Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/09/12 00:00

Tras honras fúnebres, familias de diputados ahora a esperar que forenses expliquen cómo murieron

En medio de los llantos de los familiares y las caras descompuestas de decenas de personalidades políticas del país, este miércoles comenzaron las honras fúnebres para los 11 ex diputados que murieron durante su cautiverio bajo las FARC

Los familiares expresan su dolor ante el último adiós del diputado Juan Carlos Narváez, uno de los legisladores muertos durante el secuestro al que los sometió las Farc. FOTO: FABIO POSADA / SEMANA

Fundidas en un abrazo lleno de dolor y resignación Fabiola Perdomo y Clara de Rojas representan la tragedia colombiana. La primera enterró hoy a su esposo Juan Carlos Narváez, ex diputado del Valle que permaneció cautivo durante más de cinco años en manos de las Farc. La otra llora a su hija Clarita Rojas y su nieto Emmanuel, del que sólo conoce su nombre pues nació secuestrado. Ese fue el momento más sentido de la ceremonia con la que los vallecaucanos despidieron a los ex diputados.

Un millar de caleños se dieron cita sobre las 10 de la mañana de este miércoles para dar el último adiós a los ex diputados asesinados en cautiverio, quienes también recibieron honores militares frente a la sede de la Gobernación del departamento. El máximo templo religioso de la ciudad no dio abasto para acoger a las personas solidarias que quisieron acompañar a las 11 familias en esta jornada de dolor. Al acto asistieron el vicepresidente Francisco Santos; el ministro del Interior, Carlos Holguín Sardi; el ex ministro Álvaro Leyva Durán, mediador en la entrega de los cuerpos; Yolanda Pulecio, madre de la secuestrada Íngrid Betancourt; el gobernador del Valle, Angelino Garzón; el alcalde de Cali, Ramiro Tafur, y otras figuras de la vida política regional y nacional.

En las afueras de la iglesia cientos de caleños escucharon la misa que terminó hacia el mediodía. Antes de iniciarse el acto litúrgico, se procedió a trasladar hacia el interior de la iglesia un cirio que fue encendido el pasado 18 de julio, como símbolo de la espera para la entrega de los cuerpos de los asambleístas. Los cuerpos de Juan Carlos Narváez, Alberto Quintero, Rufino Varela y Francisco Javier Giraldo fueron los únicos trasladados a la celebración. En la sede de la Asamblea permanecían los cuerpos de Édison Pérez, Carlos Alberto Charry y Héctor Fabio Arizmendi.

Al final de la ceremonia, Ángela Giraldo, gestora de Paz del Valle y hermana del ex diputado Francisco Giraldo, agradeció al Comité Internacional de la Cruz Roja por el trabajo realizado para recuperar los cuerpos. Se refirió especialmente a Álvaro Leyva, de quien manifestó “arriesgó su vida, lo que agradecemos muchísimo”. Su mensaje fue de reconciliación y anunció que todas las familias de los ex diputados están en disposición de perdonar.

La entrega de una triste noticia
 
La noticia no los tomó está vez por sorpresa, pero aun así, el dolor los embargó de nuevo. “Hemos identificado a los muertos, son los diputados”, les dijo en la noche del martes James Young, coordinador de la misión forense internacional, a las familias de los políticos del Valle secuestrados hace más de cinco años por las Farc y muertos, según el grupo subversivo, el 18 de junio pasado. Lo que siguió es difícil de describir, lágrimas y súplicas de madres, padres, esposas e hijos. Una muestra más del sufrimiento que acompaña a estas familias desde hace un lustro y que apenas hoy, tienen la certeza, no tendrá fin.

Mientras los familiares se reponían y comenzaban a gestionar las honras fúnebres, la comisión forense daba el parte oficial a los medios de comunicación agolpados en las afueras de Medicina Legal.
 
“Pudimos completar la tarea de identificación y también la investigación. Esta noche empezamos su entrega. Aunque los cuerpos podían reconocerse a primera vista, tuvimos la fortuna de disponer de varios métodos para nuestra misión, como fueron las fichas dentales y las huellas dactilares en todos los casos”.

Young agregó que sentían satisfacción por haber aportado su experiencia para lograr la identificación plena de cada cuerpo, “aunque esa confirmación sea una noticia triste para 11 familias, es una certeza que les ayudará a continuar con su vida”. El viernes la comisión presentará su informe en Washington a José Miguel Insulza, secretario general de la OEA. Luego el equipo partirá hacia sus países de origen. Young agradeció el apoyo de los miembros del Instituto de Medicina Legal de Cali y los felicitó por su profesionalismo.

