Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/06/13 09:49

    Pékerman en La Habana

    Con Costa Rica perdimos por hacer experimentos en vez de atender la prioridad de ganar el partido. En La Habana, el tiempo para los gestos de paz ya pasó, la queremos completa.

COMPARTIR

En la Habana, se aplica por estos días una estrategia peligrosa, parecida a la de Pékerman en el juego con Costa Rica. Y no lo digo porque el Gobierno y las FARC hayan puesto un equipo suplente a resolver los temas finales de la negociación, sino por algo más grave y es que se anuncian pequeños acuerdos sin atender la ambición que hace meses tiene la opinión de ver cerrado el punto tres sobre fin del conflicto.

Con Costa Rica perdimos por hacer experimentos en vez de atender la prioridad de ganar el partido. En La Habana, el tiempo para los gestos de paz ya pasó, la queremos completa.

Sin producir el resultado esperado, la mesa da la impresión de estar atrapada en su propia dinámica, aislada del país y parece que le tocará al Presidente cerrar lo pendiente de manera directa con Timochenko. De no hacerlo prontamente, los enemigos de esta paz seguirán consolidando sus tesis mentirosas en la opinión. Uribe sabe que el tiempo es oro y por ello trabaja día tras día debilitando el proceso, es consciente que entre más se demore el cese de fuego y los anuncios de fin del conflicto armado, más se acrecentará la desconfianza y su consigna: paz sin impunidad continuara calando en la opinión.

Según todas las versiones conocidas, la discusión se ha entrampado en el destino de las armas de las FARC - fundirlas o inutilizarlas -, número de lugares de concentración,  y entrada en vigor de los acuerdos. Temas gruesos pero que con la confianza lograda entre las FARC y el Gobierno pueden resolverse de manera directa en reunión de sus máximas instancias de decisión.

No más demoras en entregar este resultado.

Desde luego el acuerdo sobre niños, el piloto de erradicación de cultivos son importantes, pero el cierre del conflicto armado es el anuncio madre para derrotar a los opositores y debe producirse a tiempo. Un plato tan exquisitamente preparado por el estratega de esta negociación, Sergio Jaramillo puede pasarse de cocción y arruinar su sabor.

Hay una especie de maldición que genera el éxito y parece ser que a la mesa le estuviera pasando. Me explico: cerrar el ciclo de la lucha armada con las guerrillas ha sido la ambición de muchos actores de la política y el poder en Colombia. Este equipo tiene las mejores condiciones para lograrlo, pero si privilegia las formas por el contenido se equivoca. A Uribe no hay que evitarle sus ataques, sino enfrentarlo con resultados.

Uribe no rechaza el proceso porque haya un número mayor de zonas de concentración o porque las FARC salgan de sus campamentos sin grilletes, eso es paja. Uribe es más mezquino. Su enfrentamiento con el Presidente Santos es su sed de venganza por la traición y hará todo lo posible para derrotarlo. Las FARC son sólo su excusa. Por tanto no tiene sentido una discusión casi de principios porque las armas sean fundidas como quiere obligar el general Mora o que sean inutilizadas y luego se decida su disposición final como pretenden las FARC. Lo importante, lo transcendente es que las armas no estén en manos de sus miembros.

De igual forma, si vamos a tener a los integrantes de las FARC como iguales en el escenario del post-acuerdo, ¿por qué empecinarse en reducir su presencia a 14 zonas? Lo importante son los mecanismos de acceso, control, diseño de actividades en esos sitios mientras se produce el desarme.

La voluntad de poner fin a la guerra esta clara desde el gobierno y desde las FARC; el respaldo internacional al sistema de justicia planteado es concreto, entonces ¿qué esperan? Así como no por mucho madrugar amanece más temprano, no por mucho acariciar y perfeccionar una idea, la misma se concreta.

Hay que avanzar y con urgencia, de lo contrario se puede hacer inviable el cierre de este proceso y con ello la ilusión de construir una democracia sólida, útil a todos los sectores de la sociedad con reglas de juego universales y con un Estado que tenga el monopolio de las armas como manda la constitución.   

ajimillan@gmail.com

@alvarojimenezmi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.