Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/04/17 00:00

Sigue bajando el secuestro

El secuestro sigue bajando en Colombia. Durante el primer trimestre de 2006, las denuncias de plagios se redujeron a la mitad respecto al mismo período del año pasado, según las cifras reveladas por Fondelibertad, la entidad encargada del tema en el gobierno.

En Semana Santa fueron secuestradas seis personas en todo el país.

De 252 denuncias entre enero y marzo de 2005 pasaron a 126 este año, lo cual demuestra que la política antisecuestro emprendida por el gobierno en 2003 sigue dando sus frutos. En ese año, el gobierno de Uribe comenzó a realizar operaciones conjuntas entre los Gaula de la Policía y el Ejército para desarticular a los mayores grupos de secuestradores. En los dos últimos años, se debilitaron el frente 22 de las Farc que cometía el mayor número de secuestros en Bogotá y Cundinamarca, el frente Carlos Alirio Buitrago del ELN, responsable de miles de plagios en Antioquia, y milicias urbanas en Medellín y Bogotá.

La disminución de los retenes ilegales o pescas milagrosas de 13 en los tres primeros meses del 2005 a 5 en el 2006 refleja que la tendencia a la baja se mantiene desde que se emprendió el programa de seguridad en carreteras. Más aún cuando se compara con los 700 secuestros registrados en retenes en el 2002.

Sergio Restrepo, encargado del tema en el Gobierno, también atribuye a la mayor capacitación de la Policía en la Escuela Antisecuestro de Sibaté, creada con aportes de Estados Unidos, una mayor eficiencia en la reacción a los secuestros. “Si se denuncia un secuestro en las primeras 24 horas, hay una posibilidad mayor al 90 por ciento para rescatar a la víctima,” asegura e invita a los ciudadadanos a seguir denunciando los plagios en las líneas 147 y 165, desde teléfono fijo o celular.

Además de esta notable reducción, este delito presentó dos variaciones importantes. El primero es que las Farc dejaron de ser los principales secuestradores, el poco honorable puesto que ostentaron durante varios años. Durante el 2006, grupos de delincuencia común plagiaron a más personas que la guerrilla de Manuel Marulanda o el ELN.

El segundo fenómeno es geográfico. Mientras que el secuestro bajó en todo el país, en dos departamentos subió. En el Tolima, con 22 secuestros, se registró un aumento del 214 por ciento. Según Restrepo, por un plagio de 8 personas que duraron retenidas en una finca durante cuatro horas mientras los robaban. En Santander también se duplicaron los plagios. Antioquia y Meta siguen siendo los dos departamentos con el mayor número de secuestros, pero registran una tendencia a la baja muy positiva. En Antioquia se redujo a la mitad el número de plagios y en el Meta a una tercera parte. En Bogotá, se presentaron seis secuestros.

Los agricultores siguen siendo las principales víctimas del plagio. Y en lo que va corrido del año 12 niños han sido secuestrados, una cifra aún dramática, pero menor a la de hace un año, cuando secuestraron a 28 menores durante los tres primeros meses.

La Fundación País Libre, ONG antisecuestro con larga trayectoria en el país, considera que el secuestro sí ha bajadom, pero no en la proporción que asegura el gobierno. Su directora dice que hay varios casos que no se denuncian porque los tiempos entre el secuestro y el pago del rescate se han acortado. También dice que los criterios para registrar un caso como secuestro han ido variando, de tal forma que ahora solo se registra como plagio los casos que tienen investigación en la Fiscalía. El funcionario Restrepo dice que usan la misma metodología desde hace cinco años.

Para Semana Santa, los grupos Gaula del Ejército y la Policía adelantaron una campaña de prevención en los principales aeropuertos, terminales de transporte y carreteras para evitar secuestros. A pesar del esfuerzo, Fondelibertad reportó seis casos la semana pasada.

Mientras baja el secuestro, las cifras de desaparición forzada tienden a aumentar. Por eso la Vicepresidencia también lanzó un programa de sensibilización frente al drama de las familias de las víctimas. Arrancó por el Guaviare, donde el problema es particularmente grave.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.