Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/2014 12:00:00 AM

¿Y usted por quién está votando? ¿Por el político? o ¿por su community manager?

Para recuperar la confianza perdida, lo que requerimos los ciudadanos es mayor transparencia y honestidad.

Es evidente que en Colombia estamos cansados de tanta propaganda política engañosa, pancartas, panfletos vendiéndonos a los “idóneos” de siempre con las promesas de siempre para cambiar al país. Y si escapamos de las calles para sumergirnos en las redes sociales las conseguimos inundadas de fotos, videos y mensajes de candidatos políticos que han hecho un uso indiscriminado de las diferentes herramientas digitales para conquistar el voto ciudadano. Sin embargo, ni los bombardeos en Twitter ni en Facebook han sido suficientes para convencer a los colombianos de confiar en una esfera política que cada vez está más desgastada y desprestigiada. Y en cambio se ha fortalecido la alternativa del voto en blanco.

Una herramienta tan potente como las redes sociales, está terminando por confundir más a los electores que cada vez encuentran más incoherencias entre los discursos bochornosos que ven en la vida real de sus candidatos y los videos editados, mensajes elaborados e imagines perfectas que consumimos mediante los medios sociales, y la realidad de quienes dicen que son y no son y aseguran que hacen y no hacen. Así, terminamos envueltos en un dilema, ¿estamos votando por el político o por su extraordinario community manager? 

Para recuperar la confianza perdida, lo que requerimos los ciudadanos es mayor transparencia y honestidad. Con esta premisa, hallé una intreresante fórmula propuesta por el estratega y experto en marketing y redes sociales Ken Mueller quien ha planteado desde su página web InklingMedia un curioso método para garantizar la integridad y honradez de los representantes públicos a través de las redes.

Se trata de una invitación a los políticos para que demuestren que no tienen nada que ocultar y que realmente sí hacen lo que en efecto dicen que hacen, al estilo de un reality show, donde somos nosotros los electores, ese ojo omnipresente que puede  “espiarlos” desde las redes y herramientas virtuales.

Para el especialista norteamericano, los cargos electos deberían estar obligatoriamente en Facebook y Twitter, no solo desde una cuenta con tono institucional, alimentándonos con sus comunicados de prensa, logros, propagandas que eficientemente redactan sus community manager,  sino que a través de las redes sociales podamos conocer realmente cómo escriben, cómo se  comunican y se relacionan con sus familiares y amigos. Finalmente estamos votando por un ser humano, y no por su administrador de redes sociales.

Así mismo, quienes se desempeñen en la esfera política deberían contar en sus dispositivos móviles con una herramienta de geolocalización como Foursquare u otra plataforma que permita registrar cada lugar que visitan durante su jornada laboral. De esta manera podremos determinar cuánto tiempo dedican a trabajar, si están donde deberían estar, si frecuentan sitios que no deberían, porqué estuvieron ausentes en un evento especifico, cuánto tiempo pasan en restaurantes, en eventos sociales, o con la comunidad. Finalmente somos nosotros quienes pagamos sus salarios.  

Las cámaras de sus teléfonos móviles deberían estar conectadas a Instagram y así las fotografías que tomen con sus dispositivos pueden ser publicadas automáticamente. Ver imágenes auténticas y espontáneas, en el entorno donde se encuentren, dan pistas para definir qué tan aptos están estas personas para gobernar. Mediante Pinterest podríamos conocer más sobre su personalidad, qué tipo de libros lee, su gusto por el arte, los personajes que lo inspiran, su perspectiva sobre los animales, el deporte, el hogar, la familia, y otros aspectos que estén colgados en sus tableros, nos dará un completo panorama sobre la esencia de la persona. 

Y si han decidido modernizarse y aprovechar los medios digitales para “acercarse a la comunidad” por qué no someter todas las iniciativas legislativas a criterio de la gente mediante mecanismos como Crowdsourcing y Crowfunding. Muy provechoso para conocer cuáles son las prioridades de los particulares y si sí obtiene la aprobación y el apoyo de gran parte de la comunidad. 

Las herramientas y los medios digitales están presentes y a disposición no solo en épocas de elecciones, sino durante los 365 días del año, para ser usadas como conducto directo con la comunidad.  Escuchar lo que necesita la gente, compartir propuestas legislativas, recibir ideas, generar soluciones y sobre todo mostrar al elegido su esencia humana, ética y profesional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.