Martes, 17 de enero de 2017

| 2004/05/23 00:00

TLC: reality continental para las Pymes

TLC: reality continental para las Pymes

Es un desafío para cualquier país del área andina hacer un TLC con Estados Unidos. No se nos olvide que es la mayor potencia económica del mundo, por lo que debemos verlo como una gran oportunidad el poder realizarlo. Claro está que si no nos preparamos, si no conocemos las reglas del juego y nuestras empresas son incapaces de enfrentar en un momento dado las demandas de nuestros productos en el mercado estadounidense y no se atienden factores tan importantes hoy como calidad y medio ambiente, muy seguramente será un fracaso en el corto plazo.

He tenido la oportunidad de observar durante los últimos meses a diversos empresarios muy ansiosos, con muchas ganas de poder ubicar sus productos en el mercado de estadounidense y que ven la posibilidad de llegar aún más allá. Venimos en un proceso de preparación a todo nivel, de tal modo que es evidente cómo los ejecutivos de las pymes asisten a diplomados; operarios y mandos medios van a seminarios y foros con el fin de poder enfrentar nuevos retos en esa dirección. No es fácil, claro está, pero creo que hemos avanzado y ha de continuarse por buen camino.

Ya en las empresas hablamos de certificación de calidad, de conservar el medio ambiente; ya contamos con departamento de comercio exterior y hemos entrado en la honda en la que se observa como solución económica la exportación. De manera que una tendencia que se vive también es la de exportar, exportar y exportar; eso sí, sin descuidar nuestros mercados internos.

Cabe recordar igualmente que un porcentaje muy alto, hablamos de una mayoría de empresas nacionales, son pymes, y que a estas son sumadas las que generan hoy por hoy empleo en el país. A lo mejor sea esta la oportunidad de expresarlo, somos los pequeños fuertes. Pero tenemos que continuar siéndolo y ello implica mirar hacia adelante, buscando la forma de ser cada vez más fuertes y grandes. No sólo en tamaño, sino en calidad y rentabilidad.

Recientemente, el superintendente de sociedades Rodolfo Daniels Lacutoure hizo un llamado a los empresarios en el sentido de que adopten técnicas modernas de análisis como el EVA, el cuadro de mando integral, el Full Cash Cost, para tomar decisiones estratégicas útiles. Este es un claro ejemplo de la realidad que nos asalta diariamente. Estamos en la obligación de vivir muy atentos a los cambios y asumirlos con lo mejor de nosotros mismos. Es la hora en que nos vemos abocados a salir y defendernos con talento, inteligencia, calidad y mucho temple. Esto es sano porque nos pone a prueba. Personalmente y como colombiano, pienso que tenemos la virtud del talento empresarial; lo otro es simplemente temor, una inseguridad que no nos deja progresar.

Todo en la vida nos exige salir a medirnos alguna vez en un ámbito que se supone desconocido hasta el momento en que lo enfrentamos y lidiamos con él. Sólo así es como se aprende la riqueza del valor humano. ¿Cómo salimos de casa si somos temerosos de lo que pueda suceder? Con la confianza y la fe de defender unas reglas claras frente a una competencia, frente a un mercado, frente a tantas posibilidades, lo que se requiere es preguntarnos cómo puedo actuar una vez que esté en el patio del vecino o cómo debo actuar frente a la presencia del vecino en mis terrenos. Lo cierto en ese momento es que tendré que salir a conquistar y también que vendrán a hacer otro tanto en mi escenario.

Resulta innegable también que tendremos que enfrentar dificultades, porque todo cambio así lo presenta, pero ese es el arte de la vida, aprender de ellas, saberlas manejar y aprovechar para nuestro beneficio. El TLC es una lección global sobre la cual debemos actuar como el agua, amoldarnos a la situación de la mejor manera posible, acoplarnos, ajustarnos al ritmo en lugar de sucumbir por el miedo.



*Empresario del sector salud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.