Viernes, 20 de enero de 2017

| 2006/06/13 00:00

Sigue caída libre de la bolsa

La caída precipitada en la Bolsa continuó hoy y el índice general accionario, que mide la variación promedio de las acciones más importantes transadas durante la jornada, cayó 8,73 por ciento.

Sigue caída libre de la bolsa

La Bolsa de Valores sigue cayendo. Si bien este martes no fue necesario suspender las operaciones, siempre se negoció cerca del límite en el que se hace efectiva la intervención del mercado.
 
La normativa señala que si en un día todo el Índice General de la Bolsa de Colombia cae más del 10 por ciento, se deben suspender inmediatamente las operaciones; esto fue lo que ocurrió el lunes pasado.
 
Este martes, la caída promedio llegó a ser de 9,75 por ciento. Sin embargo, al final de la jornada hubo una pequeña recuperación que evitó la interrupción de las negociaciones.

Hoy las caídas fueron considerables. Por ejemplo, Protección cayó casi 19 por ciento; Suramericana de Inversiones, 18,54 por ciento; Paz del Ríos, 17,76; Interbolsa, 17,36 y Colinvers, 14,42 por ciento, entre otros. La única acción que tuvo un aumento en su cotización fue la de Edatel, con un incremento de 4,94.

Para las autoridades, la caída en el índice bursátil de Colombia es una sobrerreacción por parte de los inversionistas, pues si bien se han presentado caídas en los demás mercados mundiales, no hay razones de fondo para explicar la profunda baja del mercado nacional.

En la jornada de hoy ninguna de las más importantes bolsas del mundo tuvo balance positivo y el caso más crítico fue el de la Bolsa de Hong Kong, donde la caída en el precio de las acciones fue de 2,48 por ciento.

El gobierno nacional, por su parte, llamó nuevamente a la calma y decidió eliminar un norma que exigía que cualquier inversión extranjera en el mercado de capitales estuviera mínimo durante un año, lo que impedía el impacto de los llamados capitales golondrina que llegan y se van de un mercado de un día para otro. El objetivo de la norma es hacer que el mercado colombiano sea más atractivo para los inversionistas. Sin embargo, para muchos es claro que con la eliminación de esa talanquera, el mercado colombiano podría quedar aún más expuesto a la salida de capitales.
 
¿Qué está pasando?
 
Como no es claro para los colombianos, qué está pasando exactamente en la Bolsa, Semana.com entrevistó a Andrés Ortiz, vicepresidente comercial de Corredores Asociados, una de las firmas con mayor tradición en el país, para que respondiera las preguntas que se hace la gente en la calle.

¿Cómo deben reaccionar los inversionistas frente a la caída de la Bolsa?
La Bolsa tiene diferentes tipos de inversionistas. Uno tiene que entender que hay ahorradores de largo plazo, especuladores –que pueden ser personas colombianas o del extranjero- y el paracaidísta, que le pareció que la acción era el negocio del siglo, sin importar que uno le dijera que no pusiera toda la plata en la misma canasta.

¿Cómo deben reaccionar los inversionistas de largo plazo?
Si es un inversionista de largo plazo, debe tranquilizarse y comprar, porque las acciones están muy baratas en esos niveles.

¿Y el especulador?
El problema del especulador es que no tiene la plata para comprar las acciones, lo que hace es jugarle a un precio futuro de la acción para poderla vender apenas llega el día de cumplimiento de la operación. Cuando llega un momento como este, cuando el precio está por debajo, tiene pérdidas, y como no tiene la plata para quedarse con ellas, tiene que salir a venderlas, y eso ha pasado mucho. Todos estos especuladores han tenido que empezar a vender las acciones.

¿Qué tanto tiene que ver esta caída con la fuga de los inversionistas internacionales?
Los inversionistas internacionales están en el país en la medida en que las rentabilidades son mejores de las que pueden obtener en el extranjero. En ese campo, aparecen muchos banqueros de inversión extranjero, y cuando empezaron a darse los fenómenos de inflación en E.U. y a subir las tasas de interés allá, la opción de Colombia y de los países emergentes, empieza a ser menos atractiva. Entonces deciden sacar la plata para llevársela a Estados Unidos o a economías más fuertes. Lo hacen vendiendo los activos aquí y eso hace que caigan los precios. Al mismo tiempo compran dólares y por eso el dólar sube.

