Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/05/29 16:22

    Ponerle la cola al burro

    El Presidente sabe bien que Vargas Lleras es uno de los ases firmes para impedir que el uribismo en el 2018 pueda torcerle el pescuezo a su gobierno, a sus amigos y volver trizas su legado de paz.

COMPARTIR

Luego de las encuestas presidenciales presentadas en esta revista se ha armado la alharaca mayor porque Vargas Lleras aparece como puntero. Burradas digo yo, porque como es sabido, Vargas Lleras ha hecho la tarea sin descanso.

Santos con base en su experiencia sabe que sin las maquinarias regionales corruptas o no, amigas o no de la paz y sin una visión clientelista del Estado y la sociedad es imposible ganar unas presidenciales.

Por esa razón la alharaca lo tiene sin cuidado. El presidente sabe bien que Vargas Lleras es uno de los ases firmes para impedir que el uribismo en el 2018 pueda torcerle el pescuezo a su gobierno, a sus amigos y volver trizas su legado de paz.

Si dentro de los suyos otra aspiración logra consolidarse, ya se verá. Por ahora, Germán sigue siendo el man en las encuestas -aunque el año pasado en muchas partes del mundo resultaron completamente equivocadas.

Habrá que definir entonces quién será la formula vicepresidencial, y al igual que en el juego de ponerle la cola al burro, el que con los ojos tapados maniobre mejor, será el elegido. Hasta ahora los vicepresidentes se han elegido así, a ciegas.

Por ejemplo a Samper le cayó de perlas Humberto De La Calle, quien se convirtió en fórmula por haberse aprestigiado durante la Constituyente de 1991, aunque votos no tenía. Luego de elegido, salió espantado por 8.000 elefantes.

Al liviano Andrés Pastrana lo acompañaron con Gustavo Bell, culto y costeño para mejorar la fórmula.

Uribe aglutinó al poder económico y político tradicional y puso a los Santos - Francisco y Juan Manuel - como sus empleados, algo no calculado por nadie, pero  el miedo a la Colombia del Caguán reunió a las élites. “Había” que hacer una guerra sin límites y Uribe, estaba que ni pintado para ese propósito.

Ocho años continuos duró el matrimonio

Para la vicepresidencia del 2010, Juan Manuel Santos y Uribe sacaron del póker su carta sorpresa: Angelino Garzón un cascarón de militante de izquierda de quien sólo esperaban que diera lo que dio: figuración personal y palos de ciego.

En la reelección del 2014, echada ya la suerte por la paz, Germán Vargas fue puesto por Santos para asegurar la continuidad de la casta.

La pregunta es: ¿Quién será él o la mejor formula  a la vicepresidencia para Vargas Lleras?

Vargas Lleras se duele de que Jorge Vélez no pueda. Es su mejor vocero, pero es de su propio partido y no tiene votos.

Podría ser Gustavo Gómez el director de La Luciérnaga. Se parece y habla como Jorge Vélez, es igual de grosero, perdón, de “frentero”, enemigo declarado de Petro y de quién quiera modificar el status quo. Puede tener votos, pero “los periodistas” nunca son confiables repite el expresidente Uribe en alusión a Juan Manuel el periodista, presidente y Nobel de Paz.

Así las cosas, tocará que los lectores ayuden a definir puede ser el vice del según las encuestas de hoy “presidente Vargas Lleras”.

Que opinen por ejemplo:

¿La doble V de la Victoria?: Vargas-Vivian

¿Una formula en la que Vargas, y el Gavirismo reúnan al viejo partido Liberal con todo y sus caciques regionales?:

“German y Simón”. A refrescar la tradición.

¿La nueva vieja estirpe promovida por Samper quien con su larga trompa esta de nuevo en el escenario?.

Una formula “Germán Vargas-Clara López” tramitaría  acercamientos con la izquierda que quiere gobernar,  estabilizar el proceso con las FARC y enviarle un mensaje al ELN de tranquilidad. Nada descartable.

Además Clara tiene votos contantes y sonantes, es divina persona y es ¡Como de la casa!

No hay que equivocarse. Para el 2018  la formula vicepresidencial deberá reflejar un acuerdo político real con compromisos ciertos de programa, énfasis y gobernabilidad de coalición que incluya sectores de izquierda o que se reclaman alternativos.

Aún es temprano para conocer  el escenario final pero con un estado de convulsión económica, social y fractura política en la nación. Se necesitan reformas ciertas y construir unidad más allá de la Unidad Nacional como partido. Hay que escoger no a un vicepresidente sino construir una coalición de gobierno.

¡No podemos seguir jugando a Ponerle la cola al burro!

@alvarojimenezmi / ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.