Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/11/27 00:00

“Tuve que comenzar a enfrentar el mundo desde una silla de ruedas”

Armando Escobar Gil es un joven discapacitado que logró superar su situación y hoy se dedica a ayudar a esta población. A propósito de su caso, ¿Cómo es el panorama de los discapacitados en hoy en Colombia?

"Todo se da gracias a un orden cósmico que permite que cada uno esté en el lugar que le corresponde. estoy agradecido con la vida ya que debido a estar en una silla de ruedas puedo ayudar a muchos" Foto: KAREN SALAMANCA/SEMANA

El accidente automovilístico le dejó secuelas imborrables. Una fractura de columna con una lesión en la quinta vértebra cervical le hizo perder la movilidad de sus piernas y manos. Armando Escobar Gil tenía 18 años cuando se encontró con la discapacidad. La fractura no sólo fue de la columna, su vida también se fracturó en dos.

Hijo de Carlos Escobar y Olga Gil (ya fallecida), Armando se crió en una familia, de ocho hermanos, emprendedora y estudiosa. Es hermano del actual Presidente de la Corte Constitucional, Rodrigo Escobar Gil. De su mamá heredó una de las virtudes que signan su trabajo: la solidaridad. A pesar de su nueva situación Armando se esforzó y con la ayuda de su familia logró estudiar Comunicación Social en la Universidad Central. Actualmente trabaja en el Área de discapacidad del Ministerio de la Protección Social. Desde allí busca lo que en sus propias palabras el llama “la construcción de un país que incluya la población en situación de discapacidad”.

Armando hace parte del 6,4 por ciento de la población colombiana que según el censo del Dane 2005 está en situación de discapacidad permanente. La tasa más alta de discapacidad en Latinoamérica la tiene el Brasil con un 8 por ciento, luego sigue Colombia. Los orígenes de las discapacidades en los colombianos se deben principalmente a alteraciones genéticas y a complicaciones en el embarazo o en el parto. El documento Registro de Localización y Caracterización de las Personas con Discapacidad, el cual recoge datos de cerca de 440 de municipios del país, reporta que casi 60.000 casos de discapacidad son causados por las complicaciones mencionadas; los otros motivos fueron la violencia y el conflicto armado con 6.853 casos, y 4.771 por dificultades en la prestación del servicio de salud.

La percepción de la vida a Armando le cambió por completo. “Tuve que comenzar a enfrentar el mundo desde una silla de ruedas”, dice. Para una persona en estas condiciones es todo un reto, que de no ser por la ayuda que la familia y la sociedad en general difícilmente podría superarlo y salir adelante. “Cuando hay un discapacitado en la familia, se discapacita toda la familia. De alguna manera todos viven la depresión y tristeza del miembro afectado. La ayuda de la familia es fundamental para que sea estimulado, alcance sus sueños y vea que sí es posible seguir adelante” agrega.

Pero lejos de entenderlo, la sociedad aún manifiesta un alto grado de discriminación por la población que enfrenta algún tipo de discapacidad (física, cognitiva, mental). Esto se refleja en las cifras que indican la falta de acceso a servicios de salud, educación y trabajo. Según el estudio antes mencionado, la afiliación a salud de esta población por régimen subsidiado triplica a aquella de afiliación contributiva. 17.481 menores de edad están desprotegidos de atención médica. De los encuestados por el Dane, el 76 por ciento piensa que no ha mejorado sus condiciones vitales. Sobre educación cabe resaltar que solo 850 personas culminaron secundaria, mientras que 45.475 dejaron incompletos sus estudios de bachillerato. En básica primaria hay casi 100.000 que no han terminado este nivel académico.

“Sí hay discriminación manifiesta, no abierta sino subterránea. No sólo en temas de accesibilidad sino en ámbitos laborales y sociales”, sostiene Armando. Aunque aclara que el aislamiento también es de actitud, es importante fortalecer otros valores de la persona para incluirse en diferentes espacios y no caer en auto conmiseración.

A Armando le gustan las artes. Fue por eso que hizo un pos grado en producción de cine. Su opera prima como director fue El brillante de Fondclair (2003), cortometraje que se estrenó en un festival de la Universidad de Cornelle, Nueva York. En este filme actuó uno de los íconos del cine colombiano que murió este año, Carlos Mayolo. Como se trataba de algo personal, la historia cuenta la vida de un personaje en situación de discapacidad, que resulta siendo más hábil que los demás.

Pero por encima de leer y escribir su vocación fundamental es dedicarse al altruismo. Armando creó la fundación Artistas sobre ruedas con el objetivo de impulsar a los artistas que están en esta condición. En ese mismo sentido fue uno de los organizadores del evento ‘Colombia Inclusiva’, que se celebró el fin de semana pasado y que pretendía sensibilizar la sociedad en el tema. Dentro de los aspectos tratados en el evento se resaltó el potencial de esta población en materia laboral. Contrario a lo que muchos piensan, contratar a personas con discapacidad podría ser más rentable si se descubren y enfocan sus aptitudes. Los estudios demuestran que estas personas son 30 por ciento más productivas que aquellas que no poseen ninguna discapacidad. Y 7 de cada 10 personas prefieren comprar en un determinado almacén cuando conocen que esa empresa contrata personas con discapacidad.

“Lo que quiero es enviar un mensaje de que todo es posible. Por que como dijo Ernesto Sábato: ‘Allí donde se aleja la pasión se instala la apatía’”, es la manera como explica Armando su razón de ser. Admira al físico Steven Hopkings y al actor fallecido, Christopher Reeve, porque tuvieron la valentía de enfrentar su discapacidad y demostrar que se pueden lograr muchas cosas.

A partir de su propia circunstancia, desde cuando tenía 18 años, se introdujo en el tema. Él no cree que fue un asunto de azar, sino de destino con el que se muestra agradecido. “Los griegos hablaban de que habían seres trágicos por conciencia y seres trágicos por destino. Yo soy un ser trágico por destino. La vida me trajo acá con un propósito. No hay casualidades”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.