro de esta variable corresponde a casos de transmisión por prácticas homo o bisexuales que no son fácilmente reconocidas y reportadas por las personas recién diagnosticadas”, afirma el documento.

Las estadísticas también presentan otros problemas porque el informe se basó en los registros de los centros de salud cuando se diagnostica a un paciente con la enfermedad y estos registros no siempre son llenados correctamente. Y además, hay un grupo importante de colombianos que, por falta de educación e información sobre el tema, la padecen y no lo saben.

Ello quedaría confirmado con la distribución de los casos notificados. Dos de cada tres casos están en Bogotá, Valle y Antioquia, lo que parecería reflejar que fueron los lugares que más “tempranamente empezaron a notificar regularmente y a la concentración de población en su territorio”, explica el estudio. Entre tanto, departamentos como Chocó (41 casos notificados), Vichada (20 casos), Guainía (4 casos) y Vaupés (2) presentan cifras que, ante cualquier espectador, están lejos de acomodarse a la realidad. Sobre todo, porque según los investigadores de Onusida, la pobreza y el conflicto armado hacen a las comunidades mas vulnerables.

“Vivir en condiciones de pobreza implica un aumento en la vulnerabilidad social e individual ante el VIH/sida. La condición de pobreza se vincula a la falta de acceso a servicios de educación y salud, que se refleja en últimas, en el poco acceso a métodos de promoción de la salud, prevención específica de la enfermedad, asesoría, diagnóstico temprano y atención integral de los casos”, afirma el estudio.

El informe advierte que el conflicto armado contribuye a la expansión de la enfermedad. “Los grupos involucrados directamente en el conflicto están conformados principalmente por hombres que conviven en un ambiente de machismo, de excesiva valoración de la fuerza, de relaciones coercitivas con la comunidad y con una amplia movilidad entre departamentos. Estos factores incentivan el abuso, el comercio sexual y el sexo transaccional”, dice el informe.

También señala al desplazamiento como un foco de expansión de la enfermedad. “Aunque no se cuenta con información específica del aumento de casos de VIH/sida entre 2000 y 2005 en población desplazada, en consideración al incremento en el número de personas desplazadas y de la vulnerabilidad particular de las mismas, podría esperarse un incremento constante en el número de casos de este grupo de población”

En cuanto a la mortalidad, Onusida destaca que los esfuerzos del gobierno han tenido resultados. Desde 1996, cuando llegaron los antiretrovirales a Colombia, la mortalidad disminuyó. En ese año, era del 57%, mientras que en el 2005 fue del 9%.

Las víctimas

El aumento de mujeres contagiadas merece atención. Onusida detectó que tres de cada cuatro casos notificados entre 1983 y 2005 son hombres, mientras que e 19.74% son mujeres.

Cada año se presentan mas casos de mujeres. Mientras que en 1995 se reportaron 446 casos, 10 años después fueron notificados 667. En 2002, se reportaron el doble de casos.

“En su condición de inferioridad con relación al hombre, la abstinencia o la insistencia en el uso de preservativos no constituyen opciones realistas para las mujeres. El matrimonio y en general las relaciones estables, no constituyen una protección real contra el VIH; la mayoría de las mujeres infectadas a través de relaciones heterosexuales contrajeron el virus a partir de sus parejas estables”, revela el informe.

En algunas zonas del país, la epidemia no está concentrada en trabajadoras sexuales y homosexuales, sino que se está desviando a mujeres con parejas estables. Se ha detectado que en Santander y la Costa, son hombres heterosexuales los que, por cuestiones de machismo y cultura, llevan la enfermedad a sus casas y contagian a sus mujeres.

La prostitución también aporta a las cifras. Aunque el informe reconoce que se ha trabajado mucho en capacitar a las trabajadoras sexuales en el uso del condón y en concientizarlas de hacerse la prueba para saber si están contagiadas, al final pesa que sus clientes les paguen más por hacerlo sin protección.

Además de las mujeres, hay otra comunidad vulnerable al contagio, según Onusida. “El adolescente homosexual puede ser mas vulnerable a la infección debido a la homofobia y a la falta de espacios de expresión de su identidad y orientación sexual, factores que conducen a negar su orientación sexual e impulsan al joven a tener relaciones clandestinas y con personas mayores que pueden estar de por sí ya infectadas”.

Tener VIH/sida en Colombia

Ricardo García, representante de Onusida en Colombia, destacó que en el país el 60% de los pacientes tienen acceso a los antiretrovirales. Pero no de manera constante. El alto costo de los medicamentos hace que, en algunos casos, tengan que suspender el tratamiento. Durante este tiempo, el cuerpo crea resistencia y, cuando lo retome, ya no tendrá ningún resultado.

“El VIH/sida es considerado en el sistema como una enfermedad de alto costo, siendo los medicamentos antiretrovirales el rubro con mayor participación en el costo de atención (mas del 80%). Los costos de atención constituyen una de las principales barreras para garantizar el acceso universal. Entre tanto, las personas viviendo con el virus que requieren tratamiento antiretroviral, frecuentemente se ven abocadas a utilizar mecanismos como la Acción de Tutela para poder acceder a los servicios y al tratamiento en forma regular e ininterrumpida”, explica el texto.

Retos y metas

Durante esta década, el gobierno ha promovido dos estrategias para hacerle frente a la enfermedad: el Plan Estratégico Nacional 2000-2003 y el Plan Intersectorial de Respuesta Nacional 2004-2007. Ambos, dirigidos a prevenir el contagio, a través de información y educación, sobre todo a las poblaciones mas vulnerables; a fortalecer el sistema de vigilancia en salud pública; y a garantizarle a los pacientes el tratamiento adecuado.

Hay metas claras. Para el 2015, el gobierno espera haber mantenido la prevalencia de infección por debajo del 1.2% en la población de 15 a 49 años; haber reducido en un 20% la mortalidad; haber aumentado en un 20% el uso de condón entre jóvenes de 15 a 24 años y en un 30% la cobertura de terapia antiretroviral a las personas que la requieran. También haber reducido en 20% la incidencia de transmisión madre e hijo.

Una meta debería ser también mejorar los sistemas de registro, pues las mediciones actuales sobre contagio son precarias y están lejos de dar un balance real de la enfermedad en el país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.