¿Pero exactamente qué es lo que está pasando?
Cuando entramos en una bola de nieve como la de las últimas dos semanas, se genera más ruido, se genera un efecto manada, salen a vender ya personas que no tenían esa vocación de inversionistas extranjeros y eso genera un flujo mayor de venta, se caen más los precios y se genera un efecto bola de nieve. Eso hace que caigan casi 20 por ciento en el promedio general, como la acción de Suramericana, que cayó el 34 por ciento entre ayer y hoy.

¿Por qué aconseja calma en este momento?
Lo que recomendamos es que analice cuál es su perfil de inversionista. Si es un inversionista a largo plazo, con estos precios es una buena alternativa comprar. Lo que estamos viendo ahora es un tema de precios, pero ninguna de estas compañías tiene un desempeño malo, el país no está teniendo desempeño malo, todo tiene que ver con los precios en el mercado de capitales. Cuando eres inversionista de largo plazo le juegas a la empresa mas que a otra cosa. Eso pasó en la OPA de Bavaria, muchas personas la habían comprado a centavos, y terminaron vendiendo a 34 mil pesos, porque tuvieron visión de largo plazo. Durante esos treinta años, Bavaria tuvo días buenos, malos. En el mediano plazo van a tener unos excelentes resultados. El mercado tiene movimientos de precios y hay mucha influencia de mercados internacionales.

En los últimos años, los precios de la bolsa subieron un 230 por ciento. ¿Era un crecimiento artificial?
No era artificial. Normalmente las acciones en el mundo se transan a un precio equivalente al valor patrimonial de las empresas multiplicado por dos o tres veces. En Colombia, veníamos con menos de una vez el valor patrimonial. Era normal que tuvieran un ajuste en precios a esos niveles. Pero igual como pasa para debajo, pasa para arriba. A esa subida también ayudaron los inversionistas internacionales conscientes de que estaban muy baratas. Se creó una bola de nieve hacia arriba. Se negociaron hasta 5 veces el valor patrimonial. Eso no significaba que toda la bolsa fuera una burbuja. Si uno se asesora bien sabe qué acciones se encuentran en unos rangos razonables de precios.
En Corredores Asociados sabíamos que durante el 2006 ya no debían subir sino debían tener una valoración acorde con el desempeño de las compañías; si tienen rentabilidades del 10 por ciento, era normal que rentara un 15 por ciento.

¿Va a seguir cayendo la bolsa?
Hoy ya han salido esas platas internacionales que estaban aquí y el gobierno anunció un decreto que va a quitar la obligación de que los inversionistas internacionales se mantuvieran como mínimo un año. Eso va a permitir que los inversionistas internacionales entren a comprar cuando los precios son muy atractivos como ahora. Les quitamos las trabas para entrar a invertir en un buen activo. Pero eso también nos quita una seguridad, podemos tener una mayor volatilidad.

¿Qué tan cierto es que los corredores se acuestan un día de yuppies y al día siguiente ya son expertos en la bolsa?
Me llama la atención que por ejemplo Héctor Abad nos llame a todos unos bolsones. Lo que sucede es que la gente se deja llevar por las burbujas, no es un problema de los corredores de bolsa, sino de las decisiones que toman los que compran acciones.

¿Es frecuente que principiantes pongan su propio puesto de bolsa?
No es cierto, hoy en día hay gente muy profesional trabajando en el mercado de valores, que presta una asesoría lo más profesional posible. Pero a veces por más que le diga uno al cliente que no meta los huevos en la misma canasta, toman el riesgo a pesar de la asesoría.

¿Se siente mucha depresión en la bolsa por estos días?
Hay mucha gente aporreada en la bolsa. Y las depresiones no es solo porque vayamos perdiendo, porque en el mercado de capitales uno pierde o gana plata, sino porque uno genera vínculos con los clientes, y ver que están pasando malos momentos lo afecta a uno.

Participe en el foro de los lectores sobre el tema.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.