Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/10/20 16:15

Gravar los planes de datos es inconveniente: presidente de América Móvil Colombia

Juan Carlos Archila asegura que la propuesta de aumentar los impuestos para el internet móvil afectará la llegada de nuevos usuarios.

Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil Colombia.

Las preocupaciones de las empresas de telecomunicaciones y de los propios usuarios por la posibilidad de que se graven los equipos móviles y servicios de datos quedaron parcialmente resueltas luego de que el Gobierno reveló la tan esperada reforma tributaria.

En el articulado del proyecto quedó establecido que los aparatos móviles, incluidas las tabletas, cuyo precio sea inferior a 650.000 pesos, no tendrán que pagar el IVA. Un gravamen que, si se aprueba la reforma como está, pasaría del 16 % al 19 %.

En el texto de la iniciativa también quedó establecido el aumento del 5 % al consumo de datos para terminales fijas u hogar en el estrato 3. Ese tributo ya generó preocupación en analistas del mercado que lo califican como una traba para superar la brecha digital. Por ejemplo, Nancy Patricia Gutiérrez, presidenta de Asomóvil, había señalado que gravar estos servicios alejaría a muchos usuarios de la conectividad.

Uno de los primeros ejecutivos que se pronunciaron sobre la polémica reforma tributaria que presentó el gobierno Santos al Congreso fue Juan Carlos Archila, presidente de América Móvil (cuya filial en Colombia es Claro). Archila abordó sobre los pros y contras que tiene el articulado para el sector de las telecomunicaciones.

Actualmente, Claro es la empresa que domina los servicios de voz y también está sacando ventajas en cuanto a los servicios de internet móvil. Por un lado, Archila está de acuerdo con que no se graven con IVA los equipos de menor precio. “Es positivo porque incentiva la compra de equipos como smartphones de bajo costo, lo que al final consolida los servicios que prestamos en todo el país”.

Otro de los argumentos es que el menor precio para esta gama de equipos evita el contrabando, pues los usuarios van a tener precios competitivos. A esta ventaja se suma la posibilidad de la disminución del robo de los aparatos.

Pero no todo fueron aplausos. La ‘piedra en el zapato’ para el sector de las telecomunicaciones, según el ejecutivo, tiene que ver con el aumento del 5 % en el valor de los datos para internet fijo u hogar. Para Archila es inconveniente porque este “es un servicio que apenas está creciendo”.

“Hemos dicho que se debe permitir el desarrollo el servicio de acceso a internet tanto con acceso fijo como el móvil, no se pueden gravar como si fuera un servicio suntuario”. Para Archila, los servicios de voz y datos son una “necesidad primaria”.

Lo que señaló Archila es un tema que tendrá que ser analizado por los legisladores antes de aprobar el articulado de la reforma. La pregunta de fondo es: ¿Para Colombia servicios como la internet móvil siguen siendo considerados suntuarios? El tema es de altísima complejidad, ya que el Ministerio de las TIC adelantó planes para que la conectividad se convierta en una herramienta de trabajo, más que en un lujo.

En una columna publicada en Semana.com, Nancy Patricia Gutiérrez había escrito que “las autoridades locales creen que tener un teléfono móvil es un lujo, más si permite el acceso a internet. Si esta idea sigue haciendo carrera, cerca del 96 % de la población podría verse afectada con este tipo de impuestos que son totalmente ilegales”.

En su momento, el ministro de las TIC, David Luna, había pedido una exención del IVA para los teléfonos inteligentes, pero desde el Ministerio de Hacienda no sólo no tomaron en cuenta esta solicitud, sino que además propusieron una serie de cobros para servicios que se prestan a través de la web.

A finales del 2015, Luna había expresado que “si bien en la actualidad la venta de teléfonos móviles inteligentes representa un ingreso para la Nación por cuenta del Impuesto al Valor Agregado, una exención de este gravamen traería beneficios que van más allá del orden económico. Un mayor acceso a la tecnología por parte de los colombianos se traduciría en un mayor consumo de servicios de comunicaciones, que trae al mismo tiempo mayor acceso a educación, empleo y fortalecimiento de la industria TIC local”. Pero esto fue descartado por sus colegas en Hacienda.

Lo cierto es que la reforma presentada por el ministro de Hacienda tendrá que superar largos debates y serán los parlamentarios los que, al final, determinarán qué tanta importancia le dan al sector tecnológico de cara a la famosa cuarta revolución industrial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.