Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/2014 12:00:00 AM

Inmigrantes: La columna vertebral de EE. UU.

A pesar de los estereotipos, la economía estadounidense se mueve gracias a los millones que persiguen el “sueño americano”.

Aunque la palabra “inmigrante” ha sido por mucho tiempo sinónimo de “pobre” o “vulnerable”, hoy el “sueño americano” de millones genera negocios, empleo, mantiene el nivel de exportaciones y se ha convertido en el eje fundamental para la prosperidad estadounidense.

Aproximadamente hay 25 millones de “no ciudadanos” en Estados Unidos. ¿Qué sería de la economía del Tío Sam si no dependiera de los negocios establecidos por los inmigrantes? Grandes casos de éxito empresarial como Apple, Google, Budweiser, Colgate, General Electric, McDonalds, entre muchos otros, tuvieron como protagonistas a extranjeros que llegaron a buscar una mejor vida en Estados Unidos; hoy, los forasteros se han convertido en el motor principal para mantener la economía a flote, sobre todo en estos tiempos de crisis financiera y de talentos.

Mientras la tasa de negocios iniciados por los inmigrantes ha crecido 50 % desde el año 96, los empresarios estadounidenses nativos han caído en 10 % (estudio realizado por la Sociedad para una Nueva Economía Americana). Según datos compartidos por la Organización sin ánimo de lucro Free Flow Research, dedicada a reclutar talentos de todo el mundo para llevarlos a evolucionar en Estados Unidos, 1/4 de las empresas relacionadas con tecnología reportan problemas para contratar debido a la escasez de talentos. Esto, en parte porque el porcentaje de los ciudadanos nativos que estudian carreras relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas crece menos del 1 % al año.

Gracias al espíritu emprendedor de quienes provienen de países menos favorecidos, un gran potencial de mentes brillantes han sido reclutadas y trasladadas a tierras norteamericanas para desarrollar sus ideas, proyectos y ver sus sueños nacer. Y aun con infinidad de trabas y restricciones, los frutos se han ido reflejando a través del tiempo. Por cada 100 inmigrantes que obtienen estudios avanzados en Estados Unidos y que luego se quedan trabajando en áreas técnicas, crean 262 nuevos empleos para ciudadanos estadounidenses. De todas las compañías creadas en Estados Unidos durante el 2011, el 28 % tienen fundadores que son inmigrantes y emplean al 10 % de los estadounidenses (Cifras tomadas de un estudio de Partnership for a New American Economy, PNAE).

El informe también destaca que durante la última década el ingreso generado por los negocios de empresarios nativos creció en 14 %, en contraste con el 60 % registrado entre aquellos de inmigrantes.
Si nos preguntamos entonces si el “inmigrante” es sinónimo de “pobre” y “vulnerable”, se dice que los golpes de la vida hacen a las personas más fuertes, y sí que han sido muchos los golpes, obstáculos y limitaciones durante décadas los que han tenido que pasar los extranjeros a causa de las leyes migratorias, y que los ha vuelto persistentes, vencedores y ganadores.

¿Le sorprende que más del 40 % de las empresas del Fortune 500 fueron fundadas por inmigrantes o hijos de inmigrantes? Estas crean 10 millones de empleos. Los números hablan por sí solos, los negocios de inmigrantes generan ahora más de 775.000 millones de dólares anuales en ganancias, 125.000 millones en salarios y 100.000 millones en ingresos.

El 25 % de los norteamericanos que han ganado Premio Nobel han sido inmigrantes. Y el 76 % de las patentes registradas en las 10 universidades estadounidenses más prolíficas en el 2011 tuvo al menos un inventor nacido en el extranjero, según un estudio difundido por el “Partenariado para una Nueva Economía estadounidense”. El estudio muestra que “el 99 % de las patentes de estos inventores nacidos en el extranjero fueron en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, sectores en los que Estados Unidos se poryecta con un déficit de trabajadores calificados.

Con estos datos se evidencia que el mayor número de inmigrantes que están en Estados Unidos no son una amenaza para el país. Son otros tiempos, los “no ciudadanos” ya no se conforman con ser la mano de obra, muchos emprendedores llegan para crear sus propios negocios y generar empleo, mover la economía y evolucionar el mundo. Tristemente, no ha sido prioridad trabajar en las leyes migratorias, reformar aquellas que bloquean nuevos talentos y que castigan duramente a quienes llegaron sin papeles, a pesar de estar contribuyendo positivamente a la economía de esa nación.

Twitter: @silvia_parra
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.