Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/11/20 00:00

Uribe les abre las puertas a las Farc para negociar la paz siempre y cuando éstas liberen a todos los secuestrados

Asimismo, el jefe del Estado colombiano autorizó que el presidente Hugo Chávez se encuentre con ‘Marulanda’ en el Caguán si previamente las Farc dejan en libertad de manera unilateral a un grupo de secuestrados en su poder, con el compromiso de liberarlos a todos, incluidos los tres norteamericanos.

El presidente Álvaro Uribe Vélez, el comandante de las Farc Manuel Marulanda Vélez y el presidente de Venezuela Hugo Chávez.

El presidente Álvaro Uribe Vélez tomó una decisión trascendental en las últimas horas: abrirles las puertas a las Farc para buscar un proceso de paz entre el gobierno y la insurgencia armada. El sorprendente anuncio se hizo en momentos en que en el país flotaba una sensación de escepticismo porque las Farc no habían entregado pruebas de vida de los secuestrados que mantiene cautivos en la selva. Para Uribe, si bien las pruebas son importantes porque alivian un poco el dolor de las familias, el país debe irse más allá y buscar una salida negociada al conflicto.
 
El Presidente incluso fue más audaz e informó que estaba dispuesto a encontrarse cara a cara con ‘Manuel Marulanda Vélez’, ‘Tirofijo’ “previa liberación de todos los plagiados y en el marco de un proceso de paz exitoso”. Un primer paso, según el gobierno, sería un encuentro entre el presidente Hugo Chávez y el comandante de las Farc.
 
Aunque para esta cita se fijaron condiciones: “Si las Farc dejan en libertad de manera unilateral a un grupo de secuestrados en su poder, con el compromiso de liberarlos a todos, e incluidos los tres norteamericanos”. Igualmente, el presidente Uribe anunció que después de este acto, el presidente Chávez recibirá la autorización para la reunión con ‘Marulanda’ en un sitio del Caguán, “con reglas claras y acompañamiento internacional”. Ese encuentro ente el guerrillero y el Presidente venezolano “se realizaría con el compromiso de iniciar un proceso de paz”.
 
Los anuncios fueron hechos al mediodía de este martes por el alto comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, en la sede de la Casa de Nariño.

Es decir que si las Farc dan una respuesta positiva, el país podría encaminarse a un proceso al que pocas voces le apostaban debido a la intensa confrontación entre las partes. Sin embargo, los analistas consideran esto no es un obstáculo sino una lógica de las guerras porque son los enemigos, quienes se sientan a negociar la paz.

No hay molestias con Chávez
 
El gobierno del presidente Uribe ratificó al mediodía de este martes que no está molesta con Venezuela y que confía en las gestiones del presidente Hugo Chávez para lograr un canje de secuestrados por guerrilleros de las Farc presos y que se mantiene el 31 de diciembre como fecha límite para las gestiones.

Hasta ahora se desconoce si el proceso de negociación de Chávez y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, podrá efectivamente conseguir la libertad de cientos de secuestrados por la guerrilla, algunos desde hace una década. Entre los rehenes figuran la ex candidata presidencial colombo-francesa Íngrid Betancourt, tres estadounidenses, militares y policías, que se busca sean dejados en libertad a cambio de la liberación de rebeldes encarcelados, al menos dos de ellos en Estados Unidos.

Pese a la magnitud de la propuesta, el gobierno mostró su escepticismo ante las Farc. Restrepo dijo a la prensa que el gobierno, si bien mantiene toda su confianza y se ha jugado sus “mejores cartas” –al recurrir a Chávez y a la senadora colombiana opositora Piedad Córdoba para lograr el canje–, no tiene la misma confianza en la voluntad de las Farc porque considera que con todos los gestos que han hecho Bogotá y el mandatario venezolano, aún ese grupo rebelde no comienza a discutir pasos concretos para la liberación de los rehenes.
 
La hora de las decisiones

La trascendental propuesta del presidente Uribe se produjo en una cadena de hechos sobre el tema que ha marcado la agenda informativa no sólo de Colombia sino de otros países como Venezuela y Francia. Las últimas horas han estado marcadas por un intercambio de declaraciones y comunicados de Chávez, desde París, donde se reunió el martes en la mañana con el presidente Nicolás Sarkozy para discutir el caso Betancourt, con réplicas del comisionado colombiano en Bogotá.

En la capital francesa Chávez reveló que el mandatario colombiano Álvaro Uribe le comentó que el 9 de noviembre pasado, durante la Cumbre Iberoamericana, en Chile, que estaría dispuesto a reunirse con ‘Manuel Marulanda’, alias ‘Tirofijo’, jefe máximo de las Farc. Su anuncio fue hecho ante los periodistas recién llegado a París.

Poco después de hablar Chávez, Restrepo reaccionó y leyó en la noche del lunes en el palacio de gobierno en Bogotá un primer comunicado afirmando que ese encuentro de Uribe con ‘Marulanda’ siempre estuvo condicionado, y así se lo dijo el presidente colombiano a Chávez en Chile, a que las Farc liberaran a todos los secuestrados en su poder y que fuera en el marco de “un proceso de paz exitoso”.
También fue anunciado el plazo de diciembre para las negociaciones de Chávez, iniciadas en agosto. Restrepo dijo que ese plazo no fue fijado “por capricho” sino porque estos procesos requieren de un límite en el tiempo.
 
“La urgencia nuestra es encontrar una fórmula por la liberación... nosotros queremos que se centren los esfuerzos en ese asunto y no nos distraigamos, no caigamos en el juego de dilación de las Farc, que sería terrible porque no nos conduce a buen puerto”, aseguró.

En París, por su parte, Chávez dijo en una conferencia de prensa que el comunicado de Restrepo del lunes era “extraño” porque nunca se mencionó en la cita de Chile la liberación de todos, sino un grupo de secuestrados y que le parecía importante comentar la disposición de Uribe de ver a ‘Marulanda’ porque era muestra del compromiso del colombiano por la paz.

Las cosas claras
 
La respuesta colombiana no se hizo esperar y Restrepo leyó pasado el mediodía el nuevo comunicado en el que hizo el importante anuncio. Previamente afirmó que la dinámica que habían adquirido los hechos obligaban al gobierno colombiano a hacer pública la totalidad de la oferta colombiana, en vista que ya era conocida parcialmente por boca del dirigente venezolano.

Fue en ese momento que anunció: “Si las Farc dejan en libertad de manera unilateral a un grupo de secuestrados en su poder, con el compromiso de liberarlos a todos, incluidos los tres norteamericanos, el presidente Hugo Chávez recibirá autorización (del gobierno de Bogotá) para una reunión con ‘Manuel Marulanda’ en un sitio del Caguán (antigua zona de distensión), con reglas claras y acompañamiento internacional. Dicha reunión se realizaría con el compromiso de iniciar un proceso de paz. El presidente Álvaro Uribe manifestó su disposición para ir a un encuentro similar, previa liberación de todos los secuestrados y en el marco de un proceso de paz exitoso”, dijo el comunicado de cuatro puntos leído por el Comisionado.

Restrepo declinó comentar qué sucedería si para el 31 de diciembre, al expirar el plazo dado por el gobierno, aún no había un acuerdo sobre cómo o cuándo comenzar las liberaciones o cómo podría funcionar esa zona en el Caguán para eventuales diálogos de paz.

“No es el momento de poner en cuestión esa hoja de ruta (o fecha trazada por Bogotá)... creemos que todo está servido a la mesa, nos hemos jugado nuestras mejores cartas con el presidente Chávez y la senadora Piedad Córdoba... no vemos por qué razón no se pueda avanzar”, dijo Restrepo.

En el gobierno de Colombia “no hay ninguna molestia con el señor presidente Chávez... Ya las Farc conocen la propuesta... A nosotros no nos queda cosa distinta que confiar” en las gestiones del venezolano, agregó Restrepo. Luego se marchó a sus oficinas a esperar la respuesta de las Farc.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.