Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/06/27 12:21

    Ojalá lo cumplan. Más de lo mismo

    Lleras nos propone una regresión con barnices de novedad. Una regresión en la que la corrupción y la componenda, van de largo si se atienden las ambiciones y desconfianzas de los poderes económicos establecidos.

COMPARTIR

 El anuncio sobre dejación de armas por parte de las FARC, no merma la desconfianza de sectores de la sociedad, ni desata la alegría nacional.

“Ojalá lo cumplan” sentenció el vicepresidente en su condición de cuasi elegido presidente para el 2018. Expresó el punto de vista que muchos tienen y tendrán más allá de que  las FARC dejen las armas e inicien el proceso de incorporación a su condición de ciudadanos elegibles y electores.

Vargas Lleras juega duro, busca inspirar en sus potenciales electores la confianza que le quita a las FARC.

Sabe que la credibilidad sobre el proceso es frágil, juega con ello y por eso no alaba sus resultados ni defiende su conveniencia.

Conoce bien que es el candidato de más identidades con los poderes que buscan modernizar la infraestructura para los negocios, como herramienta mágica del desarrollo.

Construir democracia, equidad e inclusión no es lo suyo. El objetivo central de su esfuerzo es articular mercados y producir ganancias a los inversionistas.

¿Traicionará el posible presidente Vargas Lleras lo acordado con las FARC? No, porque los acuerdos apuntan a modernizar el campo y esto es complementario de la estrategia de desarrollo de los poderes. No, porque los acuerdos buscan mejorar las condiciones para que la inversión agroindustrial se extienda en regiones del Vichada, Guaviare, Meta, Caquetá entre otras regiones. Vargas Lleras no se opondrá a esto, pero su objetivo es conseguir que las FARC no capitalicen en su favor, aquellas  reformas que incluyen y dan favorabilidad política a nuevos actores incluidos, los movimientos  sociales y lo que surja de las FARC al desarmarse.

Lo que desea Vargas Lleras Vicepresidente, es incrementar la desconfianza en las FARC. Busca transformar la estrategia del miedo,  que ha sido muy útil en los recientes 15 años, por una de la desconfianza y la duda permanente como estandarte.

El Vicepresidente, parece anunciar que no establecerá cercanías ni alianzas con sectores afines a las FARC en su ambición por ser el futuro presidente. Eso se lo dejará al Partido Liberal que utiliza la construcción de paz como bandera, con los pergaminos de Humberto de La Calle como credencial reciente.

Vargas Lleras aspira claramente a representar un proyecto de centro derecha, afianzado en sectores de la clase media urbana que buscan preservar su crecimiento económico reciente, sin poner en riesgo el contexto que lo hizo posible.

¿Esta estrategia asegura su presidencia? Verse más duro que el Santos negociador, pero menos que Uribe el opositor radical, es su clave.

 

Liberal, pero no tanto. Godo, pero no mucho.

 

Quiere expresar la esencia del Frente Nacional en sus orígenes. No advierte que Colombia es en un país menos provincial que el de los cincuenta, y especialmente, que vivimos en un mundo globalizado, con una juventud urbana, mucho mas liberal que aquella en la que vivió sus años mozos. Por esa razón, un godo mental como el representante Rodrigo Lara es su vocero más destacado. Por ello, su mejor aliado es el “conde” Alex Char quien en Barranquilla maneja su feudo costeño sin miramientos entre legalidad, democracia y corrupción institucional.

Lleras nos propone una regresión con barnices de novedad. Una regresión en la que la corrupción y la componenda, van de largo si se atienden las ambiciones y desconfianzas de los poderes económicos establecidos.

La desconfianza no es sobre si las FARC dejarán las armas según el itinerario anunciado: Día D+180 .

No, la desconfianza como bandera se agitará de manera permanente para evitar el ascenso de sectores distintos al poder. Por ello Germán Vargas Lleras, reaccionó diciendo: Ojalá lo cumplan, porque sabe que la desconfianza del país en las FARC es importante para ser el próximo presidente: políticos así, con p minúscula.

@alvarojimenezmi

ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.