Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/10/08 00:00

‘The New York Times’ vuelve a ‘jalarle las orejas’ al Presidente Uribe

El periódico más influyente del mundo pidió ahora postergar la firma del TLC con Colombia porque el Jefe del Estado no “han hecho lo suficiente por llevar ante la justicia a los paramilitares matones y a los dirigentes políticos que los apoyan”.

‘The New York Times’ vuelve a ‘jalarle las orejas’ al Presidente Uribe

En un editorial publicado este lunes, el periódico ‘The New York Times’ le pidió al Congreso de Estados Unidos que postergue la aprobación del Tratado de Libre Comercio firmado con Colombia (TLC) porque ni el presidente Álvaro Uribe ni su gobierno “han hecho lo suficiente por llevar ante la justicia a los paramilitares matones y a los dirigentes políticos que los apoyan”.

Bajo el título de ‘Los demócratas les hablan con sensatez a los demócratas’, el editorial es la segunda nota adversa para Uribe publicada por el diario más influyente de los Estados Unidos en los últimos cinco días. El miércoles de la semana pasada, un artículo del corresponsal Simón Romero había reproducido las declaraciones en las que el presidente colombiano negó la versión contenida en el libro ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’, de Virginia Vallejo, según la cual Pablo Escobar, jefe del cartel de Medellín, era amigo de Álvaro Uribe. La ex actriz ha dicho que por un tiempo fue la amante del capo que fue dado de baja por la Policía en 1993.

Lo curioso del artículo de Romero es que cita nuevamente un informe de los servicios inteligencia de Estados Unidos, elaborado en 1991 y desvirtuado por la justicia norteamericana, según el cual Uribe tenía vínculos con el narcotráfico.

En su editorial de este lunes, ‘The New York Times’ se refiere a los tratados de libre comercio suscritos por Estados Unidos con Colombia, Corea del Sur, Panamá y Perú, que están pendientes de la consideración por parte del Senado y la Cámara de Representantes en Washington.
 
Los argumentos del diario

“Sólo el tratado con Colombia debe ser postergado”, afirma el Times. “El presidente Álvaro Uribe y su gobierno no han hecho lo suficiente por llevar ante la justicia a los paramilitares matones –y a los políticos que los apoyan–, que son responsables de las violaciones generalizadas de los derechos humanos. Colombia espera ansiosa el acuerdo comercial y ha hecho algún progreso en derechos humanos. Pero se necesita más, y retrasar la ratificación puede todavía ser un instrumento para cambiar el comportamiento del señor Uribe. Entre tanto, el Congreso debe moverse rápidamente para aprobar el acuerdo con el Perú, por todas las razones expuestas en su carta por los sensibles líderes demócratas – y para mostrarle a Colombia lo que hace falta”.

El editorial hace referencia a una carta abierta enviada hace 15 días a los legisladores demócratas por más de 35 miembros del mismo partido que fueron congresistas o altos funcionarios del gobierno de Bill Clinton. El texto, firmado entre otros por auténticos pesos pesados como los ex jefes de gabinete de la Casa Blanca Leon Panetta y Mack McLarty, el ex senador Sam Nunn y el ex secretario del Interior Bruce Babbitt, urge en un aparte a los actuales congresistas demócratas a aprobar el TLC con Colombia, “donde el gobierno del presidente Uribe ha reducido los niveles de violencia significativamente”.

El artículo del Times implica un giro de 90 grados con respecto al último editorial que había publicado sobre el tema. Fue a mediados de año, cuando el vicepresidente Francisco Santos dialogó con el Comité Editorial del diario. En esa oportunidad, el Times, tradicionalmente opuesto al TLC con Colombia en las actuales circunstancias, dijo que si el gobierno de Álvaro Uribe daba pasos en la dirección adecuada para mejorar la situación de los derechos humanos, el Congreso en Washington debía darle luz verde al acuerdo.

Habla la embajadora

La embajadora de Colombia en Washington, Carolina Barco, se declaró sorprendida por los términos del editorial. “En primer lugar, me sorprende que se refiera en esa forma a una carta firmada por gente tan importante del partido demócrata, dentro de los cuales hay ex altos funcionarios del gobierno y congresistas destacados”, le dijo a Semana.com. “Por otra parte, me parece que no debió pedirle un cambio de comportamiento al presidente Uribe, sino más bien apoyarlo en la línea que ha seguido. El presidente ha destapado nexos de algunos políticos con grupos paramilitares, y lo ha hecho con valor, con transparencia y con la ayuda de la justicia. Este es un proceso doloroso pero necesario, y el gobierno lo está llevando adelante abiertamente y con coraje”. La embajadora anticipó que este martes enviará una carta de respuesta a ‘The New York Times’.

El TLC fue firmado en Washington el 22 de noviembre de 2006 por el ministro de Comercio de Colombia, Jorge Humberto Botero, y por el ‘número dos’ de la oficina del Alto Representante Comercial de Estados Unidos, John Veroneau. El gobierno republicano de George W. Bush, que ha respaldado sin ambages el acuerdo comercial, no lo ha enviado al Congreso para la votación correspondiente porque sabe que no correrá con suerte. Desde el 7 de noviembre pasado, las cosas son muy distintas en el Capitolio, donde ya no mandan los amigos de Bush. Ese día, los comicios legislativos les confirieron las mayorías en el Senado y la Cámara a los demócratas, para quienes el TLC no debe recibir el visto bueno hasta que el gobierno colombiano muestre avances en la seguridad de los líderes sindicales, luche eficazmente contra la impunidad en los casos de violencia contra los sindicalistas y combata decididamente el paramilitarismo.

Muchos observadores señalan que el editorial de ‘The New York Times’ complica aún más las cosas de cara a una eventual aprobación legislativa del TLC en Washington. El tratado sólo saldrá adelante si consigue 218 de los 435 votos de la Cámara y 51 de los 100 que tiene el Senado. De momento, las voces más autorizadas piensan que los senadores no le pondrán palos en la rueda al tratado, pero consideran que en la Cámara faltan unos 40 votos. A esa difícil tarea se dedica las 24 horas del día la Embajada en Washington bajo la dirección de Carolina Barco.

Respaldo a Perú

Por otro lado, ‘The New York Times’ respalda en su editorial el TLC con el Perú. La oficina del Alto Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) se lo remitió el pasado 27 de septiembre al Congreso, que lo ratificará con toda probabilidad en las próximas semanas. Ya pasó la primera votación en el Comité de Finanzas del Senado.

En cuanto al tratado con Corea del Norte, el Times sostiene que “enfrenta la terca oposición de la Ford Motor Company y del congresista demócrata Sander Levin, quien cree que los ensambladores de automóviles de Detroit han conseguido un acuerdo injusto”. Y agrega: “Hay ganadores y perdedores en estos tratados pero el beneficio total –aproximadamente 10.000 millones de dólares más para la economía de Estados Unidos–debe imponerse”.

Sobre el TLC con Panamá, el rotativo neoyorkino afirma que “algunos legisladores han dicho que se han opuesto al pacto luego de que la Asamblea Nacional de ese país eligiera como líder a un hombre requerido por la justicia norteamericana por la muerte en 1992 de un soldado estadounidense. Este es un tema serio en el que tanto la Casa Blanca como el Departamento de Estado deben presionar al gobierno de Panamá”.

El periódico alude al caso de Pedro Miguel González, sindicado por la justicia norteamericana de ser uno de los responsables de la muerte del soldado Zack Hernández. González argumenta que fue absuelto por los jueces panameños en 1997.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.