Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/07/22 00:00

    Adiós a la clase media

    La reforma tributaria que propone el gobierno no aumentará los ingresos del Estado. Simplemente rebaja los impuestos de las compañías y la diferencia la pagarán las personas de clase media, como usted

COMPARTIR

Qué es ser de clase media, amigo? Es caminar por el filo de la navaja. Es ansiar que quede algo de la próxima quincena. Es temer que el sueldo, empeñado de antemano, tampoco alcance este mes. Es vivir al borde de la pobreza y soñar que los hijos tendrán un futuro mejor.

Usted, amigo, por ejemplo, se gana tres millones de pesos mensuales. Su esposa recibe 700.000 pesos, y eso es todo. Pero el suyo es un gran salario, por lo menos si se compara con los ingresos de la mayoría de los colombianos.

Según las estadísticas oficiales, usted es parte del privilegiado 5 por ciento de la población que recibe los mejores sueldos del país. Sin embargo, su realidad es otra.

Usted nunca ve completos sus ingresos millonarios. Cada mes le descuentan 243.350 pesos. Las retenciones en la fuente y los parafiscales les dan cumplidamente el golpe de mano a sus quincenas. Con lo que queda, tiene que arreglárselas.

Préstamo aquí, préstamo allá, usted juntó la cuota inicial de su casa. La casita propia, la aspiración de todos. Bueno, en realidad no es propia sino del banco. La cuota mensual de la hipoteca está hoy en 689.000 pesos. Es un bonito apartamento, el mejor posible, en un barrio de estrato 3 -casi 4-, como corresponde a su condición de ejecutivo.

La administración del conjunto vale 70.000 pesos, y en servicios públicos está pagando 290.000 más. Claro, es bueno prever que esos costos van a aumentar. La energía, el agua, el teléfono y el gas tendrán un IVA del 10 por ciento, cuando aprueben la reforma tributaria.

En realidad, casi todos los productos de la canasta familiar tendrán IVA. Sólo se salvarán salud, educación, arrendamiento de vivienda y transporte público. Los alimentos estarán gravados. Hacer mercado le cuesta hoy 450.000 pesos mensuales. ¿Cuánto le costará el año entrante?

A esta altura, le quedan 1.957.650 pesos de sus privilegiados ingresos familiares. Una fortuna, pero falta la educación.

Usted, amigo, quiso que su hijo fuera a un colegio bilingüe, pero eso está muy lejos de sus posibilidades. Por eso lo matriculó en un buen colegio de clase media. Tal vez más adelante pueda pagarle unas clases de inglés. Por ahora, la pensión y el bus le cuestan 650.000 pesos mensuales.

Hay otros gastos menudos que empiezan a pesar en su balance. El almuerzo corriente suyo y el de su esposa valen 160.000 pesos cada mes. Otros 50.000 se van en la mesada para los recreos del niño.

Su carro lo está pagando a plazos. La cuota del crédito está en 450.000 pesos. Otros 120.000 se le van en gasolina y en parqueadero. A eso hay que sumarle los 200.000 que cuestan los pasajes de bus de su esposa, y también los suyos los días de pico y placa.

Llevar su familia a cine o a almorzar afuera le cuesta cada fin de semana por lo menos 50.000 pesos. Lo cual, en números redondos, son 200.000 al mes.

Su único ahorro posible son los 60.000 pesos mensuales que aporta al fondo de empleados de su empresa. Tal vez la única entidad capaz de darle un crédito de urgencia cuando lo necesite, y sabe que lo necesitará.

A todas estas, amigo, a fin de mes a usted le quedan 67.650 pesos para vestir a su familia y atender cualquier emergencia. Por eso no sabe qué hará cuando le aumenten los impuestos.

Tal vez pueda entregar el apartamento y arrendar algo en un barrio de estrato 2, vender el carro y pasar a su hijo a un colegio público, si consigue cupo. Pero entonces, usted ya no será miembro de la clase media. Será un pobre más, amigo.

La reforma tributaria que propone el gobierno no aumentará los ingresos del Estado. Simplemente rebajará los impuestos de las compañías y la diferencia la pagarán las personas de clase media, como usted.

Los funcionarios hablan de crecimiento económico, del orden y la prosperidad que traerá la reforma. Sin embargo, en su necesitada casa, en la inmensa soledad de su presupuesto, usted, amigo, sabe que el aumento de la retención, el impuesto de renta para asalariados y la extensión del IVA no dejarán nada bueno para los suyos.

*Los cálculos corresponden a una familia real.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.