Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/10/22 00:00

    ¿A qué sabe el color de piel?

    "Para el león, un helado de limón" dice la ronda infantil. Y parece ser que para las personas también hay un sabor especial.

COMPARTIR

Hace unos días estaba en un supermercado cerca de mi casa, en la sección de helados, cuando vi esta imagen. Para quienes no puedan verla, son las tapas de unos baldes de helado con el nombre del sabor del helado y la foto de una persona. El de brownie y el de chocolate muestra a un hombre afro; el de vainilla a una mujer blanca, como el de arequipe; el ‘veteado de caramelo’, como el de pistacho con nueces, a un hombre blanco. De inmediato me puse a pensar: ¿por qué poner a personas a ‘representar’ el sabor de un helado? Claro, a simple vista parece haber una asociación entre el color del helado y el color de piel de los de la foto y parece, dirían algunos, que es una asociación inocente u objetiva.
 
Yo digo que no, que no es para nada inocente. Es una conexión que trae consigo un montón de representaciones racializadas que buscan diferenciar con base en un discurso de lo “natural”, “objetivo”. Que la piel de una persona y la superficie de un helado reflejen un mismo color particular del espectro de luz no quiere decir que sean lo mismo, o que tenga uno que pensar en uno y en otro al mismo tiempo. Yo no sé ustedes, pero cuando como helado, no me evoca para nada un color de piel. Ni viceversa. Yo no tengo nada en contra de que haya diferentes personas en la publicidad. Con lo que sí tengo problemas es con la asociación de tipos de personas con ciertas imágenes porque esto reproduce justamente esos imaginarios que vienen desde hace décadas.
 
Estoy casi seguro que los de Mimo’s o los de su agencia de diseño de productos no quisieron ofender a nadie. En realidad, la estrategia de publicitar con modelos de distintos colores de piel (o etnias o razas) no es nueva. Benetton lo hacía desde hace años, Michael Jackson tiene un video así y hasta en Tumaco, un municipio mayoritariamente afrocolombiano, en sus supermercados aparecen imágenes como estas en las entradas (muy distintas a las del Éxito, ¿no?).
 
Algunos dirán que estas imágenes no son ofensivas o que nadie dice que la vainilla sea mejor que el chocolate o viceversa. Yo podría estar de acuerdo con esto, pero lo que me molesta es el hecho de ‘pintar’ una asociación que resalta el color de piel bajo una especie de manto de naturalidad. En otras palabras, bajo un discurso biológico (“¡es que fenotípicamente son distintos!”), se reproducen unos ideales de raza que no tienen nada que ver con la biología sino que, por el contrario, se han construido socialmente y que terminan juntando sabores de helados con colores de personas. Y esto no sólo pasa con la raza; piensen en los productos de limpieza que aparecen ‘destinados’ a las mujeres, amas de casa, blancas y en sus cuarentas, en los comerciales de detergentes y jabones.
 
En una sociedad tan pendiente de la clase social y la raza como Colombia (¿alguien recuerda la polémica foto de la revista Hola de hace un año?), tener una ley de acciones afirmativas para poblaciones históricamente excluidas y discriminadas es un paso hacia el derrumbe de barreras ‘objetivas’ en el acceso a la educación, al mercado laboral, etc. El paso siguiente es el derrumbe de las barreras subjetivas, de los estereotipos, de pensar que el chocolate es ‘negro’ y la vainilla ‘blanca’.
 
En Brasil, por ejemplo, uno de los temas de las leyes de acciones afirmativas es tener una ‘cuota’ de personas afrobrasileras no sólo en cargos públicos sino también en las novelas, los catálogos de ventas, etc. El nuevo proyecto de ley de oportunidades para afrocolombianos no contempla estas cuotas en los medios de comunicación pero al menos intenta reconocer otro tipo de cuotas en otros espacios (con los problemas que tiene esto también).
 
Así que la próxima vez que vaya a comer helado, creo que voy a pedir de mora, fresa o limón, que parece ser que no tienen esta carga simbólica. A menos que pensemos en la ronda de Sammy el heladero, el pingüino feliz y gordito, y ahí sí que se enreda la cosa al juntar animales con personas y helados.

*Investigador del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad (www.dejusticia.org)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.