Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/07/03 00:00

Un deporte heroico

Veintiocho equipos nacionales e internacionales se darán cita en Cartagena para participar en la 'Travesía Max Adventure Bosi'. SEMANA.COM le explica en que consisten este tipo de pruebas.

El turismo de Cartagena ha estado tradicionalmente ligado a la historia de sus murallas, la rumba de la calle del Arsenal o los cruceros que llegan a sus puertos todos los meses. Pero, durante una semana, los visitantes de la ciudad heroica serán 'turistas' de alto rendimiento: los participantes de la sexta versión de la Travesia Max Adventure Bosi, la carrera de orientación más importante del país. 

¿Qué son las carreras de orientación?

Estas pruebas en paisajes remotos y terrenos hostiles son un deporte difícil de catalogar que se ha popularizado desde hace algunos años en todo el mundo, y Colombia no es la excepción. Se les llama carreras de orientación porque, al combinar varias actividades que ya hacen parte de deportes establecidos como el atletismo, el ciclomontañismo, el canotaje o el alpinismo, la parte de la ubicación para cumplir con el trazado juega un papel fundamental y se convierte en la característica que permite empaquetarlas.

Su origen está inspirado en los rallies. En 1988, el periodista francés Gérard Fusil se preguntó qué pasaría si se sometiera al cuerpo humano, sin la mediación de la máquina, a una exigencia parecida a una prueba del tipo del rally Paris-Dakar. Fue así como organizó la primera versión de 'The Raid Gauloises' en  Nueva Zelanda, al año siguiente. Fue la primera de varias competencias organizadas por Fusil. Muchos copiaron el concepto, y las pruebas se fueron popularizando y multiplicando por todo el planeta, desde Suecia hasta Sudáfrica. Así se fue desarrollando un amplio calendario mundial.

El referente más conocido es el 'Eco Challenge', que Discovery Channel  transmitió en varias ocasiones, pero hay muchas más pruebas de renombre internacional como la 'Subaru Primal Quest'; el 'Ecomotion', en Brasil, o el 'Desafío de los Volcanes', en la Patagonia, que la cadena AXN prácticamente convirtió en un reality.

Sin embargo, a pesar de su popularidad, no existe un ranking mundial al estilo de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), y el reglamento es totalmente irregular. La única característica común es la conformación de equipos de cuatro competidores en los que debe haber por lo menos una mujer. Cada prueba combina distintas disciplinas. En unas no hay descanso, mientras en otras hay paradas obligatorias para descansar; algunas son de seis días, y otras, de dos; un equipo puede ser especialista en carreras de 24 horas, pero pasarlo muy mal en una prueba de largo aliento.

Sus practicantes deben ser deportistas muy completos, para cumplir con el objetivo de llevar la mente y el cuerpo al límite. Tienen que soportar todo tipo de pruebas extremas, tanto de potencia y velocidad como de resistencia. Además de escalar, nadar, correr o pedalear, tienen que dormir poco, soportar temperaturas extremas o resistir adversidades como caminar kilómetros con una peladura o con un tobillo fracturado; en pocas palabras, superar el umbral del dolor, el hambre y la fatiga.

Precisamente por eso se necesita una exigente preparación tanto física como mental, que permita no sólo superar la adversidad, sino disfrutar de la convivencia y de la relación con el paisaje. En últimas, la gran motivación de estos deportistas es poder visitar lugares que de otro modo nunca conocerían.

La Travesía colombiana

Su geografía convierte a Colombia en un escenario inmejorable para las carreras de orientación y, precisamente por eso, aunque con muchas dificultades, han conseguido abrirse un espacio propio.

La de Cartagena será la sexta edición de la 'Travesía Max Adventure Bosi' y la segunda ocasión en que participaran equipos internacionales. Uno español, dos venezolanos y uno ecuatoriano.
 
Sus organizadores son Luisa Ríos y Jorge Llano, que han competido en el circuito mundial y son parte del equipo Bosi, que vendría a ser como una especie de 'Selección Colombia' de carreras de orientación. Aunque no participan, ellos hacen todas las pruebas para poder trazar la ruta y realizar una carrera que cumpla con los estándares que han experimentado en carne propia en competencias como el 'Eco Challenge', el 'Desafío de los volcanes' o la 'Subaru Primal Quest'. La Travesía ya ha recorrido el suroeste antioqueño (2000), el parque Tayrona (2001), el Amazonas (2002), el parque de los nevados (2003) y la meseta cundiboyacense (2004).

La gran sensación del año pasado fue Antonio de la Rosa, a quien los medios no dudaron en apodar como el Michael Schumacher de las carreras de orientación, y de su equipo, el Motorola español, se dijo que era uno de los cinco mejores del mundo. Al final de la carrera lo demostraron y se impusieron de punta a punta.

Para esta edición, De la Rosa no vino, pero su equipo, que ganó este año el 'Desafío de los volcanes', sí se hizo presente y parte como favorito. Ellos, que hacen parte de la elite mundial, son los mejores embajadores de la Travesía y la recomiendan en los lugares donde compiten. "Si volvimos es porque nos encantó. Se nota que los que organizan son corredores, que además tienen experiencia internacional. Ellos saben lo que nos gusta", asegura Mónica Aguilera, quien ha conocido medio mundo participando en este tipo de competencias. Ella, que el año pasado sufrió por cuenta de la altura de Boyacá y Cundinamarca, es la cuota femenina del Motorola español.

Tanto los españoles como los otros 27 equipos van a encontrarse con un escenario completamente distinto al del año pasado y con varias novedades. Para empezar, en esta ocasión la carrera será prácticamente sin descanso. En los cinco días de carrera sólo habrá una parada obligatoria de seis horas en Galerazamba, mientras el año pasado dormían todos los días.

En total serán 380 kilómetros que incluirán una ruta de orientación en los túneles del Castillo de San Felipe y otro en el castillo de San Fernando, para terminar en la playa de Bocagrande. "El mar hace mucho más exigente la parte del kayak y por primera vez tendremos un circuito de patinaje y otro de buceo a pulmón libre", explica Luisa Ríos, que tan pronto termine con la organización de la Travesía comenzará su preparación para ir a Brasil a competir en el 'Ecomotion', en septiembre.

En Cartagena perciben la prueba como una gran oportunidad  para posicionarla como un destino para el turismo de aventura. Países como Costa Rica se han dado cuenta del potencial y han sabido explotarlo para convertirse en destinos apetecidos. "Cartagena no se puede quedar atrás", dijo a SEMANA.COM Joan Mathieu, de la Corporación de Turismo de Cartagena, que decidió meterse de lleno y ha estado involucrada en todos los preparativos. Su interés llega al punto de que quieren establecer una carrera de orientación todos los años en la ciudad heroica. La Travesía va a dejar una ruta trazada de lo que podría ser el mapa del turismo de aventura.

A pesar de la exigencia, no todo es sufrimiento, y la popularidad de las carreras de orientación se mantiene en alza. Para ponerlo en pocas palabras, como lo explica Mónica Aguilera en su inconfundible acento español, "qué mejor que ir con unos amigos a conocer un sitio distinto. Y si es compitiendo, pues tanto mejor".

*Periodista de SEMANA.COM. Correo: storrado@semana.com

Vea más sobre carreras de orientación:

www.travesiamaxbosi.com
 http://www.theraid.org/
 http://www.desafiovolcanes.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.