Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/02/07 09:34

Máxima seguridad por juego del Super Bowl

El creciente número de aficionados hispanoparlantes al Super Bowl hizo que el canal ESPN Deportes se animara a transmitir el juego.

Las medidas de prevención han sido estrictas y como pocas veces se ha visto en los días previos a la disputa del Super Bowl, Foto: EFE
;
EFE

La cada vez más necesaria e imprescindible seguridad en torno a los grandes eventos deportivos que se celebran en Estados Unidos alcanza su grado máximo cuando llega la hora del Super Bowl de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y este año para sus Bodas de Oro es especial.

Tras los trágicos sucesos terroristas que se dieron el año pasado en Paris y San Bernardino (California), la disputa del Super Bowl 50 en la Bahía de San Francisco, ha generado un despliegue especial de fuerzas del orden de todas las agencias federales, estatales y locales que a menos de 24 horas que de comienzo el gran partido están ya en alerta máxima.

Si en el cuidado césped del Levi‘s Stadium, de Santa Clara (California), van a estar las mejores defensivas de la NFL, con los Broncos de Denver y los Panthers de Carolina como protagonistas, la seguridad exterior es toda una garantía.

Decenas de miembros de la policía y del ejército visibles o encubiertos, además de diversos sistemas de seguridad más patrullan desde antes de comenzar la Súper Semana en el área de la Bahía y todos sus alrededores.

Las medidas de prevención han sido estrictas y como pocas veces se ha visto en los días previos a la disputa del Super Bowl, el evento deportivo que paraliza a todo el país.

Las áreas de seguridad van más allá del estadio Levi‘s y las establecidas para las celebraciones de los aficionados, como el Super Bowl City o NFL Experience, entre otros.

Por cualquier parte de las ciudades de San Francisco, Santa Clara, San José, Oakland y zonas cercanas se han establecido controles, verificaciones y la presencia activa de las fuerzas del orden.

La seguridad en todos los Super Bowls y partidos de la NFL han sido prioridad y alerta máxima desde (los atentados del 11 de Septiembre del 2001), confirmó Brian McCarthy, vicepresidente de comunicaciones de la NFL al comentar sobre el asunto de la seguridad.

"Trabajamos por más de un año con nuestras autoridades a todos los niveles con el único objetivo de darle a los aficionados toda la seguridad y tranquilidad que se merecen", destacó McCarthy. "Los resultados son de gran satisfacción".

Desde hace más de una década, el Super Bowl está clasificado como un evento de Nivel 1 de Seguridad Nacional y por lo tanto se cuidan todos los aspectos y hasta el más mínimo detalle.

Además de todo el apoyo oficial, la NFL señaló que contrató a más de 4.000 agentes de seguridad privada, que se suman a la policía, ejército y otras áreas del gobierno, locales, estatales y federales.

"Todo lo anterior le da a la NFL una gran confianza en la seguridad de nuestro evento principal del año, tanto a los equipos y aficionados", destacó Jeffrey Miller, vicepresidente de seguridad de NFL. "Es una prioridad irrenunciable".

Por su parte, autoridades del Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina Federal de Investigación (FBI) señalaron a principio de semana que no había ningún indicio "creíble" como para pensar que hubiera riesgo serio de seguridad en el Super Bowl 50 o sus eventos paralelos.

Pero de cualquier manera, las autoridades comentaron que prefieren extremar precauciones para evitar sorpresas, como las sucedidas en París y San Bernardino, donde decenas de personas perdieron la vida como consecuencia de los actos terroristas que perpetraron.

El jefe de policía de San Francisco, Greg Suhr, dijo que las amenazas terroristas se han incrementado en un mundo incierto, donde cada vez hay que estar más preparado.

Aunque todas las áreas de las ciudades de la Bahía están bajo control, la seguridad en torno al Levi‘s Stadium son las más estrictas y exhaustivas.

Desde principio de semana vehículos de carga que llegan como cada persona que tenga que ingresar a cualquier parte del perímetro que está sellado y patrullado las 24 horas del día por helicópteros de policía y ejercito deben someterse a un estricto control.

En la gran mayoría de los ingresos a eventos relaciones o fabricados para el Super Bowl, las personas tienen que pasar revisiones que incluyen perros amaestrados, Rayos X, cámaras de seguridad y personal con armas largas.

Se trata de un perímetro de seis kilómetros y medio alrededor del estadio, donde se han desarrollado todos los preparativos para la gran fiesta deportiva del domingo.

Durante el partido, el espacio aéreo del estadio estará limitado para cualquier aeronave.

Esta es por mucho, la presencia de seguridad más significativa que hemos tenido para cualquier evento en el área de la Bahía, declaró a los medios de comunicación Steve Baxter, comandante regional de aduanas y protección de la frontera.

Las comitivas de los equipos han sido sigilosamente protegidas en todos sus trayectos a entrenar o cualquier otra actividad pública, hasta que el martes por la noche estuvieron ya concentrados en sus respectivos hoteles, sin permiso de salir.

"Nuestro mensaje es muy claro a cualquiera que pueda tener planes de hacer algo en contra de la seguridad de las personas durante la celebración de la gran fiesta del Super Bowl 50", subrayó Suhr. "Este no es el lugar donde alguien deba venir a causar problemas"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.