Lunes, 23 de enero de 2017

| 2016/06/07 14:35

Respetar la protesta social empieza por no herir ni matar protestantes

Zanahoria para que se levanten las protestas sin soluciones de fondo y palo y bala para que dejen de protestar es una idea que se ha consolidado en los movimientos sociales sobre la mentalidad gubernamental.

Álvaro Jiménez.

Nuestros retos como país tienen asiento no en el Bronx liberado por Peñalosa, sino en las regiones que la dirigencia perfumada considera como el Bronx del país: Catatumbo, Putumayo, Caquetá, Nariño, Choco. Regiones que la politiquería tradicional busca liberar de la mucha o poca influencia de las guerrillas aprovechando la oportunidad de la paz. Por ello promueven liderazgos que se muevan sin disturbar el orden de las cosas actuales, liderazgos que reclamen sin demasiada polvareda. Es posible que coopten a algunos líderes provenientes de estas zonas, ambiciosos por ser parte del país del poder, por codearse con los señalados de siempre como los mandamases pero tarde o temprano el orden de las cosas debe cambiar.

¿A quién responsabilizaran luego de los acuerdos de paz los ministros de defensa y gobierno por “infiltrar” marchas y paros? Uno entre los muchos elementos positivos de los acuerdos con las guerrillas es que desnudan estrategias de control social que pertenecen a los tiempos de la guerra fría. Por ejemplo: convertir en enemigo interno a quienes se oponen a políticas gubernamentales,  tratar como enemigos a quienes se oponen a  concesiones mineras o a macro proyectos energéticos contra la voluntad de las comunidades en el territorio.

El resultado de UNA semana de movilización rural son tres muertos y 135 heridos y agregamos 204 personas retenidas entre quienes buscan que se cumplan los compromisos que el gobierno hizo tres años atrás en medio del paro campesino, más conocido como el paro que no existió.

Es valioso que el Presidente la semana anterior haya pedido disculpas por el incumplimiento en los acuerdos, al tiempo que destacó avances en parte de ellos.

También es verdad que los ministros de interior y agricultura con sus equipos han viajado y se han reunido con las organizaciones movilizadas pero ¿se hace necesario matarnos unos con otros? ¿Tiene el ESMAD licencia para golpear y asesinar colombianos que bloquean vías? Las intervenciones de sus hombres  se hacen sin judicialización conocida y con un saldo repetido de heridos y muertos alrededor del país. No es serio decir que el sub director de la policía nacional adelantará la investigación sobre las muertes de que se acusa al ESMAD

Protestar sin incomodar a los demás en Colombia no tiene valor porque el Estado no la respeta, no obtiene interlocución, no es referencia para nadie. Por ello el bloqueo de las vías se ha convertido en herramienta indeseada pero eficaz de quienes protestan.

Zanahoria para que se levanten las protestas sin soluciones de fondo y palo y bala para que dejen de protestar es una idea que se ha consolidado en participantes de los movimientos sociales sobre la mentalidad gubernamental. La confianza esta debilitada y no se recupera acusando al interlocutor de estar infiltrado por la guerrilla, insinuar que se matan entre ellos o gritando que al gobierno no le temblara la mano para despejar las vías.

El presidente Santos debe coger el toro por los cachos, no dar más tiempo a que las cosas se agraven. Interlocución directa, compromisos concretos de tiempo y forma para que se levante la protesta. En esencia liderazgo consecuente con las disculpas por los incumplimientos a las que deberá sumar otras por llamar Bronx al Catatumbo y por el descontrol de un ESMAD que por donde pasa deja muertos y heridos como si estuviésemos en guerra con los manifestantes.

ajimillan@gmail.com

@alvarojimenezmi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.