Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/21/2011 12:00:00 AM

Experiencias de un agricultor afectado por el invierno en la Sabana

Cinco son los cultivos de champiñones que quedan en la Sabana de Bogotá, cinco los que sobrevivieron a la cruenta batalla con Setas de Cuivá.

Cinco son los cultivos de champiñones que quedan en la Sabana de Bogotá, cinco los que sobrevivieron a la cruenta batalla con Setas de Cuivá, cultivo del Sindicato Antioqueño que a pesar de tener el 70% del mercado, va por mas, cinco los sobrevivientes a los cambios de las políticas agrarias del país que acabaron con los cultivos de cebada y trigo cuyos tamos son materias primas indispensables para un cultivo, cuya característica mas sobresaliente es el de producir uno de los alimentos mas gourmet, a partir de desechos agrícolas como son la pollinaza, las tortas de algodón y de soya además de los tamos citados cuya desaparición, se debe al pretender competir con países desarrollados ricos en subsidios.
 
La erradicación de los cultivos mencionados no solo nos obligó a cambiar de materias primas que abundaban en la Sabana y cercanías por materiales como el tamo de arroz y el bagazo de caña sino a desarrollar nuevas tecnologías para el compostaje con materias primas nuevas que no son las mas idóneas para el cultivo y cuyo desarrollo además de costoso toma mucho tiempo, años, y con asesores extranjeros que nunca han trabajado con bagazo y casi nunca con tamo de arroz.
 
Pero no solo no son materias primas ideales sino además las distancias recorridas para llegar a la Sabana hace que resulte mas costoso el collar que el perro, el transporte es mucho mas caro que el material transportado y si el champiñón no sube de precio es porque los paisas en su afán de quedarse con todo, porque menos no basta, le bajan al precio cada vez que se quieren hacer a un porcentaje mayor del mercado y si el consumo no aumenta es gracias a las grandes superficies que por considerarlo un producto gourmet, le sacan una utilidad de apenas el 100%.
 
Y hablando del famoso TLC permítanme contarles lo que nos sucedió la semana pasada:
 
El camión que nos traía la semilla que importamos de Estados Unidos, país que mantiene el monopolio de su producción, se volteo al coger un hueco de una de nuestras maravillosas carreteras, no pudimos traer bagazo porque ningún transportador con un mínimo de inteligencia se le mide a atravesar la Línea, y para el tamo que viene de Ambalema, la carretera por Honda está cerrada y la de Vialí, un derrumbe la desapareció del mapa.
 
Pero como dicen, al mal tiempo buena cara y con el TLC tranquilos porque con estas carreteras estamos a salvo de las importaciones por barco, en su viaje al interior, se ahogarán.

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.