Martes, 17 de enero de 2017

| 2008/06/24 00:00

Una Eurocopa de final incierto

Eduardo Arias analiza como Alemania y España, los dos favoritos en el papel, esperan con inquietud a Turquía y Rusia. ¿Equipos sin historia? Falso. Alemanes, rusos (en la era soviética) y españoles han estado varias veces en esta instancia decisiva.

Una Eurocopa de final incierto

El miércoles y el jueves se juegan los partidos de semifinales de la Euro2008 de fútbol y es evidente que en esta fase decisiva brillan por su ausencia Italia, Francia y Portugal, tres de los grandes favoritos antes de que comenzara el evento. En los cálculos de pocos estaba que Rusia y Turquía llegaran a la semifinal de la Eurocopa de Naciones de fútbol. España, como casi siempre prometía mucho y, por primera vez en 24 años, cumplió. Así que ver a los españoles entre los cuatro mejores del torneo es como una especie de sorpresa, no por su potencial sino por sus pobres resultados en copas del mundo y eurocopas.

En estos días ha sido común oír decir que, salvo Alemania, a la instancia definitiva de la Euro2008 llegan rivales sin historia. En términos de historia reciente es cierto. Incluso la misma Alemania venía de dos fracasos estruendosos en 2000 y 2004. Pero si se miran los antecedentes de esta competición, España, Rusia y Alemania, en orden ascendente, presentan un historial muy rico.

España fue campeón en 1964 y finalista en 1984. Desde entonces los españoles no se metían a la fase definitiva de un torneo grande. Rusia, como tal, no tiene casi historia. Pero no se debe olvidar que este país era el principal componente de la Unión Soviética, una selección que ganó el primer torneo, que se celebró en 1960 y que en total jugó cuatro finales. España ganó cuatro años después y jugó la final de 1984(ver recuadro).

Lo que viene...

Hablar de favoritos se ha vuelto muy complicado en el fútbol de hoy. Por ese motivo ambas semifinales son de pronóstico más bien reservado. En el juego del miércoles Alemania arranca como favorito. En cuartos de final le bastó jugar a lo alemán básico (nada de Beckenbauers, Netzers, Schusters, Matthaeus, Klinsmanns) para someter a Portugal, que en el papel lucía muy superior. Además Turquía, su rival, llega con 120 extenuantes minutos de juego encima y una lista enorme de jugadores suspendidos y lesionados. Sin embargo, Turquía ya ha mostrado en este torneo que su especialidad es golpear en el último instante, cuando los rivales dan por descontado el triunfo. Y la sola idea de un cuarto milagro turco seduce a todos, salvo a los hinchas de Alemania.

El jueves se enfrentan España y Rusia. Lo hacen por segunda vez puesto que el grupo D comenzó precisamente con la holgada victoria de los ibéricos ante los rusos por 4 goles a 1. Un resultado que a estas alturas del torneo es una anécdota. Rusia ha mejorado notablemente su línea defensiva y en cuartos de final se dio el lujo de quitarle el balón a los holandeses y los derrotaron con total merecimiento, tal como habían hecho también ante Grecia y Suecia en la primera fase.
Así que España, que de todas maneras carga con el rótulo de favorita, tendrá que vérselas con un rival muy distinto al que ya enfrentó en la primera fase. Sin duda, dos partidos que de pronto no serán de gran nivel técnico pero sí muy cargados de incertidumbre y, por consiguiente, de emociones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.