Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/06/07 09:40

    Adopción por parejas homosexuales

    Desconocimiento de tradiciones católicas y de transformaciones sociales. Genética, debate por venir.

COMPARTIR

¿Solamente los matrimonios heterosexuales pueden adoptar un hijo o lo pueden hacer las parejas homosexuales y los individuos sin consideración a su orientación sexual? ¿Quién debe regular la adopción, la Constitución, la ley o la jurisprudencia constitucional?

La adopción es la admisión como hijo de quien no lo es por naturaleza, ha sido regulada por el Código Civil y distintas leyes. Actualmente, se encuentra regulada en el Código de la Infancia y la Adolescencia, se concibe, principalmente, como una medida de protección para restablecer los derechos de los menores.

Pueden adoptar las personas solteras, los cónyuges, los compañeros permanentes, y el guardador del menor. Pueden ser adoptados los menores en situación de adoptabilidad o con el consentimiento previo de sus padres. Hasta aquí, las cosas parecen claras y ausentes de problemas.

Sin embargo, transformaciones sociales y la globalización de las tecnologías de las comunicaciones, pusieron la diversidad sexual y sus derechos, en las distintas agendas estatales. Entonces, la Corte Constitucional, ante la omisión del Congreso de regular estas relaciones, poco a poco fue reconociendo derechos a parejas homosexuales, en cinco etapas, que comienzan por negarlos; luego, por extender a estas parejas la unión marital de hecho y la consecuente sociedad patrimonial (C-075/07); después, por reconocer el derecho a constituir familias (C-577/11); más tarde, por la posibilidad de adoptar (SU-617/14), y de adoptar al hijo del compañero (C-071/15); recientemente, por aceptar el acceso igualitario a la adopción homobiparental (C-683/15); y por último, por reconocer el matrimonio igualitario (SU-214/16).

Seamos claros, se trata de la ausencia del Congreso en los más candentes asuntos sociales, tales como: aborto, eutanasia, matrimonio homosexual y adopción. Así mismo, se trata de una Corte Constitucional activista, que aprovecha los vacíos políticos para adoptar las recientes teorías jurídicas, que están a la vanguardia en las democracias desarrolladas. Pero una cosa es cierta, de acuerdo con los doctrinantes más reconocidos, como Robert Alexis, se trata de decisiones políticas que debe tomar el pueblo a través del Legislativo.

Así las cosas, las comunidades LGBTI han optado por dar las batallas judiciales, ante un juez constitucional progresista que falla a su favor, pero evitan reconocer la tradición histórica de una sociedad católica, educada bajo preceptos que censuraban la homosexualidad. Es cierto que los derechos se conquistan venciendo resistencias y prejuicios, pero también es cierto que las sociedades se transforman mediante procesos políticos legítimos, deliberantes y de mutuas concesiones. Por lo tanto, es un error pretender imponer derechos apenas nacientes mediante decisiones judiciales, obviando los escenarios políticos y representativos como el Congreso y los procedimientos de participación ciudadana.

Por todo lo anterior, ante la omisión del Congreso, resultaría acertado proponer un referendo constitucional sobre las condiciones en que se deben conceder en adopción a los menores, si no fuera por los términos radicales en que se propone. Así como las comunidades LGTBI deben reconocer las tradiciones religiosas y sus valores morales, las iglesias deben reconocer las actuales transformaciones sociales y los momentos de transición en que nos encontramos.

En poco o nada contribuyen las posiciones absolutas e intransigentes, más si se tienen en cuenta los debates por venir, sobre la manipulación genética y la clonación de seres vivos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?