09 junio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

¿A revocar?

Por Guillermo Rodríguez M

OPINIÓNEl cinismo de Petro raya con el descaro y la seguridad, claro la de él mismo, estando ad portas de ser revocado con su tono y estilo arrogantes.

¿A revocar?.

El lindero entre el cinismo y la seguridad es muy delgado, tal vez como un hilo. Una clara muestra de ello, es lo que sucede hoy en Bogotá. Por un lado, un alcalde que hasta el día de hoy no ha hecho nada en absoluto por administrar la capital, y por otro, un grupo de concejales y exconcejales que se robaron la ciudad. ¡Ah desgracia!

Ni una sola política pública lo suficientemente fuerte para que esta administración sea reconocida por ello. Claro está, su exceso de populismo y desparpajo de nuestros recursos en publicidad, comerciales de televisión, anuncios de puentes donde no hay ríos y todo tipo campañas que traten de mejorar su imagen, están al orden del día.

Fue célebre y muchos supieron que había alcalde por sus dolores de cabeza, por cuenta de esa presunta “golpiza” que recibió quién sabe por qué y a manos de quién. Sabemos que no fueron los SkinHeads.

Su cinismo raya con el descaro y la seguridad, claro la de él mismo, estando ad portas de ser revocado con su tono y estilo arrogantes, desafía a los bogotanos como si fuera un gran burgomaestre. “Bajo la ley, sigue una fase de impugnaciones, veremos quién se equivocó. Estoy muy tranquilo”, declaraciones muy propias de él, insípidas, desobligantes, y sobre todo, desafiantes. ¿No puede existir mayor desparpajo de torpeza que expresar que todo anda bien cuando todo es un caos y está cerca de ser revocado?

Hoy que ya están avaladas las 357.250 firmas por la Registraduria Nacional y que en no más de dos meses los bogotanos seremos convocados a las urnas para revocar al alcalde “Diamante”, seremos pronto espectadores muchos, por no decir todos, mientras otros serán víctimas del “Régimen Petro”.

Auguro miles de millones de pesos, fruto de nuestros tributos dilapidados, usados en distractoras campañas en las que Petro se venderá como el gran humanista y un hombre preocupado por Bogotá. Ya vienen las persecuciones a trabajadores del Distrito por cuenta de esa llamada “lista negra” que, según denuncias del promotor de la revocatoria, muchos funcionarios del Distrito afrontan hoy. Procesos disciplinarios por cuenta de haber firmado la revocatoria de “Diamante”.

No es nuevo esto de las persecuciones. Recordemos cómo el mismo hermano del promotor fue perseguido en el Distrito por tener un contrato de prestación de servicios jurídicos con la UAESP. Bogotá no puede seguir en el populismo, ni puede seguir eligiendo alcaldes sin identidad bogotana. Bajo la administración de Samuel Moreno todo Bogotá sabía de sus investigadas andanzas non sanctas y también las de su hermanito. De manera audaz, salió con populismo a venderle la idea a los bogotanos de los diseños de la primera línea del metro y eso calmó a los desprevenidos. Para entonces, Petro todavía era bienqueriente de los Moreno Rojas.

Hoy, cuando Bogotá ha tenido que aguantar desorden en la movilidad, caos de las basuras, leasing de vehículos compactadores de basuras que ya son obsoletos en otro país, con plantas y matorrales incluidos, evidencias de negocios oscuros en esa actuación administrativa, un gabinete permeado de inhabilitados e irresolutos, un POT que buscaba la creación o la legalización de centros comerciales para ejercer la prostitución, el caos de la valorización, entre otros temas; de manera audaz y coincidencial, Petro anuncia a los bogotanos que ya están los diseños de la primera línea del metro. Le aprendió mucho a Moreno, recordemos que esa visión de ciudad se dio en un documento conpes en el 2009, eso lo pasó por alto Petro, ¿producto del golpe?

Todo eso es el resultado de la improvisación y la falta de preparación y claridad para manejar los temas. Pero lo más oscuro está por venir. Son evidentes las trapisondas en la EAAB para que no se permita examinar documentos de los archivos de la entidad por cuenta de la Superintendencia de Industria y Comercio.

Recuerden que allí se “fraguó” todo el andamiaje del “flamante” desmonte de los privados que recogían las basuras de Bogotá. Llama la atención el celo alrededor de los archivos y los computadores de esta entidad, ¿qué esconden ahí?, ¿a qué le temen? Le apostaron a volver público, una actividad que ya era operada por privados, sin ninguna estructura y experiencia. Nunca nos contaron cuál era la política de esa empresa distrital en el manejo de lixiviados, por ejemplo.

En la medida en que la ciudad siga siendo administrada por foráneos, será más alto el número de posibilidades de que seamos víctimas de la corrupción y la falta de dolencia. Triste ver cómo el Concejo de Bogotá, con 24 concejales, entre ellos, exconcejales, estén montados en el 'carrusel' de la contratación. Y eso, por no mencionar los concejales que se mueren de ganas por entrar prendiéndole velas a marcambru para que cojan presos a sus colegas, esos, tal vez, son peor de dantescos que quienes ya están implicados.

La misión de los bogotanos, en primera medida, es vetar a los corruptos, tomar papel y lápiz, y aprender bien los nombres por quienes nunca hay que votar. Hecha esta tarea debemos prepararnos para que, en no más de dos meses y unos días, invitemos como mínimo a cuatro o cinco amigos y familiares, para revocar a quien se pasa por la faja la ley y la Constitución.

Revocado Petro, tendremos un dolor de cabeza menos. ¿Hasta dónde ha llegado el nivel de permisividad en temas de corrupción? Por ejemplo, sigue vigente el contrato del IDU para el Transmilenio por la séptima, se dieron anticipos y hoy no hay obra, ni se reintegraron los recursos a la ciudad ni se ha liquidado el contrato, ¿Qué esperan?

Revocar a Petro este año es quitarnos una fuerte amenaza a la democracia, recordemos cómo empezó Chávez, y cómo dejó a Venezuela, un país rico en petróleo pero pobre en higiene. Aquí, Petro quitó el cuadro de Jiménez y puso el de Bolívar. ¿Quieren más? ¡Entonces a revocar!

Guillermo Rodríguez M., abogado, Gobierno Seguridad y Desarrollo, exmiembro del Directorio Nacional Conservador.

Twitter:@g_rodriguezm
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad