Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/08/09 00:00

Uribe enciende luz de esperanza para el intercambio humanitario

La autorización del Presidente a Álvaro Leyva para contactar al Secretariado de las Farc abre la posibilidad de que se realice un canje entre secuestrados y prisioneros de guerrilla.

Álvaro Leyva es sin duda el dirigente político que más conoce a las Farc.

El presidente Uribe sabe perfectamente quién es Álvaro Leyva Durán: es el político del llamado establecimiento que más conoce y mejor interpreta a las Farc. Leyva puede darle indicios de cómo llegar a un intercambio humanitario, no precisamente por su criticado lema electoral de parar la guerra en seis meses, sino porque con ellas ha mantenido contactos durante más de 20 años.

De ahí la importancia de los recientes y cordiales contactos entre Leyva y Uribe. Un paso más en el nuevo camino que parece tomar el Presidente hacia la búsqueda de una salida negociada cuya fase lógica para iniciar es el intercambio humanitario.

En su segundo cuatrienio, el Presidente mantiene su bandera de la seguridad democrática, pero ahora le suma la de la paz. Un breve recuento así lo demuestra. En la reciente campaña electoral dijo que ampliaría la zona de despeje para un encuentro con las Farc. Al día siguiente de su reelección, el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, ofreció una rueda de prensa para ratificar la voluntad de paz del gobierno, mientras que a su lado permanecía de pie Fabio Valencia Cossio, otro conocedor de las Farc ya que durante la administración Pastrana formó parte del equipo negociador que estuvo en San Vicente del Caguán. Y su último paso fue hablar el pasado viernes con el ex candidato presidencial y ex ministro Álvaro Leyva, y aunque Uribe no ha dicho ni una palabra sobre este encuentro, se puede interpretar que su objetivo es lograr un intercambio humanitario con las Farc.

Por lo menos eso dice Leyva. “Esto se puede lograr, pero requiere gente, seguridad, limar asperezas, crear una mediana confianza y unos mecanismos especiales. Yo no tengo fórmulas mágicas, pero en lo posible, transmitiré mi pensamiento”, dijo Leyva, quien este miércoles aseguró a Caracol Radio que el Presidente sólo le pidió su opinión sobre las Farc y sobre una eventual liberación de 58 políticos, militares y policías que se encuentran en poder de este grupo guerrillero desde hace varios años. Para Leyva, es mejor innovar las fórmulas, renovar el equipo que estará al frente de las negociaciones y no viajar al exterior.

A pesar de que su más reciente contacto con las Farc fue una reunión en la selva a finales del año pasado (ver artículo relacionado ‘Tres días con ‘Tirofijo’), el ex ministro dice que no es fácil volver a sostener una reunión con ellos: “Se me ha señalado como una persona que podría hacerlo, pero no es fácil (…) no están dadas las condiciones para ir”.

Leyva no dio detalles precisos sobre su conversación con Uribe, pero aseguró que al Presidente le dijo que la situación era crítica y que no había que esperar guiños del otro lado, sino tomar la iniciativa y avanzar. “Él está oyendo la opinión de mucha gente, pues su pretensión es dejar el temor a hacer la paz sin restar seguridad”, sostuvo el ex candidato presidencial.

“Este es un juego de azar y los conflictos producen temor. Pero si el Presidente tiene miedo y no da el paso, vendrán cuatro años más de plomo, dice el ex ministro. Lo bueno es que estas conductas nuevas indican que hay un interés de negociar, y eso se va a convertir en un reto. Si se deja de lado cierta vanidad, estaremos en buen camino”, agregó.

Sobre la propuesta de Dilian Francisca Toro, presidenta del Congreso, quien pretende conformar una comisión integrada por representantes y senadores de las diferentes bancadas para un despeje que permita la liberación de los secuestrados, Leyva aplaudió la iniciativa y aseguró que los mecanismos había que estudiarlos, “pero es bueno que el Congreso defina su posición”.

La nueva presidenta del Congreso también dijo que ella invitaría a miembros del Secretariado de las Farc para que asistan a la sede del Legislativo y planteen sus puntos de vista para hallar una salida negociada. Sin embargo, esta iniciativa fue rechaza en principio por otros parlamentarios que la consideraron “ingenua”.

Por el momento, Leyva no anticipó cuándo será su próximo encuentro con Uribe. Mientras tanto, las familias de los secuestrados seguirán esperando, gota a gota y con la misma ansiedad de siempre, cuál será el próximo paso del gobierno para lograr que sus familias vuelvan a casa. “Lo importante es que se produzca una solución para que nuestros hijos vuelvan a la libertad”, opinó Clara Rojas, madre de Clara Rojas, ex candidata a la Vicepresidencia de la República en su condición de fórmula de Ingrid Betancourt.

El rechazo de las Farc

La primera reacción hoy de las Farc a la posibilidad de un intercambio, sin embargo, fue de escepticismo. En la página de la agencia de noticias Anncol, órgano que reproduce los comunicados de esta guerrilla, se recordó una declaración del 29 de diciembre del año pasado: “Con Uribe no habrá intercambio humanitario. El país necesita un Presidente con voluntad política, no sólo para el canje, sino para pactar con la insurgencia y con la participación del pueblo, la solución del conflicto sobre la base de cambios estructurales en lo social, económico, político y otros órdenes, que beneficien a las mayorías”.

Incluso fueron más categóricos al afirmar que “por lo visto Ingrid, Clara (e hijo) y el resto de prisioneros en poder las Farc pasarán lo que dure este mandato en las montañas y selvas colombianas”. Ver comunicado completo en la página de Anncol en www.anncol.org


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.