Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/09/27 17:50

“Un pequeño paso para Colombia y un gran salto para la humanidad"

El mundo entero fue testigo de una buena práctica, que será puesta por Colombia al servicio de la humanidad como un modelo a replicar para la resolución de otros conflictos y la consolidación de la democracia.

Ángela María Giraldo Cadavid. Foto: Semana.com

Es lógico pensar que desmovilizar a las FARC ayuda a disminuir los índices de violencia, desplazamiento, secuestros y asesinatos asociados al conflicto armado de Colombia, como bien se evidencia en las estadísticas relacionadas con estos delitos, a partir del cese de hostilidades.

Superando este conflicto nuestros gobernantes podrán concentrar sus esfuerzos en el diseño de políticas eficientes contra la corrupción, la desigualdad social, la pobreza extrema, la delincuencia común; habrán más recursos para salud, educación, infraestructura; se generan las condiciones de confianza necesitarías para aumentar la inversión, el turismo y así se dispondrá de más fuentes de empleo mejorará el desarrollo humano, social, político y económico de los colombianos.

La agenda política de nuestro país no se limitará a los temas de la paz y la guerra. No tendremos que escoger a nuestros próximos presidentes por sus propuestas basadas principalmente entre estos dos temas.

Con la firma del Acuerdo de paz se puso fin a más de 50 años de confrontación armada en Colombia y liberamos a nuestras próximas generaciones de una violencia que no les corresponde. No se seguirá delegando la resolución de este conflicto al gobernante de turno, como si se tratara de una papa caliente de la que nadie desea hacerse cargo y se limita a seguir replicando prácticas violentas, que no han servido pues la violencia solo genera más violencia. Rompiendo con estos antiguos esquemas el gobierno actual logró demostrar que el diálogo, es un medio eficaz para poner fin a la violencia.

Razones por las cuales, hoy Colombia entera agradece al presidente Juan Manuel Santos y a su equipo negociador encabezado por Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo, los Generales Javier Florez, Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo. Gracias a su empeño, dedicación y obstinación lograron sacar adelante esta difícil y compleja negociación. Resistieron con humildad, paciencia y osadía todos los ataques indiscriminados e injustos que recibieron. Sacrificaron sus días de descanso en familia para dedicarse con generosidad a consensuar uno a uno los puntos de este acuerdo.

Acuerdo de paz que fue oficialmente firmado el pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias. El mundo entero fue testigo de una buena práctica, que será puesta por Colombia al servicio de la humanidad como un modelo a replicar para la resolución de otros conflictos y la consolidación de la democracia.

Parafraseando a Neil Armstrong podríamos decir que este "es un pequeño paso para Colombia y un gran salto para la humanidad".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.