Sobre las causas de la muerte de los políticos, el funcionario dijo que pese a obtener más información de la que se esperaba, gracias al estado de conservación en que se encontraron los cadáveres, muchas preguntas sobre las circunstancias de su muerte quedarán sin respuesta. Aseguró que los cuerpos conservaban las prendas de vestir con que murieron: camisetas y sudaderas impermeables, además de las medias. Dijo también que el Comité Internacional de la Cruz Roja protegió sus manos y pies con bolsas plásticas cuando los recuperó.
 
Aun así, el perito forense dijo que por ahora había que conformarse con una escueta explicación, que murieron por múltiples heridas de bala, “ya que tienen impactos en las piernas, brazos, abdomen y pecho, y dos de los cuerpos presentan disparos en la cabeza”.
Algunas cosas no se han determinado aun, entre ellas, si los múltiples disparos, recibidos por los asambleístas, provenían de diferentes armas o de una sola, ni la distancia desde la cual les dispararon y el calibre de la munición que encontraron en sus cuerpos.

La incertidumbre entonces sobre la muerte de los ex diputados del Valle se reduce. Al menos ya se tiene la certeza de que están muertos, pero las dudas sobre la causa de su fallecimiento continúan. El gobierno ha dicho que fueron ejecutados a sangre fría por las Farc como represalia por haber dado de baja al comandante nacional de las milicias urbanas, Milton Sierra, alias ‘J.J.’ Pero el grupo subversivo afirma que los ex diputados murieron por fuego cruzado con un “grupo armado sin identificar”.

La ciencia podría tener la solución a esta polémica y pese a que se carece de información sobre la escena del crimen, los forenses podrían establecer, por ejemplo, si los cuerpos fueron o no movidos de la zona. La respuesta estaría en los mismos cuerpos. “Por eso se tomaron muestras de tierra y de insectos que había en la ropa de los políticos”, precisó Young. “El informe técnico con conclusiones científicas se lo entregaré al secretario general de la OEA, quien determinará qué parte se publicará y en qué fecha. El gobierno colombiano sabrá el momento apropiado para darlo a conocer”, dijo el médico canadiense.

El comienzo del fin

Finalizada la rueda de prensa se procedió a la entrega de los cadáveres a las familias. Con los ojos rojos e hinchados de llorar, pero más calmados los familiares fueron apareciendo para recoger los cuerpos. Sobre las 8:20 de la noche se entregó el primero, que correspondió al ex diputado Alberto Quintero, oriundo de Cartago, en el norte del Valle. Luego siguieron Carlos Alberto Charry, Héctor Fabio Arizmendi, Nacianceno Orozco y Juan Carlos Narváez.

El ambiente a las afueras de Medicina Legal era sobrecogedor. Tan pronto les fue entregado el cadáver de Carlos Alberto Charry, sus hijas se abalanzaron sobre el carro fúnebre para verlo por última vez. Fabiola Perdomo y Rubí Jaramillo, acompañadas por Yolanda Pulecio, la madre de Íngrid Betancourt, quien aun se encuentra secuestrada por las Farc, estaban desechas de dolor. Con idéntico sentimiento John Jairo Hoyos se despidió de los periodistas, a los que les contó que pudo ver a su padre y está feliz por ello.

La Asamblea del Valle fue acondicionada para recibir los féretros en cámara ardiente, a donde llegarían anoche luego de ser arreglados en las distintas casas funerarias. Mañana sobre el medio día se oficiará una misa en la iglesia de San Francisco en Cali, con la que se rendirá homenaje póstumo a los políticos asesinados en cautiverio, luego de permanecer secuestrados por las Farc durante más de cinco años. Alí los familiares entregarán un cirio encendido a los allegados de quienes aún permanecen secuestrados, como símbolo de esperanza para que sus seres queridos regresen pronto a la libertad. Luego partirán para los sepelios, que serán individuales.

El acto litúrgico es convocado por Angelino Garzón, gobernador del departamento, y al mismo ya confirmó su participación el vicepresidente, Francisco Santos y el ex presidente Ernesto Samper, entre otras personalidades. Está en duda la asistencia del presidente Álvaro Uribe, pues el pasado lunes estuvo en Cali y solo fue recibido por dos de las familias, los Giraldo y los Orozco, las demás se excusaron.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.