Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2008 12:00:00 AM

Un paso adelante en los acercamientos de Colombia y Ecuador

Tras la reunión de los vicecancilleres colombiano y ecuatoriano, en Panamá, la OEA señaló que hay avances en las medidas de confianza y cooperación. ¿Se resolverá la crisis?

El intento por restablecer las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador surtió un efecto positivo tras la reunión de los vicecancilleres de los dos países, que tuvo lugar en Panamá. Este encuentro, entre Camilo Reyes, vicecanciller colombiano y su homólogo, José Valencia de Ecuador fue el tercero en el proceso de acercamiento de los dos países en aras del restablecimiento de la confianza, y en el que la Organización de Estados Americanos sirve de mediador.

Según Víctor Rico, representante del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se logró avanzar en temas como la recuperación de la confianza y la cooperación en medidas de seguridad.

“El proceso está avanzando de manera importante”, indicó Rico tras la conclusión del encuentro en la sede de la OEA en Panamá este martes. El representante del organismo multilateral no dio detalles de los compromisos adquiridos argumentando que cada diplomático debía consultar con su gobierno, pero dijo que el cuarto encuentro podía tener lugar en los próximos días.

Las reuniones anteriores de los vicecancilleres se celebraron el 29 de abril, en Panamá, y el 13 de mayo, en Lima, con la participación de representantes de la OEA.

El encuentro de este martes, que se extendió durante toda la tarde, se hizo a puerta cerrada en las oficinas del organismo multilateral, en la Ciudad del Saber, antigua base militar de Estados Unidos.

La semana pasada, también en Panamá, se reunieron jefes militares de los dos países quienes acordaron restablecer la cartilla de seguridad, mecanismo que sirve para registrar y resolver los incidentes que se presentan en la frontera.

“El espíritu y la dinámica de trabajo continúan en un sentido muy positivo”, acotó Rico, quien añadió que el replanteamiento de una cartilla de seguridad para los dos países fue “un paso muy concreto en la restauración de canales de confianza… Este es un proceso que debe continuar y está previsto que tengamos otras reuniones en un plazo relativamente corto”, añadió.

Las reuniones se enmarcan en los esfuerzos que vienen haciendo los dos países que tienen interrumpidas las relaciones diplomáticas desde el 3 de marzo. Quito retiró su cuerpo diplomático de Colombia cuando comprobó que tropas colombianas ingresaron en suelo y atacaron un campamento de las Farc. En la incursión militar cayó el jefe guerrillero Raúl Reyes y 24 personas más, entre ellas cuatro mexicanos y un ecuatoriano.

El gobierno colombiano consideró legítimo su derecho de combatir al terrorismo, y Quito denunció el hecho como una violación a la soberanía con la intención de extender el conflicto colombiano a otros países. Desde entonces, representantes de ambos gobiernos mantienen una actitud de acusación mutua: Bogotá argumenta que Ecuador es cómplice de las Farc y Quito que Colombia sirve al interés de Estados Unidos de desestabilizar la región.

Este es un paso importante si se tienen cuenta que hasta hace unos días Insulza expresaba su escepticismo frente a la posibilidad de que los dos países llegaran a acuerdos importantes. El encuentro entre altos mandos militares es una buena señal para la reanudación de la Comisión Binacional de Frontera (Combifron), importante ente militar con presencia diplomática que discutía la seguridad fronteriza, y que fue cancelada a raíz de lo ocurrido el 1 de marzo.

Sin embargo, la semana pasada, durante la presentación del informe sobre los avances de la misión de conciliación ante la Asamblea General, Insulza dijo que quedaban abiertos varios interrogantes sobre lo que ocurrió en el campamento de las Farc, en Ecuador. “Hay cosas que no se pueden averiguar en tres días”, subrayó Insulza sobre los dispares puntos de vista al respecto.

Hay que esperar a ver cómo evoluciona el panorama político interno y regional, que incide indirectamente sobre las relaciones entre los dos países. Otro escenario que podría favorecer los acercamientos es la reunión de los miembros de la OEA, entre el próximo 1 y 3 de junio, que contempla en su agenda las discrepancias entre las dos naciones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.