Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/08/26 12:08

De la frontera pa' dentro

Ojalá el proceso de acuerdos con las FARC se extienda a esta región y se dé inicio a un proceso formal con el ELN que permita una luz de esperanza para estas comunidades.

Álvaro Jiménez.

En Norte de Santander hay poca esperanza. La paz como aspiración esta distante. Por décadas la mala conducta del liderazgo político y económico en este departamento han sido el referente.

A ojos de los ciudadanos, la corrupción, la división de los actores de poder en la región y la captura eterna de la zona del Catatumbo por la ilegalidad y la violencia parecen no tener remedio.

La zona rural de Cúcuta, fronteriza con Venezuela no sigue el proceso de negociaciones de La Habana. Para sus pobladores, el reto en corregimientos como Guaramito, Banco de Arena, Palmarito, no son las FARC sino los Úsuga, (cómo siguen llamándolos la gente), y los Rastrojos quienes en su eterna guerra por el control del negocio de las drogas se matan entre si, controlan con amenazas, extorsiones y a sangre y fuego el territorio, anclando en la ilegalidad y la zozobra el diario vivir de estos compatriotas.

La clase política de la región y las autoridades conocen de esta situación. En el entendido de las mayorías ciudadanas han sido cómplices de los distintos jefes del bandidazgo de la zona y como bien dijo alguien: "hay que dejar de mirar pa‘ Venezuela porque el problema mayor es de la frontera pa‘dentro".

El Iguano, jefe paramilitar que se desmovilizó en el 2004 y a quién se le adjudica responsabilidad en cerca de 8500 asesinatos nunca hubiese podido acumular tanto poder como el que tuvo, sólo con el apoyo de Mancuso y Castaño desde Córdoba.

Liderazgos políticos, económicos, de autoridades policiales y de justicia regionales apoyaron desde 1999 los cinco años que duró su jefatura al frente de los paramilitares en Norte de Santander.

El Iguano, cuyo nombre es Jorge Iván Laverde, asesinó a Iván Villamizar, el funcionario que acompañó a los perseguidos en este departamento desde la defensoría regional del pueblo, su asesinato inundó de dolor y clausuró definitivamente la esperanza de muchos en el departamento.

Asesinó a Pauselino Camargo sacerdote, líder político y exalcalde de Cúcuta. A Tirso Vélez humanista reconocido y líder de izquierda. Y así, repitió su condición de asesino con miles de ciudadanos que se opusieron a los designios del paramilitarismo.

Y los corruptos, matones y delincuentes se afianzaron en el departamento ante los ojos de todos.

Como bien expresan en la zona con tristeza, la negociación en La Habana no será un alivio para esta región y a la pregunta si votaran por el ‘Sí‘, responden que no, porque Santos ha sido incapaz de resolver el tema de la relación con Venezuela, porque a pesar del cierre fronterizo, bandas venezolanas atracan y matan en Cúcuta sin que sean controladas por las autoridades. Porque el cierre no impidió que siguiera el contrabando como puede verse con la oferta de productos venezolanos en la ciudad. Expresan que el Gobierno Nacional, no ha cumplido los compromisos para que Cúcuta pudiera generar los empleos requeridos y porque no se ha puesto vigoroso frente a Maduro.

Es una mezcla de reclamos históricos con ausencia de calma para enfrentar la compleja situación fronteriza. Adicional a esta situación en la capital, la región del Catatumbo hoy esta viviendo una situación tan compleja como la de los 90 con desplazados en masa, enfrentamientos, zozobra diaria de los pobladores y ausencia de control territorial estatal.

El EPL, el ELN y neo paramilitares ejercen control y hacen de las suyas en municipios de esta región. Combates recientes en zonas de Teorama, El Tarra y Hacarí hacen pensar a la gente de esta zona que la paz no pego ni pegará en esta región al menos en esta época.

Norte de Santander busca una esperanza, aún no la encuentra.

Ojalá el proceso de acuerdos con las FARC se extienda a esta región y que se dé inicio a un proceso formal con el ELN que permita una luz de esperanza para estas comunidades.

* @alvarojimenezmi - ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.