Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/09/09 00:00

Valencia Cossio, otra vez al paredón

Los senadores Jorge Robledo y Jaime Dussán del Polo Democrático harán este martes un debate de control político en la Plenaria del Senado contra el Ministro del Interior Fabio Valencia Cossio. Los senadores le pedirán al Ministro, otra vez, que renuncie por estar “inhabilitado política y éticamente”.

Ministro del Interior y de Justicia, Fabio valencia Cossio

Este martes el Ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, tendrá que capotear un nuevo debate de control político en el Pleno del Senado. Ésta es la tercera vez que el Ministro acudirá al legislativo para rendir cuentas, y la segunda en que integrantes de la oposición pedirán su renuncia.

El paso del Ministro Valencia por la cartera de la Justicia ha estado empañado por cuenta de las investigaciones por nexos con narcotraficantes contra su hermano Guillermo Valencia, quien fungió hasta hace unas semanas como director de Fiscalías de Medellín.
Citan al debate los senadores Jorge Robledo y Jaime Dussán del Polo Democrático. El argumento con el que pedirán su renuncia es como lo dijo Robledo a Semana.com “un asunto de responsabilidad ética y política”. Para Robledo, si bien nadie es culpable de tener un hermano enredado con la Justicia, el Ministro Valencia Cossio debe renunciar pues también es el jefe político de su hermano.

Pero el cuestionamiento que plantea el Polo, no sólo irá dirigido al Ministro. Robledo adujo que era el Presidente quien debía removerlo de su cargo.

“No se entiende por qué el presidente Uribe lo quiere atornillar en su puesto, sin ninguna razón de Estado. Sólo porque es su amigo. Un Ministro tiene un compromiso social y por ser el Ministro de Justicia debe renunciar”, dijo Robledo.

El senador también argumentó que en un Estado “más serio” la renuncia del Ministro Valencia hubiera sido automática. También citó el caso en el que la Ministra del Exterior, Consuelo Araújo, renunció cuando su hermano, el senador Álvaro Araújo se vio salpicado por parapolítica. “Fíjese, y el caso podría ser menos grave porque ella no era la Ministra de Justicia”.

El escándalo por la relaciones de Guillermo Valencia con la mafia se vio agravado cuando en declaraciones a la prensa el Fiscal General Mario Iguarán, días después a que Guillermo Valencia fuera declarado insubsistente, dijo que el Ministro Valencia lo había llamado y que estaba confiado de la inocencia de su hermano. El hecho levantó ampolla en la opinión, pues no se explica por qué el Ministro tenía que llamar al Fiscal para conversar sobre el caso de su hermano.

A los reclamos del Polo se sumaron también los liberales. Hace unos días la bancada de ese partido vetó al Ministro del Interior como promotor de las reformas constitucionales a la Política y a la Justicia, que cursan en el Congreso. La senadora liberal Cecilia López dijo “si no renuncia debe declarase impedido para todo lo que tiene que ver con la justicia pues nosotros consideramos que si él tiene dignidad debe retirarse del Ministerio".

Sin embargo en un reciente comunicado el Partido Liberal reconsideró su decisión y anunció que sí participarían de los debates a las reformas constitucionales. El Polo, por el contrario reiteró su renuencia a participar en los debates, por considerar que el actual Ministro no está calificado para impulsarlo. “Alguien tiene que demostrar decencia política, y si le toca solo al Polo, pues nos abstenemos de participar en los debates”, dijo Robledo quien además cuestionó duramente las reformas.

Pero el Ministro del Interior no está solo. Desde que comenzó el escándalo el propio Presidente y algunos congresistas de la coalición del gobierno le han expresado su solidaridad. El argumento que han defendido, es que la responsabilidad de cada político es personal. El Ministro mientras tanto ha dicho que se mantendrá al margen de las decisiones de la Justicia y que cumplirá con la tarea de defender las reformas y su conveniencia, trabajo para el que fue llamado.

El Polo también hará una exposición de los ataques del gobierno a la Corte Suprema de Justicia. El punto de partida de los ataques, según sostienen los voceros de ese partido, fue el hecho de que la Corte se negara a través de un fallo a conceder el estatus político a los delitos de los paramilitares desmovilizados. En esta parte de la argumentación, lo que pretenden quienes citan al debate es demostrar que el gobierno pretende “arrodillar a la Corte para poder favorecer a sus amigos que están involucrados en la parapolítica”, dijo Robledo.

La permanencia de Valencia Cossio en su cartera seguirá siendo motivo de discordias entre el gobierno y la oposición, rifirrafe que amenaza con crecer antes que atenuarse. Pese a que el ministro ha defendido su hoja de vida como político, y para muchos es uno de los hombres más experimentados en el debate político (nadie lo duda), el hecho de que sea hermano de alguien que presuntamente favoreció la actividad del narcotráfico y torpedeó el trabajo de la justicia, para muchos, lo inhabilita para abordar las reformas a la Política y a la Justicia, que son temas tan sensibles para el país. En juego, lo que sigue en primer plano es la legitimidad de las instituciones y de quienes las representan.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.