Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/10/11 00:00

Uribe recoge los guantes y declara su respaldo al vicepresidente Santos

Días después de arremeter contra periodistas, jueces y su segundo a bordo, el Presidente reculó en lo que había dicho contra éste último y aseguró que es un colombiano “químicamente bueno”.

El presidente Álvaro Uribe aseguró que lo único que el Vicepresidente Francisco Santos es un colombiano ejemplar. Hace dos días había revelado que su idea inicial era nombrar a otra persona en el cargo.

Si la andanada del presidente Álvaro Uribe contra la justicia, la prensa y sus colaboradores dejó perplejo al país esta semana, su actitud de las últimas horas en lo que se refiere al vicepresidente, Francisco Santos, acabó por desconcertar al país. En pocos días Santos pasó de funcionario estrella de la administración Uribe a Vicepresidente nombrado por solicitud propia, y ahora otra vez a ciudadano ejemplar.

Que Uribe y Santos hayan tenido diferencias no sorprende a nadie. No sólo porque Uribe es el tipo de jefe que suele chocar con sus colaboradores y en ocasiones hasta suplir su función, sino porque es bien conocido que no quedó nada contento con el episodio que derivó en la renuncia de la canciller María Consuelo Araújo, tras una solicitud de investigación que el Vicepresidente hizo por hechos que vinculaban a la familia de la ex funcionaria con los paramilitares.

Pero incluso después del contraataque de la ex canciller contra Santos, el Presidente intentó mostrarse neutral. Cada vez que la prensa le preguntaba por la situación de Santos y la fractura producida en el gobierno ante la salida de Araújo, se las arreglaba para contestar sin referirse al tema central de la pregunta. Se limitaba a decir que el papel del Vicepresidente era muy importante en su gobierno.

Esa calma se rompió esta semana, cuando Uribe dijo en RCN Radio que nombró a Santos su fórmula vicepresidencial porque éste se lo pidió, pero que la persona en la que inicialmente había pensado para dicho cargo era el hoy ministro de medio ambiente, Juan Lozano. Tal afirmación fue suficiente para que el país político entendiera que las relaciones con el Vicepresidente no eran las mejores, y comenzaran las especulaciones sobre el futuro del funcionario.

La bola rodó durante dos días hasta cuando este jueves Uribe salió a decir que “por él no hay sino aprecio y reconocimiento”. Más pausado que el martes y como si no supiera cuál fue el origen del tema en los medios de comunicación, el Presidente se preguntó por qué surgieron los comentarios sobre la frialdad en las relaciones de los dos funcionarios. “Con el Vicepresidente de la República lo único que ha habido es apoyo a todas sus iniciativas. Él maneja unos programas de gobierno de gran importancia nacional e internacional y, desde hace seis años que trabajo con él, lo que siempre he dicho es que es una persona, es un patriota químicamente bueno, un compatriota de mucha iniciativa”, dijo el Presidente.

Es difícil entender cuáles fueron las razones de Uribe para salir a atacar a uno de sus escuderos y luego, como si nada hubiera pasado, achacarles a otros el origen de las discrepancias. Algunas personas en la Casa de Nariño creen que el Presidente tenía guardados sus comentarios desde hace mucho tiempo y decidió sacarlos a la luz pública sin ninguna intención escondida. Desde el Congreso, dirigentes de oposición sostienen que puede ser cierto que no haya intenciones escondidas, pero que la coincidencia del hecho con la andanada a la Corte y a la prensa en momentos en que el escándalo por la para-política toca a su núcleo cercano de socios políticos y familiares permite encontrar la razón de la molestia presidencial.

Entre tanto, el vicepresidente Santos prefiere guardar silencio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.