Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/06/19 09:47

    Para meter el gol, ¿sacar a Uribe de la banca?

    Los hechos de sangre sólo llevan a la consolidación del espíritu de guerra, de una guerra degradada y es lo que se observa hoy a diario.

COMPARTIR

Ver el partido contra Venezuela fue constatar un valor, y al tiempo una tragedia del país que somos. Es cierto que las razones de la victoria o la derrota en el fútbol son variadas y combinan muchos elementos pero hay uno que es preciso y es la necesidad de actuar como equipo. Se me dirá que la individualidad ha sido factor de desarrollo de los equipos. Que para demostrarlo, ahí como rocas gigantes están las figuras de Messi, Ronaldo, Beckenbauer, Pelé, Maradona, el Pibe, etc, individuos que lograron destacar y llevar sus equipos a los mayores triunfos  y es cierto. Todos ellos y muchos más, son gladiadores que lucharon para entregar a su hinchada triunfos y orgullos que perduran por generaciones. Sin embargo y como bien lo han referido en diversas oportunidades ellos mismos, sin su equipo no lo hubiesen logrado. Lo que vimos contra Venezuela fue la carencia de esfuerzo colectivo y en ello se nos va la vida a los colombianos. Ni siquiera la paz ha logrado convertirse en objetivo común luego de décadas de guerra. Todo lo contrario, los hechos de sangre se multiplican causando un efecto de opinión adverso a las negociaciones que puede llevar a todos a la convicción estúpida de que la guerra es el destino claro de la generación que crece.

El presidente Santos ha dicho que insistirá en el proceso hasta la muerte: La paz o morir. Las FARC dicen estar listas para firmar el cese bilateral, mientras Uribe dice que se puede avanzar en un cese con concentración y que los términos de la misma podrían ser localizados con armas y manutención de la guerrilla para que puedan cumplirse el fin de las extorsiones entre otros. Todo parece parte de lo mismo pero no lo es. Es un juego de espejos que falsea las intenciones, que juega con la ilusión ciudadana del fin de la guerra.

Es posible que sucedan cosas extraordinarias pero si nos atenemos a la historia reciente, los hechos de sangre sólo llevan a la consolidación del espíritu de guerra, de una guerra degradada y es lo que se observa hoy a diario.

Volviendo al futbol, creo que la individualidad ha llevado al fracaso y la derrota, James contra Venezuela quiso hacer su gol en solitario, no levantó la cabeza para advertir que pudo hacer un pase que resultara en gol y perdimos. En contrario en el sufrido y hermoso partido frente a Brasil tuvimos un soberbio equipo que de la mano de Carlos Sánchez, Cuadrado y Murillo nos llevaron a la victoria.

Así estamos frente a la paz. El presidente Santos y muchos de sus aliados han manifestado que el esfuerzo de la negociación va sin Uribe hasta el fin. Todo indica que ese camino se agotó: Las FARC y el ELN, con hechos impopulares pero que producen un efecto mortal sobre la negociación, profundizan la degradación de la guerra y el gobierno debe alertarse, porque de lo contrario en su afán de producir resultados degradará su accionar y veremos incrementarse los falsos positivos, las capturas fundadas en mentiras, en esencia, el escenario del desbarrancadero. Los bombardeos son eficientes en condiciones especificas, más no para enfrentar a unas guerrillas  que operan en pequeños grupos, haciendo operaciones de impacto sobre la infraestructura y sobre la población cuyo objetivo no es derrotar militarmente al contrario sino debilitar la institucionalidad, desestabilizar la economía y crear zozobra e incertidumbre.

Al proceso de negociación hoy lo salva el involucramiento de Uribe quien con nadadito de perro y calmadamente está proponiendo una localización que parece viable, que atiende la coyuntura política y que facilita la construcción de una mirada común. Todo indica que al presidente le toca hacer el pase que facilite el gol. Un gol que no es otra cosa que la posibilidad de cerrar el conflicto.

Ojalá el individualismo en la política no nos lleve a la frustración y podamos avanzar en la construcción de esta victoria. Una que vale la pena.

Email: ajimillan@gmail.com
Twitter : @alvarojimenezMi
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.