Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/07/03 00:00

Tras condena contra ‘Sonia’ el turno ante la justicia de EU es para Simón Trinidad

El gobierno Bush espera una ‘pena ejemplarizante’ para el ex negociador de las Farc, procesado por el secuestro de tres cooperantes de ese país.

Alias Sonia acaba de ser condenada a 16 años de cárcel por un juez federal de Estados Unidos. Simón Trinidad, quien enfrenta un juicio por el secuestro de tres cooperantes militares de ese país, sabrá en los próximos días la decisión de la justicia en su caso.

Ni las súplicas ni las peticiones de consideración le sirvieron a Anayibe Rojas Valderrama (alias ‘Sonia’) para convencer a la justicia de EU de que su ingreso a las Farc fue obligado por las circunstancias de pobreza que rodeaban a su familia en Colombia. Tampoco le ayudaron sus declaraciones en el sentido de que si la condenaba a una pena muy larga no podría volver a ver a su hijo. El juez federal James Robertson le impuso una pena de 200 meses de cárcel y solicitó que sea trasladada a una cárcel de máxima seguridad.

Ante la misma incertidumbre que Sonia se encuentra Rodrigo Palmera, alias Simón Trinidad, el otro miembro de las Farc procesado en ese país. El caso de Palmera, cuyo caso parece ser más grave debido a que tiene mayor rango en la agrupación armada, está en la fase de alegatos de conclusión y esta semana comenzará la deliberación de los jueces quienes decidirán si tuvo o no responsabilidad en el plagio de los tres cooperantes militares, ha ce más de cinco años.

Como Sonia, Trinidad asegura que no tiene conocimiento sobre el tema. Sin embargo la justicia estadounidense podría ser más drástica con él dado que su posición como vocero de las Farc en el fallido proceso de paz de San Vicente del Caguán indicaría que tenía cierto rango en la agrupación armada. Aunque algunos de los testimonios escuchados en el juicio –entre ellos el del subintendente Jhon Franck Pinchao- no lo inculpan en el secuestro, los conocedores del proceso señalan que a Trinidad le espera una condena más larga que a Sonia.

Si bien los dos pertenecen al mismo grupo, no parece ser lo mismo una vinculación obligada por la pobreza que el reclutamiento voluntario de un prestante hombre de la sociedad vallenata que tenía todos los conocimientos e información necesaria para decidir al respecto. Así no haya pruebas que lo vinculen directamente con el secuestro que se le endilga, Trinidad debe también enfrentarse a la presión de Colombia y Estados Unidos, que propugnan por su condena.

Su situación es ahora más compleja porque la parte culminante del juicio coincide con el asesinato de los 11 diputados secuestrados por las Farc y la consecuente ola de rechazo mundial al plagio. El hecho de que los tres estadounidenses hagan parte de la misma bolsa de ‘canjeables’ a la que pertenecían los diputados asesinados encendió aún más las alarmas en ese país. El ambiente es cada día más fuerte en contra del secuestro. Y esa misma tensión puede sumar en contra del guerrillero a la hora de definir el fallo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.