Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2016 11:10:00 AM

¡Hable ahora, Almirante Echandía!

A la historia del hacker que sacudió la campaña presidencial del 2014 le falta un pedazo. Llegó el momento de que se sepa la verdad completa.

Revive el caso del hacker Sepúlveda que como recordarán los lectores sacudió la campaña presidencial de 2014 y, para muchos, inclinó la balanza en favor del presidente-candidato Juan Manuel Santos en momentos en que las cosas parecían difíciles para lograr su reelección.

El asunto vuelve a la palestra por cuenta de unas declaraciones de Julián Quintana, exdirector del CTI, al periodista Felipe Quintero de Noticias RCN en las que el exfuncionario reveló que el viernes pasado, antes de su declaración en la Corte Suprema de Justicia, fue abordado sorpresivamente por el almirante Álvaro Echandía, jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI).

Según contó Quintana, “tuvimos una reunión donde me manifestó su preocupación por la declaración que íbamos a dar en la Corte. Y pues la respuesta fue que solamente se iba a decir la verdad de los hechos”. Quintana, admitió más adelante que “el almirante Echandía me citó a su casa, estuve en su casa días previos a la declaración en la Corte Suprema, en donde se habló un poco de la investigación del hacker”. 

Ni el tema ni los personajes ni la reunión llamarían la atención, de no ser porque de acuerdo con Quintana, fue el propio director de la DNI quien suministró al fiscal de la época Eduardo Montealegre toda la información que desató el escándalo y las respectivas investigaciones contra el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga, su hijo David y su asesor Luis Alfonso Hoyos.

En un escueto comunicado de prensa, el Almirante acepta que fue él quien entregó estos datos y que estaba en su obligación de hacerlo ante la posible comisión de un delito. En el mismo comunicado la Dirección Nacional de Inteligencia niega que le hicieran ofrecimiento alguno al señor Quintana en los días previos a su declaración, como sugirió el portal ‘Las 2 Orillas’ que ha estado publicando más información sobre el caso del hacker.

Lamentablemente, nunca un comunicado de prensa se había quedado tan corto. Las razones dadas por el Almirante Echandía son francamente insuficientes.

El Almirante, hombre de confianza de Juan Manuel Santos y con gran respetabilidad entre diferentes sectores, nos debe más explicaciones.

Para comenzar, habría que preguntarle ¿qué era lo que tanto le inquietaba de la declaración de Julián Quintana? ¿Por qué su insistencia de hablar con él antes de su aparición ante la Corte Suprema? ¿Tenía que citarlo en su casa en vez de su oficina para hablar de un asunto de trascendencia pública?

Las preguntas no paran ahí. El Almirante, de quien hay que presumir su inocencia, tendría que hablarnos también de los supuestos pagos con cargo a los ‘gastos reservados’ de la DNI que se hicieron aparentemente a otro hacker español Rafael Revert para “obtener información de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, que implicara a sus miembros en actividades ilícitas”, según contó en el artículo publicado en agosto de 2016, el portal ‘Las 2 Orillas’. 

Y, por supuesto, si algún día el Almirante Echandía aceptara hablar, la pregunta que engloba todas las anteriores es si la campaña presidencial del candidato opositor al presidente fue infiltrada y si, con dineros públicos, se organizó una operación de penetración a las huestes de Zuluaga, lo que resultaría gravísimo.

Nada excusa -y en esto quiero ser claro- que la campaña uribista hubiera carecido de filtros para atajar la presencia de indeseables hackers y que no hubiera sido enfática en rechazar el uso de información obtenida por medios poco claros. Sin embargo, nada exime tampoco al Director de Inteligencia Nacional de poner la cara frente a unos señalamientos graves en su contra.

Quedarse callado o creer que la opinión pública se conformará con un simple comunicado, resultaría inaceptable. Por su honorabilidad, su trayectoria y el respeto que sé que muchos le tienen, ¡hable ahora señor Almirante Álvaro Echandía! ¡No nos deje con tantas dudas! 

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.